Joseph Ratzinger estudiando. Foto Alfa y Omega

Benedicto XVI: el humilde intelectual conservador que no es profeta en Alemania… ni en Rusia

Desde su gestión de los abusos sexuales hasta su falta de apertura a la ordenación de hombres y mujeres casados, los límites del pontificado de Ratzinger vistos en su patria. Y en Rusia.

Share this Entry

Por: Simone Varisco

 

(ZENIT Noticias – Caffe Storia / Roma, 01.01.2022).- El que cree nunca está solo». Esta es la cita que acompaña a una foto de Benedicto XVI en la página inicial del sitio web de la Conferencia Episcopal Alemana. Es una frase pronunciada por Joseph Ratzinger en la misa de inicio de su pontificado, el 24 de abril de 2005, y sobre todo el lema de su viaje apostólico a Baviera en septiembre de 2006.

Bätzing: testimonio de fe, más allá de las críticas

Se podría decir que es un homenaje póstumo a un compatriota. Junto con la posibilidad de encender una vela virtual en un mapa de Alemania para mostrar la propia cercanía a Benedicto XVI. Llama la atención la necrológica dedicada a Ratzinger, firmada por el obispo de Limburgo y presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, monseñor Georg Bätzing. “Humilde trabajador en la viña del Señor” es el título de la larga retrospectiva, que traza algunos rasgos destacados de la vida personal y eclesial de Joseph Ratzinger. En ella se describe a Benedicto XVI como un «apasionado estudioso y profesor de teología», un «pastor convencido y convincente», un «peregrino», un «filántropo», un «hombre de oración».

«Lloramos la pérdida de un gran teólogo, un sacerdote y obispo convincente, un testigo de la fe, la esperanza y el amor, una personalidad cuya palabra encontró atención en todo el mundo, también entre personas de otras religiones y visiones del mundo», escribe Mons. Bätzing. Benedicto XVI es recordado por su incansable labor para conciliar fe y razón, valores cristianos y derecho natural y civil, su humildad, sencillez y apasionada referencia al seguimiento de Cristo.

De hecho, todo el texto está atravesado por un pacifismo sin precedentes, evidentemente dictado por la conveniencia del momento, que choca con las duras críticas, rayanas en la violencia, dirigidas a Benedicto XVI por la Iglesia católica en Alemania incluso en los últimos tiempos, de las que el propio Georg Bätzing y su predecesor al frente de los obispos alemanes, el card. Reinhard Marx.

Abusos sexuales

Los numerosos momentos de contraste de estos años sólo se insinúan en algunos pasajes. «Para él no era su persona lo que estaba en primer plano, sino su ministerio pastoral, que entendía enteramente como servicio a los demás. Proclamó con firmeza y sin vacilaciones el Evangelio y su concepción de la fe, basada en el Magisterio y la tradición, incluso cuando tuvo que enfrentarse a la contradicción, el rechazo o incluso la hostilidad. Soportó las críticas, se mantuvo abierto a la gente y proclamó incansablemente la palabra de Dios», recuerda Bätzing.

«En la incomparable crisis de la Iglesia, provocada por la revelación de actos de abusos sexuales, el Papa Benedicto instó a reconocer el sufrimiento de las víctimas, a poner su punto de vista en el centro de la atención», prosigue el Presidente de la Conferencia Episcopal Alemana. «Durante los años de su pontificado se reunió con víctimas de abusos sexuales en muchos lugares, también aquí en Alemania. Estaba profundamente conmovido por los abismos humanos y las terribles acciones que eran posibles en la Iglesia. Se esforzó con todas sus fuerzas por curar las heridas tan dolorosas que se habían infligido. Sus encuentros con los afectados y las directrices de la Iglesia en su conjunto muestran hasta qué punto puso el cargo que se le había encomendado por encima de sí mismo».

Es precisamente la cuestión de los abusos sexuales la que ha catalizado gran parte de la oposición mucho más antigua a Benedicto XVI en Alemania en los últimos años. No hace más de un año, a principios de 2022, monseñor Bätzing y una parte de la Conferencia Episcopal Alemana exigieron enérgicamente al Pontífice emérito que pidiera disculpas públicas por la mala gestión -aún sólo presunta- de cuatro casos de curas abusadores en la diócesis de Múnich, en una época que coincide en parte con los años del episcopado de Ratzinger.

Casos de pederastia: ¿un pontificado de fondo?

