Chloe Cole. Foto: John Fredricks; The Epoch Times

Adolescente transgénero arrepentida denuncia falta de información antes de transición de género

Chloe denuncia la falsa información que se da muchas veces desde los medios de comunicación impulsada por la ideología de género.

Share this Entry

Por: Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia

 

(ZENIT Noticias – OBUCV / Valencia, 18.10.2022).- Chloe Cole es una adolescente transgénero de 18 años que se sometió, entre los 12 y 16 años, a una transición de género y a una doble mastectomía, y ahora, tras arrepentirse de la decisión que tomó en su día, lidera la defensa de los niños y familias que están pasando por el mismo proceso para protegerles de la desinformación existente sobre las consecuencias irreversibles que ésta conlleva, tanto física como psicológicamente.

Actualmente, Chloe viaja por todo Estados Unidos dando a conocer su testimonio. Ella misma explica cómo, antes de decidir ser operada, tuvo que hacer frente a diferentes abusos en su infancia por su complexión y su timidez a la hora de relacionarse. Con apenas 11 años, encontró en internet una vía de escape en el entorno LGBTQ, donde interpretó que «todo lo que hay que hacer es suscribir esta ideología y entonces seré un miembro aceptado, celebrado y valorado de la comunidad de la que más se habla en la Tierra. Vi las increíbles cantidades de elogios que recibían en Internet y, subconscientemente, anhelaba eso».

Chloe denuncia la falsa información que se da muchas veces desde los medios de comunicación impulsada por la ideología de género. Señala también a las instituciones pediátricas que consideran que la mejor práctica es extirpar el tejido sano de los niños mientras se les administran los fármacos que se utilizan para castrar químicamente a los delincuentes sexuales de alto riesgo. Subraya, igualmente, la crítica que soportan aquellos políticos que piensan que esta práctica es moralmente incorrecta acusándoles de fascistas o fanáticos.

«Ningún niño merece sufrir bajo el bisturí de un cirujano que afirme su género. Los niños de Estados Unidos se merecen algo mejor» dijo Chloe en una entrevista emitida el 21 de septiembre.

Por último, Chloe defiende a los padres de estas familias. Ella explica «mis padres temían por mi vida. Estaban dispuestos a firmar cualquier cosa que los médicos pidieran. Esto no fue con un consentimiento informado. Fue una decisión forzada bajo extrema coacción».

El Observatorio ha publicado otras dramáticas experiencias de aquellos que han sufrido inaceptables procesos de transición de género, y que se han convertido en víctimas de una ideología acientífica y lesiva. Como han detallado previamente, el abordaje de los casos de disforia de género y los tratamientos de transición tanto farmacológicos como quirúrgicos requieren diagnósticos multidisciplinares previos de las personas afectadas que permitan descartar comorbilidades y trastornos preexistentes que pueden estar en el origen de estos procesos, así como sus consecuencias que incluyen efectos secundarios graves que pueden ser irreversibles.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")