Unión Europea apoya políticas a favor LGBT. Foto: Humans Rights

Crece la oposición a las políticas de género en la ONU

Aunque los países tradicionales no consiguieron finalmente eliminar el polémico lenguaje, la fuerte muestra de apoyo de un tercio de los Estados miembros de la ONU demostró que la oposición a las políticas de género interseccionales se ha intensificado en las Naciones Unidas.

Share this Entry

Por: Stefano Gennarini

 

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York, 25.11.2022).- Sesenta y dos países se rebelaron contra la Unión Europea, el gobierno de Biden y otros poderosos países occidentales el miércoles 23 de noviembre en la Asamblea General de la ONU. Los países intentaron eliminar el polémico lenguaje sobre el aborto, la homosexualidad y la transexualidad en una resolución sobre la mujer y el desarrollo. Su intento fracasó, pero la votación demostró que no hay consenso en las Naciones Unidas sobre estos temas.

Las potencias occidentales progresistas y la burocracia despierta de la ONU quieren que el mundo piense que estas cuestiones están resueltas y no son controvertidas a nivel internacional. Cada vez más, los países de África y otros lugares están demostrando que no son aceptables, como hicieron en la Segunda Comisión de la Asamblea General esta semana.

Los países tradicionales acusaron a Occidente de preocuparse más por cuestiones sociales controvertidas en lugar de financiar políticas para ayudar a las mujeres a salir de la pobreza y el hambre.

«Nos olvidamos de los millones de mujeres que hoy, 24 de noviembre, no pueden tener una sola comida para ellas, una sola comida para sus hijos, un solo vaso de agua para ellas, un solo vaso de agua para su hijo», dijo escuetamente un delegado de Camerún durante la adopción de la resolución.

Afirmó que las agencias de la ONU dicen habitualmente a los países pobres que los gobiernos occidentales sólo han puesto dinero a disposición de «los derechos sexuales y la educación sexual integral» y de «las mujeres y las niñas en toda su diversidad».

El delegado se mostró visiblemente frustrado por el hecho de que las negociaciones sobre la resolución se centraran demasiado en cuestiones sociales controvertidas.

En lugar de debatir sobre «la financiación para construir resiliencia, infraestructuras, escuelas de formación profesional, STEM, medios para el empoderamiento económico de las mujeres», dijo, «gastamos más energía en debatir cuántas referencias hay que tener sobre la violencia de género, la educación sexual integral y las formas múltiples e interrelacionadas de discriminación». Se trata de términos muy controvertidos en las negociaciones de la ONU que no cuentan con el acuerdo internacional de todos los países.

Camerún fue uno de los sesenta y dos países tradicionales que votaron en contra de mantener «formas múltiples e interseccionales de discriminación» en la resolución. El término de arte para las políticas interseccionales de género, comúnmente conocido como «woke», es impulsado por los países occidentales para añadir las cuestiones homosexuales y transgénero como preocupaciones transversales en todas las políticas de la ONU.

Acusó a los países occidentales de convertir a la ONU en una «academia elitista» divisiva y de centrarse en una «agenda individualista de derechos humanos» occidental en lugar de en las prioridades de desarrollo acordadas universalmente.

Aunque los países tradicionales no consiguieron finalmente eliminar el polémico lenguaje, la fuerte muestra de apoyo de un tercio de los Estados miembros de la ONU demostró que la oposición a las políticas de género interseccionales se ha intensificado en las Naciones Unidas. Todo ello, a pesar de las presiones de la administración Biden y de la Unión Europea.

Varios delegados se hicieron eco de la declaración de Camerún, entre ellos Indonesia, Egipto, Arabia Saudí, Pakistán, Irak, Nigeria, hablando en nombre de Argelia, Etiopía, Malasia, Irán, Níger, Sudán, Senegal y Siria, entre otros.

La oposición a la ideología de género ha ido creciendo en las Naciones Unidas a medida que más países han tomado conciencia de las implicaciones de añadir un lenguaje sobre «formas múltiples e interrelacionadas de discriminación» en las resoluciones de la ONU.

Los organismos de la ONU implementan el término como si exigieran la promoción de la aceptación de la homosexualidad y la transexualidad. Por ejemplo, una lista de comprobación de la oficina de derechos humanos de la ONU para el trabajo del sistema de la ONU para proteger a las minorías añade sistemáticamente las preocupaciones LGBT a la programación de la ONU bajo el título «Discriminación múltiple, compuesta e intersectorial». La agencia para las mujeres, ONU Mujeres, también tiene una Guía de Recursos y Herramientas de Interseccionalidad que promueve la orientación sexual y la identidad de género bajo la misma rúbrica.

Veintiún países se opusieron al término cuando se utilizó por primera vez en la resolución anual sobre mujer y desarrollo. Desde entonces, se ha añadido en muchas resoluciones de la ONU sobre cuestiones de la mujer, a pesar de las objeciones de los países tradicionales. Este año, por primera vez los países tradicionales han propuesto enmiendas para eliminar el término de las resoluciones de la tercera comisión y la segunda comisión de la Asamblea General.

 

Traducción del original en lengua inglesa realizado por el director editorial de ZENIT

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación