Convento de las Hermanas Dominicas en Nínive, Irak. Foto: ACN

Reabren convento católico destruido por islamistas en Irak

Las hermanas dominicas regresaron en 2017 y empezaron a atender a las familias que habían vuelto a Batnaya. Al principio vivían en una casa en la cercana Telskuf que un residente puso a disposición de la orden.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Nínive, Iraq, 26.01.2023).- Una organización benéfica católica ha celebrado la reapertura de un convento en un pueblo devastado por los extremistas como una señal de que el cristianismo puede volver a florecer en las llanuras iraquíes de Nínive.

Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) ayudó a reconstruir el nuevo convento y jardín de infancia de las Hermanas Dominicas en Batnaya, que sustituye a los edificios arrasados por Daesh (ISIS) durante la ocupación yihadista del pueblo de 2014 a 2016.

La directora nacional de ACN (Reino Unido), la Dra. Caroline Hull, que visitó partes de las llanuras de Nínive tomadas por Daesh, dijo que el nuevo convento es un signo de nueva vida en un pueblo donde los militantes habían destrozado altares, decapitado estatuas y pintado mensajes anticristianos en las paredes de la iglesia: «En mi visita a Irak pude comprobar el sufrimiento de quienes se ven obligados a abandonar sus pueblos por los extremistas armados; por eso es vital que sigamos ayudando a quienes desean regresar a sus aldeas a hacerlo».

Y añadió: «Batnaya se convirtió en una ciudad fantasma tras la salida de Daesh y algunos se preguntaban si volvería a prosperar, pero el nuevo convento de las Hermanas es un signo de que el cristianismo puede florecer y tener un futuro en las Llanuras de Nínive.»

Durante la consagración del nuevo convento el mes pasado, el Arzobispo caldeo de Alqosh, Paul Thabet, anunció que daría vida y esperanza a la comunidad cristiana local: «La presencia de las monjas en este pueblo es un signo de aliento para que toda la gente del pueblo vuelva también… Los cristianos de Irak tenemos una herida profunda, esta herida debe ser curada por la fe». Y añadió: «Debemos tener fe para reconstruir la aldea, y vosotros sois un signo de esa fe».

El Arzobispo Thabet hizo un llamamiento a los cristianos que habían abandonado la aldea para que regresaran: «Vuestro nombre e identidad están en Batnaya y vuestras raíces están en Batnaya, no en los lugares de emigración». Unos 5.000 -en su mayoría católicos caldeos- huyeron del pueblo en 2014. Algunos fueron a campos de desplazados internos, mientras que otros emigraron.

ACN respaldó proyectos para ayudar a reconstruir edificios clave en el pueblo de mayoría cristiana, que estaba en la primera línea de los combates entre Daesh y las fuerzas de la coalición, incluida la iglesia católica caldea de San Kyriakos, que reabrió sus puertas la pasada Semana Santa.

Las trampas explosivas generalizadas y un extenso sistema de túneles subterráneos creados por Daesh retrasaron el inicio de las obras de reconstrucción en Batnaya.

Las hermanas dominicas regresaron en 2017 y empezaron a atender a las familias que habían vuelto a Batnaya. Al principio vivían en una casa en la cercana Telskuf que un residente puso a disposición de la orden.

Subrayando la importancia del testimonio de las Hermanas, en la ceremonia de consagración del 18 de diciembre, el Arzobispo Thabet continuó: «La consagración es una llamada a través de la cual Dios construye el Reino de los Cielos.

«Dondequiera que lleguen los monjes, pueden transformar el desierto en un paraíso, y la presencia de las monjas y su llegada a la aldea devastada y demolida es un signo de gran reconstrucción. «No sólo estamos reconstruyendo piedras, estamos restaurando la humanidad».

Share this Entry

John Newton

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")