Aumenta la ausencia en los templos

360 mil personas abandonaron la Iglesia durante 2021: el estado numérico de la Iglesia en Alemania

Sin embargo, en comparación con el año 2020, se pudieron administrar más sacramentos. El número de ordenaciones sacerdotales en 2021 fue de 62.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Berlin, 28.06.2022).- La Conferencia Episcopal Alemana y las 27 archidiócesis de la Iglesia Católica en Alemania publicaron el 27 de junio de 2022 las estadísticas eclesiásticas anuales correspondientes al pasado año 2021. En Alemania los católicos representan el 26% de la población total (21.645.875 fieles).

En 2021, las estadísticas también se ven influidas significativamente por los efectos de la pandemia, ya que ésta ha afectado a la vida de la iglesia de muchas maneras. Debido a las necesarias medidas de protección e higiene, algunos servicios no pudieron celebrarse como estaba previsto. Sin embargo, en comparación con el año 2020, se pudieron administrar más sacramentos.

Debido a las medidas estructurales en curso en las diócesis, el número de parroquias ha disminuido a 9.790 (en 2020 eran 9.858). Hay un total de 12.280 sacerdotes (en 2020 había 12.565), de los cuales 6.215 son capellanes parroquiales (en 2020 eran 6.303). En otros ministerios pastorales, las estadísticas de 2021 muestran un total de 3.253 diáconos permanentes (en 2020 eran 3.245), 3.198 asistentes pastorales/referentes (de los cuales son mujeres: 1.532; y de los cuales son hombres: 1.666) y 4.318 asistentes parroquiales/referentes (de los cuales son mujeres: 3.400; de los cuales son hombres: 918). El número de ordenaciones sacerdotales en 2021 fue de 62 (48 sacerdotes seculares y 14 religiosos).

La asistencia a los servicios religiosos –debido al coronavirus– volvió a descender en 2021 con un 4,3% (en 2020 fue de 5,9%). En cambio, el número de personas que reciben los sacramentos ha aumentado significativamente en algunos casos: el número de bodas por la iglesia fue de 20.140 (en 2020 fue de 11.018), el número de bautizos 141.992 (en 2020 fue de 104.610) y el número de primeras comuniones 156.574 (en 2021 fue de 139.752). Los entierros también aumentan ligeramente, con 240.040 (en 2020 fueron 236.546). En 2021, 1.465 personas se unieron a la Iglesia Católica (en 2020 fueron 1.578), y 4.116 personas fueron readmitidas (en 2020 fueron 4.358). El número de personas que abandonan la iglesia volvió a aumentar masivamente en 2021: 359.338 personas abandonaron la iglesia (en 2020 fueron: 221.390; en 2019 fueron 272.771).

Al comentar las estadísticas de 2021, el Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Georg Bätzing, dijo:

“Las cifras de 2021 muestran la profunda crisis en la que nos encontramos como Iglesia católica en Alemania. No hay nada que endulzar, y estoy -a pesar del aumento del número de administración de los sacramentos- profundamente impactado por el altísimo número de personas que abandonan la Iglesia. Y a estas cifras hay que añadir la constatación de que, entretanto, no sólo se marchan personas que han tenido poco o incluso ningún contacto con su parroquia durante un largo periodo de tiempo, sino que cada vez hay más noticias de que dan este paso personas que antes estaban muy comprometidas con las parroquias. La salida que hacemos con el Camino Sinodal no ha llegado aquí, obviamente, al contacto con los fieles. En definitiva, esta dramática cifra demuestra que, como Iglesia católica, ya no podemos dar nada por sentado. Tenemos que explicarnos de nuevo, explicar lo que hacemos y por qué lo hacemos. Pertenecer a la Iglesia no es más una cuestión de rutina que participar activamente en ella. Los escándalos que tenemos que lamentar dentro de la Iglesia y de los que nosotros mismos somos en gran parte responsables se reflejan en el número de personas que se van. No debemos distorsionar esto, debemos decir adiós a la idea de que las iglesias volverán a llenarse o que el número de creyentes volverá a aumentar. Y, sin embargo, estoy convencido: el mensaje del Evangelio tiene poder, que podemos hacer fructificar y traducir en vida con todos los que pertenecen a la Iglesia. No es fácil, pero confío en que estamos dando pasos importantes en la dirección correcta con el Camino Sinodal como impulso para la reforma y la renovación interior”.

Y agregó:

“Por eso, las cifras de 2021 son también un mandato para mí: continuar con valentía el camino que la Iglesia ha emprendido y contar lo que hacemos en nuestras parroquias, en las asociaciones y sociedades, en la educación y en Cáritas, en otros ámbitos como la capellanía de urgencia y con nuestro compromiso con la Iglesia mundial. No quiero glosar el drástico número de salidas, en absoluto. Pero me gustaría animarles a ver más, el beneficio, el plus de la iglesia. Sin las numerosas ofertas de servicios eclesiásticos y de mediación de la fe, nuestra unión humana perdería su profundidad. Sin nuestra Cáritas, la sociedad sería más pobre. Sin nuestras miles de ofertas educativas, nuestro país sería más pobre, sin el gran compromiso con las personas marginadas, especialmente los refugiados y los afectados por la guerra, el mundo sería aún más triste. Por eso, los numerosos agentes de pastoral a tiempo completo y voluntarios me animan a pensar que vale la pena seguir el camino de una iglesia al lado del pueblo. Al final, este compromiso corre a cargo de un número infinito de voluntarios. Mi agradecimiento especial a ellos en este día”.

El presidente de los obispos alemanes también señaló:

“Incluso en el segundo año de la pandemia, las cifras muestran que la iglesia estaba presente con la gente. Espero que el número de personas que asisten a los servicios vuelva a aumentar cuando hayamos superado por completo la pandemia. Es bueno que hayamos llegado a una audiencia de millones de personas a través de la oferta en línea con servicios de streaming y las emisiones de servicios en la radio pública y privada  –estas cifras no se han incluido en nuestras estadísticas hasta ahora–. Aunque esto no pueda sustituir a un servicio divino celebrado y vivido en presencia de los demás, tales ofrendas seguirán siendo importantes en el futuro”.

Finalmente, mons. Bätzing mencionó:

“Si se observan nuestras escuelas católicas, los jardines de infancia y las facultades de teología, si se observan los servicios de atención pastoral y de asesoramiento en todos los ámbitos de la vida, y si no se pierde de vista el compromiso de los religiosos y -por poner otro ejemplo- el trabajo con los jóvenes, queda claro: hay muchas buenas razones para permanecer en la Iglesia y ayudar a formarla. La Iglesia transmite esperanza, especialmente en tiempos de crisis angustiosa. La Iglesia da humanidad, sobre todo allí donde otros están privados de derechos o empobrecidos. La iglesia fortalece la fe donde la gente se pregunta sobre Dios y busca orientación religiosa. Estar cerca de la gente significa abrir de par en par las puertas de sus casas y de sus corazones. Donde la comunidad surge de la fe viva, la iglesia sigue siendo convincente y atractiva”.

Share this Entry

Joachin Meisner Hertz

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación