El Papa se reunió con los miembros de la Pontificia Comisión para la Protección del Menor.Foto: Vatican Media

Papa Francisco marca 3 principios para luchar contra el abuso en la Iglesia

Discurso a los miembros de la Comisión Pontificia para la protección de los menores.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 06.05.2023).- Por la mañana del viernes 5 de mayo, el Papa recibió en audiencia a los miembros de la Pontificia Comisión para la Protección del Menor. Dada la especificidad del ámbito de su competencia, les dirigió un discurso en el que habló de tres principios que deben guiar el trabajo en la lucha contra los abusos sexuales.

***

Me complace daros la bienvenida a todos, especialmente a los nuevos miembros de la Comisión, así como a los que continúan su servicio y al grupo de colaboradores de todo el mundo, que constituyen una nueva y bienvenida incorporación.

Este es nuestro primer encuentro desde que os establecisteis en el Dicasterio para la Doctrina de la Fe, y quisiera daros algunas indicaciones. Vemos que las semillas sembradas hace unos diez años, cuando el Consejo de Cardenales recomendó la creación de este organismo, están creciendo. Por eso, precisamente para afrontar los desafíos actuales con sabiduría y valentía, es importante detenerse un momento y reflexionar sobre el pasado. En los últimos diez años todos hemos aprendido mucho, ¡yo incluido!

El abuso sexual de menores por parte del clero y su mala gestión por parte de los líderes eclesiásticos ha sido uno de los mayores desafíos para la Iglesia en nuestro tiempo. Muchos de ustedes han comprometido sus vidas con esta causa. Las guerras, el hambre y la indiferencia ante el sufrimiento ajeno son realidades terribles de nuestro mundo, son realidades que claman al Cielo. Pero la crisis de los abusos sexuales es particularmente grave para la Iglesia, porque mina su capacidad de acoger y testimoniar plenamente la presencia liberadora de Dios. La incapacidad de actuar adecuadamente para detener este mal y acudir en ayuda de sus víctimas ha desfigurado nuestro mismo testimonio del amor de Dios.

En el «Yo confieso» pedimos perdón no sólo por el mal que hemos hecho, sino también por el bien que no hemos hecho. Puede ser fácil olvidar los pecados de omisión, porque en cierto modo parecen menos reales; pero son muy reales y hacen tanto daño a la comunidad como los demás, si no más.

No hacer lo que deberíamos haber hecho, especialmente por parte de los líderes eclesiásticos, ha escandalizado a muchos, y en los últimos años la conciencia de este problema se ha extendido por toda la comunidad cristiana. Al mismo tiempo, sin embargo, no hemos permanecido callados o inactivos. Recientemente he confirmado el Motu Proprio Vos estis lux mundo (VELM), que ahora es una norma permanente. En él, en particular, pedimos que se prevean lugares de acogida de las acusaciones y de atención a los que dicen haber sido perjudicados (cf. art. 2). Ciertamente, hay mejoras que se pueden hacer sobre la base de la experiencia, con las Conferencias Episcopales y los obispos individualmente.

Hoy en día, nadie puede decir honestamente que no se ha visto afectado por la realidad de los abusos sexuales en la Iglesia. Por eso, en vuestro trabajo, al abordar las múltiples facetas de este problema, me gustaría que tuvierais presentes los tres principios siguientes, considerándolos como parte de una espiritualidad de la reparación.

1. En primer lugar,allí donde la vida ha sido herida, estamos llamados a recordar el poder creador de Dios para sacar esperanza de la desesperación y vida de la muerte. La terrible sensación de pérdida que sienten tantas personas a causa de los abusos puede parecer a veces demasiado pesada. Incluso los líderes de la Iglesia, que comparten un sentimiento común de vergüenza por su incapacidad para actuar, se han visto disminuidos, y nuestra propia capacidad para predicar el Evangelio se ha visto herida. Pero el Señor, que hace surgir cosas nuevas en cada época, puede devolver la vida a los huesos marchitos (cf. Ez 37,6). Por eso, aunque el camino sea arduo y agotador, os animo a no estancaros, a seguir tendiendo la mano, a tratar de infundir confianza a quienes encontréis y compartan con vosotros esta causa común. No se desanimen cuando parezca que poco está cambiando para mejor. Persevera, ¡sigue adelante!
En segundo lugar,los abusos sexuales han provocado lágrimas en nuestro mundo y no sólo en la Iglesia. Muchas víctimas siguen descorazonadas porque los abusos que tuvieron lugar hace muchos años siguen creando obstáculos y desavenencias en sus vidas. Las consecuencias de los abusos pueden producirse entre cónyuges, entre padres e hijos, entre hermanos y hermanas, entre amigos y colegas. Las comunidades quedan destrozadas; la naturaleza insidiosa del maltrato desgarra a las personas y las divide, en sus corazones y entre ellas.

2. Pero nuestras vidas no están destinadas a permanecer divididas. Lo que está roto no está destinado a permanecer roto. La creación nos dice que todas las partes de nuestra existencia están coherentemente conectadas, y la vida de fe incluso conecta este mundo con el mundo que vendrá. Todo está conectado. El mandato recibido por Jesús del Padre es que de todo esto nada ni nadie se pierda (cf. Jn 6,39). Por eso, allí donde la vida está rota, te pido que ayudes concretamente a recomponer los pedazos, con la esperanza de que lo que está roto pueda volver a recomponerse.

Hace poco me reuní con un grupo de supervivientes de abusos que pidieron entrevistarse con la dirección del instituto religioso que dirigía el colegio al que asistieron hace unos 50 años. Menciono esto porque lo denunciaron abiertamente. Eran todos ancianos y algunos de ellos, conscientes del rápido paso del tiempo, expresaron su deseo de vivir los últimos años de su vida en paz. Y la paz, para ellos, significaba reanudar su relación con la Iglesia que les había ofendido, querían cerrar no sólo el mal que habían sufrido, sino también los interrogantes que llevaban dentro desde entonces. Querían que se les escuchara, que se les creyera, querían que alguien les ayudara a comprender. Hablamos juntos y tuvieron el valor de abrirse. En particular, la hija de uno de los maltratados habló del impacto que la experiencia de su padre había tenido en toda su familia.

Reparar el tejido desgarrado de la historia es un acto redentor, es el acto del Siervo sufriente, que no evitó el dolor, sino que tomó sobre sí toda culpa (cf. Is 53,1-14). Este es el camino de la reparación y de la redención: el camino de la cruz de Cristo. En este caso concreto, puedo decir que para estos supervivientes hubo un verdadero diálogo durante los encuentros, al final de los cuales dijeron sentirse acogidos por los hermanos y recobrar un sentido de esperanza en el futuro.

3. En tercer lugar, os exhorto acultivar en vosotros mismos el respeto y la bondad hacia Dios. La poetisa y activista norteamericana Maya Angelou escribió: «He aprendido que la gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo les hiciste sentir. Así pues, sed amables en vuestras acciones, sobrellevando los unos las cargas de los otros (cf. Ga 6,1-2), sin quejaros, sino pensando que este momento de reparación para la Iglesia dará paso a otro momento en la historia de la salvación. El Dios vivo no ha agotado su reserva de gracias y bendiciones. No olvidemos que las llagas de la Pasión permanecieron en el cuerpo del Resucitado, ya no como fuente de sufrimiento o vergüenza, sino como signos de misericordia y transformación.

Ahora es el momento de reparar el daño causado a las generaciones que nos precedieron y a los que siguen sufriendo. Este tiempo de Pascua es signo de que se nos prepara un tiempo nuevo, una nueva primavera fecundada por el trabajo y las lágrimas compartidas con los que han sufrido. Por eso es importante que nunca dejemos de avanzar.

Vosotros comprometéis vuestras competencias y vuestra experiencia para ayudar a reparar una herida terrible en la Iglesia, poniéndoos al servicio de las distintas Iglesias particulares. Desde la vida ordinaria de una diócesis, en sus parroquias y en el seminario, hasta la formación de catequistas, profesores y otros agentes pastorales, la importancia de la protección de los menores y de las personas frágiles debe ser una norma para todos; y, en este sentido, en la vida religiosa y apostólica, el novicio de clausura debe atenerse a las mismas normas ministeriales que el hermano anciano que lleva toda una vida enseñando a los jóvenes.

Los principios del respeto a la dignidad de todos, de la buena conducta y de un estilo de vida sano deben convertirse en norma universal, independientemente de la cultura y de la situación económica y social de las personas. Todos los ministros de la Iglesia deben mostrarlos al servir a los fieles, y éstos, a su vez, deben ser tratados con respeto y dignidad por quienes dirigen la comunidad. Al fin y al cabo, la cultura de la protección sólo tendrá lugar si se produce una conversión pastoral en este sentido entre sus dirigentes.

Me han animado sus planes para abordar las desigualdades dentro de la Iglesia, en términos de formación y servicio a las víctimas, en África, Asia y América Latina. No es justo que las zonas más prósperas del planeta cuenten con programas de protección bien formados y financiados, en los que se respeta a las víctimas y a sus familias, mientras que las de otras partes del mundo sufren en silencio, tal vez rechazadas o estigmatizadas cuando intentan presentarse para contar los abusos que han sufrido. También en este ámbito, la Iglesia debe esforzarse por convertirse en un ejemplo de acogida y buen comportamiento.

Deben continuar los esfuerzos para mejorar las directrices y las normas de comportamiento del clero y los religiosos. Espero recibir información sobre este esfuerzo y un informe anual sobre lo que, en su opinión, funciona bien y lo que no, para que puedan introducirse los cambios oportunos.

El año pasado os insté a que compartierais vuestra experiencia sobre los diversos modos en que pensáis que el trabajo de la Curia Romana puede afectar a la protección de la infancia, para enriquecernos mutuamente en este nuevo papel. Me ha complacido conocer vuestro acuerdo de cooperación con el Dicasterio para la Evangelización, sobre todo teniendo en cuenta su vasto alcance a muchos de los lugares más olvidados del mundo.

Ya habéis hecho mucho en estos primeros seis meses. Os bendigo de corazón. Sabed que estoy cerca de vuestro trabajo y no olvidéis rezar por mí. Yo lo haré por ustedes.

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")