Países musulmanes pelean contra imposición ideológica de ONU. Foto: TRT

Agenda de la ideología de género se vuelve en contra de los Estados occidentales en la ONU

Print Friendly, PDF & Email

Las enmiendas del grupo de Estados islámicos pretendían defender la soberanía nacional y se oponían a la presión financiera y política internacional en cuestiones sociales controvertidas. También se oponían a la autonomía sexual y a la ideología transgénero sin restricciones, e incluían un texto contra el matrimonio homosexual.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por: Stefano Gennarini

 

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Ginebra, 10.07.2022).- El zar de la ONU para cuestiones homosexuales y transgénero sobrevivió por poco a un feroz desafío en el Consejo de Derechos Humanos esta primera semana de julio, ya que los países musulmanes, cada vez más frustrados por lo que ven como imperialismo cultural occidental, contraatacaron.

La Organización para la Cooperación Islámica montó una campaña bien coordinada para derogar y socavar el puesto de la ONU sobre cuestiones homosexuales y transgénero con 13 enmiendas que rechazaban categóricamente el mandato del experto independiente de la ONU por considerarlo incompatible con la legislación internacional sobre derechos humanos. Las delegaciones occidentales estuvieron en modo de control de daños durante toda la sesión de votación, teniendo incluso que ceder terreno ante el aluvión de enmiendas.

El mandato sobrevivió a una reñida votación, con 17 países en contra y 23 a favor. Pero no salió indemne. Una enmienda para defender el «derecho soberano» de los países a legislar como consideren oportuno sobre cuestiones sociales controvertidas fue aprobada por 22 votos, con la superpotencia emergente India como voto decisivo. Todas las demás enmiendas fracasaron.

Las enmiendas del grupo de Estados islámicos pretendían defender la soberanía nacional y se oponían a la presión financiera y política internacional en cuestiones sociales controvertidas. También se oponían a la autonomía sexual y a la ideología transgénero sin restricciones, e incluían un texto contra el matrimonio homosexual.

Durante la polémica y prolongada votación, hablando en nombre de los 54 países que forman parte del grupo de estados islámicos, un representante de Pakistán dijo que el mandato «no refleja la legalidad ni los valores universales de los derechos humanos». «No existe un consenso universal sobre los conceptos de orientación sexual e identidad de género», dijo.

Explicó que la legislación internacional sobre derechos humanos establece categorías definidas de no discriminación por motivos de raza, religión, sexo y otra condición, y que no es necesario «elevar las preferencias sexuales personales de los individuos como derechos humanos».

Aunque rechazó la violencia contra cualquier persona por cualquier motivo, dijo que «no podemos apoyar los esfuerzos para inventar nuevos derechos sobre la base de las preferencias sexuales personales».

También acusó a los países occidentales de socavar «el respeto a la diversidad y el pluralismo» cuando promueven políticas divisorias que «van en contra de la particularidad social, cultural y religiosa» de los distintos países, e instó a respetar la familia como «unidad natural y fundamental de la sociedad».

Los representantes de Estados Unidos, Alemania, México, Brasil y los Países Bajos, entre otros, trataron de alegar que «la orientación sexual y la identidad de género» es ahora una cuestión resuelta que ya había sido incluida en resoluciones de las Naciones Unidas. Dijeron que el mandato era limitado y que el matrimonio homosexual no entraba en su ámbito. Pero sus argumentos no convencieron a los países islámicos.

El animado debate en la sesión de votación demostró que las cuestiones relativas a los homosexuales y transexuales siguen teniendo una ardua lucha a nivel internacional. En lugar de un mayor apoyo al mandato, hubo más oposición al mismo que hace tres años, cuando se celebró la última votación.

Hubo evidencia de una amplia oposición a los elementos más radicales de la agenda homosexual y transgénero. Los países occidentales se echaron atrás en el matrimonio homosexual y afirmaron que no había conflicto entre la libertad religiosa y las cuestiones homosexuales y transgénero. Y Estados moderados como la India apoyaron el derecho soberano de los Estados a legislar sobre cuestiones sociales controvertidas.

La votación también puso de manifiesto la creciente desconexión entre las realidades políticas nacionales y los debates sobre política social de la ONU. Varios países en los que las cuestiones homosexuales y transgénero son políticamente impopulares, como Brasil, Paraguay, Benín y Namibia, entre otros, apoyaron el mandato.

 

Traducción del original en inglés traducido por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }