Decisión de poder elegir dónde estudiar. Foto: Religion and American Law

Estados Unidos: Corte Suprema declara constitucional la financiación de escuelas religiosas

Esta decisión del Tribunal Supremo (caso Carson v. Makin) impugnaba una decisión del Primer Circuito que permitía al Estado de Maine excluir a las escuelas religiosas de una prestación de ayuda a la matrícula basándose en que dichas escuelas incluyen la religión como parte de su enseñanza.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Chihuahua, México, 21.06.2022).- El Tribunal Supremo de Estados Unidos dictaminó este martes 21 de junio en el caso Carson v. Makin que el estado de Maine no puede excluir a los estudiantes que asisten a escuelas religiosas de un programa gubernamental en el que, por lo demás, están cualificados.

Maine había prohibido a las familias utilizar los fondos de un programa de matrícula estatal -diseñado para los estudiantes que no tienen acceso a una escuela pública local- en escuelas religiosas privadas que incorporan una perspectiva religiosa curricular.

“Cuando el gobierno ofrece a los padres la posibilidad de elegir escuela, no puede quitar las opciones que se consideran ‘demasiado religiosas’ o retener los fondos de los que eligen las escuelas religiosas cuando el estado ofrece esos fondos a todos los demás”, dijo el consejero principal de la ADF y vicepresidente de Defensa de Apelaciones, John Bursch. “La decisión de hoy del Tribunal Supremo afirma el principio permanente de nuestro país de la libertad religiosa y, lo que es importante, permite a los padres de Maine la libertad de enviar a sus hijos a las escuelas que se alinean con sus creencias”.

La decisión del Tribunal Supremo se basó en sus sentencias anteriores en Espinoza VS el Departamento de Hacienda de Montana y en Trinity Lutheran Church of Columbia VS Comer, un caso en el que los abogados de la ADF argumentaron con éxito ante el alto tribunal que un estado no puede discriminar a una escuela religiosa en la concesión de subvenciones para mejorar la seguridad de los patios de recreo.

“El requisito de ‘no sectario’ de Maine para sus pagos de ayuda a la matrícula, que de otro modo estarían disponibles de forma general, viola la Cláusula de Libre Ejercicio”, concluyó el alto tribunal, subrayando que esto no significa que un Estado «deba» financiar la educación religiosa. “Pero una vez que un Estado decide hacerlo, no puede descalificar a algunas escuelas privadas únicamente porque son religiosas”. Y esto es así independientemente de que el Estado descalifique a un colegio por su condición de religioso o porque éste integre la religión en su plan de estudios. “Cualquier intento de hacer efectiva esa distinción examinando si una escuela religiosa lleva a cabo su misión educativa, y cómo lo hace, suscitaría también serias preocupaciones sobre el enredo del Estado con la religión y el favoritismo confesional”.

Esta decisión del Tribunal Supremo (caso Carson v. Makin) impugnaba una decisión del Primer Circuito que permitía al Estado de Maine excluir a las escuelas religiosas de una prestación de ayuda a la matrícula basándose en que dichas escuelas incluyen la religión como parte de su enseñanza. Por votación de 6-3, el Tribunal falló a favor de los demandantes.

El cardenal de Nueva York, Timothy Dolan, presidente del Comité para la Libertad Religiosa de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (USCCB), y el obispo de Spokane, Thomas Daly, presidente del Comité de Educación Católica de la USCCB, emitieron esta declaración en respuesta al fallo del Tribunal:

El Tribunal Supremo ha dictaminado con razón que la Constitución protege no sólo el derecho a ser religioso, sino también a actuar de forma religiosa. Este resultado de sentido común refleja la esencia de la educación católica. Además, el Tribunal ha vuelto a afirmar que los Estados no pueden excluir a las escuelas religiosas de los beneficios públicos generalmente disponibles, basándose en su afiliación o ejercicio religioso. En nuestra sociedad pluralista, es vital que todas las personas de fe puedan participar en los programas disponibles públicamente y contribuir así al bien común.

Es oportuno que esta decisión se refiera a un programa en Maine, el estado en el que James G. Blaine fue senador en 1875, cuando trabajó para la aprobación de la Enmienda Blaine, una medida cínicamente anticatólica para enmendar la Constitución de Estados Unidos con el fin de garantizar que no se concedieran ayudas públicas a las escuelas “sectarias”. Aunque su esfuerzo fue derrotado por poco, la Enmienda Blaine fue finalmente adoptada de alguna forma por 37 estados. Estas leyes no tienen nada que ver con la neutralidad del gobierno hacia la religión. Más bien, son expresiones de hostilidad hacia los católicos. “Estamos agradecidos de que el Tribunal Supremo siga reprendiendo este dañino legado”.

Con información de ADF y USCCB.

Share this Entry

Tim Daniels

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")