Si Bätzing no va más lejos, la referencia al asunto se confía al portal de noticias de la Iglesia católica en Alemania Katholisch.de, al frente del cual están Matthias-Johannes Fischer y el jesuita Hans Langendörfer, hasta 2021 y durante 25 años secretario de la Conferencia Episcopal Alemana. «Benedicto, que como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe había iniciado el cambio de paradigma de la protección de los autores a la protección de las víctimas, se vio atrapado en la vorágine de la crisis de los abusos. Según el informe de Múnich, era sospechoso de ser una ‘figura simbólica de la Iglesia encubridora'», escribe Jan-Heiner Tück, catedrático de Dogmática e Historia de los Dogmas de la Universidad de Viena, en una larga memoria de Benedicto XVI publicada el 31 de diciembre de 2022 y titulada Tamaño y límite de un pontificado.

«Los críticos han cuestionado la objetividad del informe y han hablado de un desmantelamiento selectivo del trabajo de toda una vida», prosigue Tück. «Ni siquiera la carta de disculpa de Benedicto pudo evitar que los brillantes éxitos de sus primeros años y sus logros como teólogo, obispo y Papa pasaran a un segundo plano».

Más y antes pederastia en el clero: relativismo

Las acusaciones contra Benedicto XVI de encubrir casos de pederastia en su propia diócesis tienen inmediatamente el sabor de un enfrentamiento en suelo alemán. La sensación, de hecho, es que la animadversión hacia Benedicto XVI que caracteriza a algunos exponentes de la Iglesia católica en Alemania viene de más lejos y tiene raíces más profundas. «Como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Ratzinger tiene la tarea de garantizar que la fe se transmita inalterada en las convulsiones sociales de la modernidad global», explica además Tück. «Pero también se rechazan las propuestas de reforma interna de la Iglesia, como la ordenación de mujeres o la abolición del celibato obligatorio. El conflicto entre los imperativos modernos de igualdad y la teología oficial tradicional sigue latente hoy en día».

Si, en tiempos de Juan Pablo II, los teólogos ‘críticos de Tubinga’ no hablaban muy bien del ‘régimen Wojtyla-Ratzinger'» -pontífice el primero, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe el segundo-, hoy «Benedicto, al menos según sus críticos, ha permitido que siga creciendo el ‘retraso de las reformas’ en el seno de la Iglesia». No ha relajado los requisitos de admisión al sacerdocio. Además, términos atrevidos como «laicismo», «relativismo» o «hedonismo», que pueden encontrarse en sus análisis de la época, no hacen justicia a la complejidad de las formas de pensar y vivir de hoy en día». Esta es también la razón por la que, según Tück, la obra de Ratzinger, cada vez más apreciada internacionalmente, difícilmente encontrará un lugar en la teología alemana contemporánea.

Ratzinger, el pastor conservador

Una predicción que se confirma indirectamente en el comunicado de prensa emitido tras la muerte de Benedicto XVI por el Comité Central de los Católicos Alemanes (ZdK), entre las organizaciones laicas más implicadas en el Camino Sinodal alemán y entre las voces más críticas con Benedicto XVI (y con Francisco). «El Papa alemán ha llenado a muchos de orgullo, pero sobre todo de esperanza. Para algunos, esa esperanza se ha cumplido con creces. Para otros, quedó el deseo insatisfecho de encontrar una respuesta a la pregunta de cómo puede afirmarse su cristianismo en el siglo XXI», escribe la presidenta de ZdK, Irme Stetter-Karp. La misma decepción que caracteriza hoy a muchos, no sólo en Alemania, tras las esperanzas poco realistas de «revolución» depositadas en Francisco.

Aunque Stetter-Karp admite que Ratzinger «influyó fuertemente en el Concilio Vaticano II», «a más tardar al comienzo del Sínodo de Würzburg (1971-1975, ed.) estaba claro que el teólogo conciliar se había convertido en un crítico del cambio, que desconfiaba del espíritu de reforma y estaba asustado por el habitus de muchos reformistas. […] Cuando se convirtió en Papa en 2005, ya había acuñado la expresión «dictadura del relativismo», que consistía en no reconocer nada como definitivo».

Un intelectual conservador», define Benedicto XVI al teólogo alemán Thomas Söding, dando título a todo el comunicado de la ZdK. Curiosa asonancia con la «defensa de los valores morales tradicionales» instrumentalmente reivindicada por el Patriarca Kirill de Moscú y toda Rusia en el mensaje de condolencia enviado al Papa Francisco. Una yuxtaposición que no gustará a ninguna de las partes, pero que puede explicar muchas cosas sobre la coincidente miopía de los contrarios.

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")