vuelo de regreso de Hungría. Foto: Vatican Media

¿Regresarán piezas de arte a países que lo pidan del Vaticano? Papa contesta y revela que tiene misión de paz Ucrania-Rusia

Print Friendly, PDF & Email

Francisco también contestó si intercederá para que Rusia devuelva a niños ucranianos llevados a ese país a la fuerza, sobre su salud y si irá a la Jornada Mundial de la Juventud en Portugal.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Roma, 30.04.2023).- Como es habitual, en el vuelo de regreso de Budapest a Roma el Papa Francisco atendió las preguntas de los periodistas que le acompañaban en el avión la tarde del domingo 30 de abril de 2023.

La primera pregunta, de una periodista húngara, giró en torno a su experiencia de los encuentros en Hungría. El Papa refirió primero la historia de su relación con la comunidad húngara, la cual se remonta a los años sesenta cuando en pleno régimen comunista se persiguió a muchos católicos: “Me afectó mucho el dolor por ser refugiados y no poder volver a casa”, dijo el Papa. Y a la réplica de la periodista sobre si había cambiado su impresión y también sobre cómo se comunicaban, el Papa dijo que no había cambiado. Sobre el idioma contestó: “El húngaro no se habla fuera de Hungría. Sólo en el Paraíso, porque dicen que se tarda una eternidad en aprenderlo (risas)…”, así que hablaban en alemán o inglés.

Sobre el encuentro del Papa con el primer ministro Orban y el metropolita ortodoxo ruso Hilarión (ex número dos de la Iglesia rusa), una periodista de una agencia italiana le preguntó si había pedido a Orban que reabriera las fronteras de la ruta de los Balcanes que, supuestamente, Orban había cerrado. Y con relación a Hilarion fue incisiva: “¿pueden Hilarión y el propio Orbán convertirse en canales de apertura hacia Moscú para acelerar un proceso de paz para Ucrania, o hacer posible una reunión entre usted y el Presidente Putin?”.

Papa Francisco dijo que la paz se hace abriendo canales. Después sopesó el hecho de que cinco países se hacen cargo de recibir migrantes y no toda Europa, por lo cual parece más un problema de Chipre, Grecia, Malta, Italia y España, por lo cual es comprensible el problema para esos países. A propósito de Hilarion declaró Francisco:

“Hilarión es alguien a quien respeto mucho, y siempre hemos tenido una buena relación. Tuvo la amabilidad de venir a verme, después fue a Misa y también le vi aquí en el aeropuerto. Hilarion es una persona inteligente con la que se puede hablar, y hay que mantener estas relaciones, porque si hablamos de ecumenismo -esto me gusta, esto no me gusta…- debemos tener la mano tendida con todo el mundo, incluso recibir la mano [de ellos…]. Con el Patriarca Kirill sólo he hablado una vez desde que empezó la guerra, 40 minutos para acercarme, luego a través de Antonio, que está ahora en el lugar de Hilarión, que viene a verme: es un obispo que fue párroco en Roma y conoce bien el ambiente, y siempre a través de él estoy en conexión con Kirill”.

La periodista insistió sobre si Hilarión y Orban pueden acelerar el proceso de paz y a eso el Papa fue tajante e irónico al contestar que no se trata del “cuento de caperucita”. Pero la insistencia de la periodista de la agencia AGI mereció una exclusiva que el Papa expresó así: “Estoy dispuesto a hacer todo lo que haya que hacer. Además, ahora hay una misión en marcha, pero aún no es pública. Vamos a ver cómo… Cuando sea pública la diré”.

El tema de la salud salió en relación con el viaje que el Papa hará a Lisboa para la Jornada Mundial de la Juventud. Acerca de este tema preguntó una periodista portuguesa y a ello contestó el Papa: “hablé con Monseñor Américo (Américo Manuel Alves Aguiar, Obispo auxiliar de Lisboa y presidente de la Fundación JMJ 2023, ndr) que vino a ver cómo están las cosas allí, yo iré, iré. Espero hacerlo, ustedes ven que no es lo mismo que hace dos años, con el bastón, ahora está mejor, de momento el viaje no se cancela. Luego está el viaje a Marsella, luego está el viaje a Mongolia, luego está el último que no recuerdo a dónde… aun el programa me mantiene en movimiento”.

De la AP le preguntaron -sin absolutamente nada qué ver con el viaje apostólico- sobre los fragmentos del Partenón de Atenas que se conservaban en los Museos Vaticanos y que el Papa regresó a Grecia. Se le planteó al Papa el tema del retorno de piezas que se conservan en museos y que fueron trasladados ahí en el periodo colonial. Francisco fue interrogado sobre “si también está disponible para otras restituciones, pienso en los pueblos y grupos indígenas de Canadá que han solicitado la devolución de objetos de las colecciones vaticanas, como parte del proceso de reparación por los daños sufridos durante el período colonial”, en palabras de quien le interrogó.

A esto contestó el Papa:

“Pero éste es el séptimo mandamiento: si has robado, tú debes restituir. Pero, hay toda una historia, que a veces las guerras y la colonización llevan a tomar la decisión de tomar lo bueno de los demás. Este fue un gesto justo, había que hacerlo: el Partenón, dar algo. Y si mañana vienen los egipcios y piden el obelisco, ¿qué haremos? Pero ahí hay que hacer un discernimiento, en cualquier caso. Y luego la restitución de cosas indígenas está en marcha, con Canadá, al menos acordamos hacerlo. Ahora preguntaré cómo va eso. Pero la experiencia con los aborígenes en Canadá ha sido muy fructífera. Incluso en Estados Unidos los jesuitas están haciendo algo, con ese grupo de indígenas dentro de Estados Unidos. El general me lo dijo el otro día. Pero volvamos a la restitución. En la medida en que se puede restituir, que es necesario, que es un gesto, que es… mejor hacerlo. A veces no se puede, no hay posibilidad política, real, concreta. Pero en la medida en que puedas devolver, por favor, hazlo; es bueno para todos. No acostumbrarse a meter la mano en el bolsillo de los demás”.

Finalmente, una periodista española le preguntó sobre si, como le pidió el primer ministro ucraniano en una reciente visita, intercederá para que niños ucranianos llevados a la fuerza a Rusia regresen a su país. Respondió el Papa: “Creo que sí porque la Santa Sede ha actuado como intermediaria en algunas situaciones de intercambio de prisioneros, y a través de la embajada fue bien, creo que esto también puede ir bien. Es importante, la Santa Sede está dispuesta a hacerlo porque es justo, es una cosa justa y hay que ayudar, para que esto no sea un casus belli, sino un caso humano. Es un problema de humanidad antes que un problema de un botín de guerra o de una transferencia de guerra. Todos los gestos humanos ayudan, pero los gestos de crueldad no ayudan. Debemos hacer todo lo humanamente posible”.

Share this Entry

Jorge Enrique Mújica

Licenciado en filosofía por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, de Roma, y “veterano” colaborador de medios impresos y digitales sobre argumentos religiosos y de comunicación. En la cuenta de Twitter: https://twitter.com/web_pastor, habla de Dios e internet y Church and media: evangelidigitalización."

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }