Papa Francisco con la Guardia Suiza. Foto: Vatican Media

Papa Francisco a su ejército: la Guardia Suiza es un ambiente de formación humana y cristiana

Discurso del Papa a los nuevos Guardias Suizos y a sus familias.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 06.05.2023).- 23 nuevos Guardias Suizos hicieron su juramento este sábado 6 de mayo. En este contexto, el mismo día el Papa Francisco les recibió en audiencia especial, junto a sus familias. Ofrecemos a continuación el texto en español del discurso del Papa.

***

Os saludo con alegría y os doy la bienvenida a cada uno de vosotros al Palacio Apostólico, que conocéis bien porque también desarrolláis aquí vuestra valiosa labor. Saludo y doy las gracias al coronel Christoph Graf, al capellán padre Kolumban Reichlin, a los oficiales, suboficiales y a todos los miembros del Cuerpo y a sus familias. Un pensamiento especial va dirigido a los nuevos Guardias, así como a sus padres, familiares y amigos, que se han reunido aquí para compartir la celebración del Juramento. Esta ocasión es, una vez más, una grata oportunidad para expresaros mi reconocimiento por la disponibilidad y el compromiso con los que, a través de vuestra actividad, dais testimonio de fidelidad al Sucesor de Pedro.

La Guardia Suiza Pontificia es una gran familia, una comunidad viva y fraterna, tanto en los momentos de servicio como en los libres de obligaciones laborales. Y así como la familia es un lugar de crecimiento, donde se aprenden muchas cosas útiles para la vida, lo mismo sucede en la Guardia: es un ambiente de formación humana y cristiana para todos. Los jóvenes se enriquecen con la experiencia de los mayores que, a su vez, pueden edificarse y aprender de la apertura de los jóvenes, de su entusiasmo que les lleva a explorar constantemente, movidos por una curiosidad positiva. A vosotros, reclutas en particular, os digo: ¡no perdáis el valor y la pasión por descubrir cosas nuevas!

Me gusta pensar que la decisión de poner algunos años de vuestras vidas a disposición del Papa y de la Santa Sede no es ajena a vuestro camino personal de fe. Tu misión aquí en el Vaticano es una vía que el Señor te ha abierto para vivir tu Bautismo y dar testimonio gozoso de tu fe en Cristo. Una fe que has aprendido en tu familia, cultivado en tu parroquia y que manifiesta la intensidad del vínculo de los católicos suizos con la Iglesia de Roma. También estáis llamados a dar testimonio de esta fe en vuestros diversos lugares de servicio. En los rostros de las personas a las que os acercáis cada día, ya sean miembros de la Curia romana o peregrinos y turistas, veis tantas invitaciones a reconocer y compartir el amor de Dios por cada uno. Que cada situación, cada encuentro sea una ocasión para poner en práctica el Evangelio de Cristo, para aprender del Señor y vivir el amor fraterno en su nombre y por su Espíritu.

Os animo a aprovechar el tiempo de que disponéis para aprender a reconocer la presencia inspiradora y gozosa del Señor resucitado en vuestras vidas, mediante la lectura de las Sagradas Escrituras, la meditación de textos espirituales -incluso durante alguna guardia más tranquila-, la celebración de la Eucaristía dominical y el acercamiento a los Sacramentos. Que la belleza y la historia de los diversos edificios y obras de arte de este lugar tan especial os ayuden a renovar siempre vuestro asombro ante la belleza de Dios y su misterio.

Queridos Guardias Suizos, no olvidéis que el Señor camina con vosotros, está siempre a vuestro lado en los momentos buenos y en los difíciles. Os deseo que sintáis el consuelo de su cercanía, cercanía radiante, cercanía misericordiosa. Renuevo a todo el Cuerpo mi gratitud por la cooperación diligente y generosa, de la que soy testigo cada día. Os encomiendo a todos los aquí presentes y a vuestros compatriotas a la maternal protección de la Virgen María y de nuestro Patrón San Nicolás de Flüe. Os bendigo de corazón y os pido, por favor, que recéis por mí. Gracias.

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")