Nigerianos católicos. Foto: Vatican Media

Las vidas de los negros importan, a menos que sean cristianos nigerianos

¿Dónde está Black Lives Matter cuando importa? Difícilmente se podría imaginar una comunidad más merecedora de la tan pregonada empatía de BLM que los católicos de Nigeria. Ciertamente, encajan tanto con el apelativo de «minoría» como con el de «negro».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Por: Kurt Mahlburg

 

(ZENIT Noticias – MercatorNet / Sidney, 10.06.2022).-  El domingo 5 de junio, al menos 50 nigerianos que asistían a una misa católica en el suroeste del país fueron asesinados a tiros en una sangrienta masacre, según Reuters.

Entre los asesinados en la iglesia católica de San Francisco, en la ciudad de Owo, había mujeres y niños. Muchos más resultaron heridos durante el tiroteo.

La policía sigue investigando quién es el responsable del ataque. Reuters proporcionó una pista, informando de que «Nigeria está luchando contra una insurgencia islamista en el noreste y contra bandas armadas que llevan a cabo ataques y secuestros para pedir rescate, sobre todo en el noroeste».

A su favor, muchos medios de comunicación tradicionales han cubierto la historia, aunque ciertamente no con el fervor reservado para un tiroteo masivo en Estados Unidos.

En particular, el silencio es de Black Lives Matter, ese noble grupo activista que una vez prometió «trabajar vigorosamente por la libertad y la justicia para los negros» en su declaración, ahora eliminada, de “Lo que Creemos”.

«Nos vemos a nosotros mismos como parte de la familia negra global, y somos conscientes de las diferentes formas en las que somos impactados o privilegiados como personas negras que existen en diferentes partes del mundo», decía la declaración.

«Nos guiamos por el hecho de que todas las vidas negras importan, independientemente de la situación económica, la capacidad, la discapacidad, las creencias o descreencias religiosas, la situación de inmigración o la ubicación», opinaba el credo de BLM.

¿Dónde está Black Lives Matter cuando importa? Difícilmente se podría imaginar una comunidad más merecedora de la tan pregonada empatía de BLM que los católicos de Nigeria. Ciertamente, encajan tanto con el apelativo de «minoría» como con el de «negro».

Tomando prestado otro eslogan de BLM, los cristianos de Nigeria son, sin duda, vidas negras que están siendo «sistemática e intencionadamente atacadas para su muerte», una muerte que ha tenido lugar durante más de una década.

La noticia de la masacre nigeriana surgió al mismo tiempo que un nuevo dato de los CDC revelaba que las armas han superado a los accidentes de tráfico como la principal causa de muerte entre los niños estadounidenses.

«BLM guarda silencio sobre el principal asesino de niños negros», anunciaba el New York Post en un artículo en el que analizaba los datos del CDC.

La mayoría de estas muertes no se produjeron en tiroteos masivos, aclara el Post. Más bien, los datos reflejan una marea creciente de violencia de bandas y otros delitos que se producen de forma desproporcionada en las comunidades afroamericanas, especialmente desde los disturbios raciales de George Floyd.

Según el Post, los jóvenes negros fueron asesinados a un ritmo 11 veces superior al de los jóvenes blancos en 2020, en su inmensa mayoría a manos de otros afroamericanos. Además, «los negros de entre 14 y 17 años cometen homicidios con armas de fuego a un ritmo más de 10 veces superior al de los adolescentes blancos e hispanos juntos».

«Prácticamente ninguna de esas muertes de negros fue protestada por los activistas de Black Lives Matter», lamenta el Post. ¿Por qué? Por una razón muy sencilla: «no hicieron nada para avanzar en la narrativa sobre la letal supremacía blanca».

Aquí encontramos el denominador común entre el silencio de Black Lives Matter tanto en la masacre de Nigeria como en la violencia armada estadounidense. Si no se puede culpar a los blancos de sus muertes, las vidas negras aparentemente no importan.

Resulta que el resentimiento es una pobre base para la justicia. A ambos lados del Atlántico, las vidas importan no porque sean negras, ni sólo si sus depredadores son blancos.

Importan – son inestimablemente preciosos – porque están hechos a imagen y semejanza de Dios. Sobre esta base se puede perseguir la justicia, y la vida tiene un significado final.

Qué consuelo que los muertos de Owo lo supieran.

Kurt Mahlburg es escritor y autor, y una voz emergente en Australia sobre la cultura y la fe cristiana. Le apasiona tanto lo filosófico como lo personal, aprovechando su experiencia como arquitecto graduado, profesor de primaria, misionero y pastor de jóvenes adultos. Desde 2018, Kurt ha sido el Editor de Investigación y Características en la Declaración de Canberra. También es escritor independiente y colaborador habitual en Spectator Australia, MercatorNet, Caldron Pool y The Good Sauce. Kurt habla con fluidez varios idiomas del sudeste asiático, es licenciado en Diseño, Educación y Divinidad, y es un ávido viajero y surfista. Tras haber crecido en las colinas de Adelaida, ahora reside en las playas del norte de Sidney con su esposa Angie. Juntos, se están preparando para realizar un voluntariado de larga duración en el sudeste asiático. Este artículo fue originalmente publicado en MercatorNet como “Black lives matter, unless they are Nigerian Christians”. La traducción del original en lengua inglesa realizado por el P. Jorge Enrique Mújica, LC, director editorial de ZENIT.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación