Eutanasia para niños. Foto: Archivo

Holanda: aprueban eutanasia para niños entre 1 y 12 años

Las nuevas reglas, la reforma permitirá eliminar a los niños que padezcan un «sufrimiento insoportable y sin esperanzas». Actualmente, la eutanasia solo está permitida en los Países Bajos para bebés menores de 1 año y para niños mayores de 12 con el permiso de los padres y dos médicos.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Mérida, 16.04.2023).- El Gobierno de Holanda aprueba la eutanasia para los niños entre 1 y 12 años con enfermedades que sufren insoportable y desesperadamente, y que no pueden aliviarse con cuidados paliativos, según informa el diario holandés Volkskrant.

El ministro de Salud Pública holandés, Hugo de Jonge, escribió a la Cámara Baja del Parlamento que, según las nuevas reglas, la reforma permitirá eliminar a los niños que padezcan un «sufrimiento insoportable y sin esperanzas».

«Este esquema se aplicará a un pequeño grupo de niños con enfermedades terminales que sufren de manera desesperada e insoportable y para quienes todas las posibilidades de los cuidados paliativos no son suficientes para aliviar su sufrimiento. Son niños que se espera que mueran en un futuro previsible», señala de Jonge.

La eutanasia en niños se defiende con el argumento sentimental de que sufren, facilitando su aceptación por la mayoría de personas que rigen la vida desde las emociones. Se dejan de lado otras referencias como el amor en el cuidado a los enfermos o la lucha para mejorar la vida en medio del dolor. La opinión pública acepta el paso que admite el homicidio voluntario, mientras grita contra la pena de muerte.

Actualmente, la eutanasia solo está permitida en los Países Bajos para bebés menores de 1 año y para niños mayores de 12 con el permiso de los padres y dos médicos. El plan se ha discutido durante meses al interior del Gobierno de coalición de cuatro partidos, con el rechazo de los partidos cristianos.

El futuro de las personas con problemas se debilita en este paso legal, pues poco falta para que el Estado legalice la desaparición de quienes padecen síndrome de Down profundo o sean totalmente improductivos, como los cuadripléjicos o las personas con trastornos psíquicos. Quienes promueven hoy la eutanasia de niños dicen que solo lo hacen para eliminar su dolor.

La posición que promueve la muerte de las personas con sufrimiento se basa en que solo los muy sanos, los que viven felices, merecen vivir, como si la vida sea un constante paraíso y solo sufren quienes tienen dolencias físicas. Poco a poco, se da razón al doctor Mengele que eliminaba a los presos menos útiles en los campos de concentración nazis y margina el sentido de las religiosas consagradas al cuidado de leprosos o desahuciados, como las Hermanas de la Caridad o las de Madre Teresa de Calcuta.

Share this Entry

Rafael Llanes

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")