Reunión del Papa Francisco con artistas. Foto: Vatican Media

Papa ante 200 artistas: «Hacen bien en ser centinelas del verdadero sentido religioso, a veces trivializado o comercializado»

Discurso a los artistas participantes en el encuentro organizado con motivo del 50 aniversario de la inauguración de la colección de Arte Moderno de los Museos Vaticanos.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 23.06.2023).- La mañana del viernes 23 de junio el Papa recibió en audiencia a 200 artistas procedentes de diferentes países de todo el mundo en la Capilla Sixtina de la Ciudad del Vaticano. El encuentro sigue la estela de encuentros que el Pontífice ha mantenido con diferentes grupos de artistas. En esta ocasión el pretexto lo brindó el 50 aniversario de la inauguración de la colección de arte moderno y de arte contemporáneo de los Museos Vaticanos. Ofrecemos a continuación la traducción al español del discurso del Papa.

***

¡Buenos días, bienvenidos! Aquí todo es arte, allí [el Papa señala los frescos], ustedes, todos, ¡bienvenidos!

Les agradezco por haber aceptado mi invitación. Su presencia me alegra, porque la Iglesia siempre ha tenido una relación con los artistas que se puede definir como al mismo tiempo natural y especial. Se trata de una amistad natural, porque el artista se toma en serio la profundidad inagotable de la existencia, de la vida y del mundo, incluso en sus contradicciones y aspectos trágicos. Esta profundidad corre el riesgo de volverse invisible a la mirada de muchos saberes especializados, que responden a necesidades inmediatas pero luchan por ver la vida como una realidad poliédrica.

El artista recuerda a todos que la dimensión en la que nos movemos, incluso cuando no somos conscientes de ello, es la del Espíritu. Su arte es como una vela que se llena del Espíritu y nos impulsa hacia adelante. La amistad de la Iglesia con el arte es, por lo tanto, algo natural. Pero también es una amistad especial, especialmente si pensamos en muchos momentos de la historia que hemos recorrido juntos, que pertenecen al patrimonio de todos, creyentes o no creyentes. Conscientes de esto, esperamos nuevos frutos también en nuestro tiempo, en un clima de escucha, libertad y respeto. La gente necesita estos frutos, frutos especiales.

Romano Guardini escribió que «el estado en el que se encuentra el artista mientras crea es similar al del niño y también al del vidente» (“La obra de arte”, Brescia 1998, 25). Me parecen dos comparaciones interesantes. Según él, «la obra de arte abre un espacio en el que el hombre puede entrar, en el que puede respirar, moverse y tratar las cosas y las personas, haciéndolas abiertas» (ibid., p. 35). Es cierto, cuando se trabaja en el arte, los límites se aflojan y los límites de la experiencia y la comprensión se expanden. Todo parece más abierto y disponible. Entonces se adquiere la espontaneidad del niño que imagina y la agudeza del vidente que percibe la realidad.

Sí, el artista es un niño, no debe sonar como un insulto; significa que se mueve principalmente en el espacio de la invención, la novedad, la creación, de traer al mundo algo que nunca antes se había visto. Al hacer esto, desmiente la idea de que el hombre es un ser para la muerte. Es cierto que el hombre debe enfrentarse a su mortalidad, pero no es un ser para la muerte, sino para la vida. Una gran pensadora como Hannah Arendt afirma que lo propio del ser humano es vivir para traer novedad al mundo. Esta es la dimensión de fertilidad del hombre. Traer novedad. Incluso en la fertilidad natural, cada hijo es una novedad. Abrir y traer novedades.

Ustedes, los artistas, logran esto al hacer valer su originalidad. En sus obras siempre ponen ustedes mismos, como seres irrepetibles que todos somos, pero con la intención de crear aún más. Cuando el talento los asiste, sacan a la luz lo inédito, enriquecen el mundo con una realidad nueva. Pienso en algunas palabras que leemos en el Libro del profeta Isaías, cuando Dios dice: «Miren, estoy haciendo algo nuevo, ¿no lo perciben?» (43,19). Y en el Apocalipsis confirma: «Miren, yo hago nuevas todas las cosas» (21,5). La creatividad del artista parece participar de la pasión generativa de Dios, esa pasión con la cual Dios creó. ¡Son aliados del sueño de Dios! Son ojos que miran y sueñan. No basta con solo mirar, también hay que soñar. Un escritor latinoamericano decía que nosotros, las personas, tenemos dos ojos: uno para mirar lo que vemos y otro para mirar lo que soñamos. Y cuando una persona no tiene estos dos ojos, o solo parte de uno o del otro, le falta algo. Ver lo que soñamos… La creatividad del artista: no basta con solo mirar, hay que soñar. Nosotros, los seres humanos, anhelamos un mundo nuevo que no veremos completamente con nuestros ojos, pero aun así lo deseamos, lo buscamos, lo soñamos.

Ustedes, los artistas, tienen la capacidad de soñar nuevas versiones del mundo. Y esto es importante: nuevas versiones del mundo. La capacidad de introducir novedades en la historia. Por esto, Guardini dice que también se asemejan a los videntes. Son un poco como los profetas. Saben mirar las cosas tanto en profundidad como en la distancia, como centinelas que entrecierran los ojos para escudriñar el horizonte y sondear la realidad más allá de las apariencias. En esto están llamados a sustraerse del poder sugestivo de esa supuesta belleza artificial y superficial que hoy se difunde y que a menudo es cómplice de los mecanismos económicos que generan desigualdades. Esa belleza no atrae, porque es una belleza que nace muerta. No hay vida ahí, no atrae. Es una belleza falsa, cosmética, un maquillaje que en lugar de revelar, oculta. En italiano se dice «trucco» porque tiene algo de engaño. Ustedes se mantienen distantes de esa belleza, su arte quiere actuar como conciencia crítica de la sociedad, quitando el velo de lo obvio. Quieren mostrar aquello que hace pensar, que nos mantiene vigilantes, que revela la realidad incluso en sus contradicciones, en sus aspectos que es más cómodo o conveniente mantener ocultos. Como los profetas bíblicos, nos confrontan con cosas que a veces resultan incómodas, criticando los falsos ídolos de hoy, los discursos banalizados, las trampas del consumismo, las artimañas del poder.

Es interesante esto en la psicología, en la personalidad de los artistas: la capacidad de ir más allá, de ir más allá, en tensión entre la realidad y el sueño.

Y a menudo lo hacéis con ironía, que es una virtud maravillosa. Dos virtudes que no cultivamos tanto: el sentido del humor y la ironía, tenemos que cultivarlas más. La Biblia está llena de momentos de ironía, burlándose de la presunción de autosuficiencia, de la prevaricación, de la injusticia, de la inhumanidad cuando se revisten de poder y a veces incluso de sacralidad. También hacen bien en ser centinelas del verdadero sentido religioso, a veces trivializado o comercializado. En esto de ser videntes, centinelas, conciencias críticas, os siento aliados de tantas cosas que me son cercanas, como la defensa de la vida humana, la justicia social, los últimos, el cuidado de la casa común, el sentirnos todos hermanos. Me importa la humanidad de la humanidad, la dimensión humana de la humanidad. Porque es también la gran pasión de Dios. Una de las cosas que acerca el arte a la fe es que perturba un poco. El arte y la fe no pueden dejar las cosas como están: las cambian, las transforman, las convierten, las conmueven. El arte nunca puede ser un anestésico; da paz, pero no duerme las conciencias, las mantiene despiertas. A menudo ustedes, los artistas, también intentan sondear los bajos fondos de la condición humana, los abismos, las partes oscuras. No somos sólo luz, y vosotros nos lo recordáis; pero necesitamos arrojar la luz de la esperanza en las tinieblas de lo humano, del individualismo y de la indiferencia. Ayúdanos a vislumbrar la luz, la belleza que salva.

El arte siempre ha estado ligado a la experiencia de la belleza. Simone Weil escribió: «La belleza seduce a la carne para obtener el permiso de pasar al alma» (“L’ombra e la grazia”, Bolonia 2021, 193). El arte toca los sentidos para animar el espíritu y lo hace a través de la belleza, que es el reflejo de las cosas cuando son buenas, correctas, verdaderas. Es la señal de que algo tiene plenitud: es entonces cuando decimos espontáneamente: «¡Qué bello!». La belleza nos hace sentir que la vida se orienta hacia la plenitud. En la verdadera belleza comenzamos así a sentir el anhelo de Dios. Muchos esperan que el arte vuelva más a la belleza. Por supuesto, como he dicho, existe también la belleza fútil, artificial y superficial, incluso engañosa, la del maquillaje.

Pero creo que hay un criterio importante que discernir, el de la armonía. La verdadera belleza, de hecho, es un reflejo de la armonía. En teología –es interesante– los teólogos describen la paternidad de Dios, la filiación de Jesucristo, pero cuando se trata de describir al Espíritu Santo: el Espíritu es armonía. Ipse harmonia est. El Espíritu es lo que hace la armonía. Y el artista tiene algo de este Espíritu para hacer armonía. Esta dimensión humana de lo espiritual. La verdadera belleza, de hecho, es un reflejo de la armonía. Es, si se me permite decirlo, la virtud operativa de la belleza. Es su espíritu subyacente, en el que actúa el Espíritu de Dios, el gran armonizador del mundo. Hay armonía cuando hay partes, diferentes entre sí, pero que forman una unidad, diferente de cada una de las partes y diferente de la suma de las partes. Es algo difícil, que sólo el Espíritu puede hacer posible: que las diferencias no se conviertan en conflictos, sino en diversidades que se integran; y al mismo tiempo que la unidad no sea uniformidad, sino que acoja lo múltiple. La armonía obra estos milagros, como en Pentecostés. Siempre me llama la atención pensar en el Espíritu Santo como el que permite el mayor desasosiego –pensemos en la mañana de Pentecostés– y luego hace la armonía. Que no es equilibrio, no, para hacer armonía hace falta primero desequilibrio; la armonía es otra cosa comparada con el equilibrio. Qué actual es este mensaje: estamos en una época de colonización mediática ideológica y de conflictos lacerantes; una globalización homologante coexiste con tantos localismos cerrados. Este es el peligro de nuestro tiempo. Incluso la Iglesia puede verse afectada por él. El conflicto puede operar bajo una falsa pretensión de unidad; también las divisiones, las facciones, el narcisismo. Necesitamos que el principio de armonía habite más en nuestro mundo y ahuyente la uniformidad.

Los artistas podéis ayudarnos a dar cabida al Espíritu. Cuando vemos la obra del Espíritu, que es crear armonía de las diferencias, no aniquilarlas, no uniformarlas, sino armonizarlas, entonces comprendemos lo que es la belleza. La belleza es esa obra del Espíritu que crea armonía. Hermanos y hermanas, ¡dejad que vuestro genio recorra este camino!

Queridos amigos, me alegro de tener este encuentro con vosotros. Antes de despedirme, tengo una cosa más que deciros, que está muy cerca de mi corazón. Quisiera pediros que no olvidéis a los pobres, que son los preferidos de Cristo, en todas las formas en que hoy se es pobre. Los pobres también necesitan el arte y la belleza. Algunos experimentan formas muy duras de privación de la vida; por eso, lo necesitan más. No suelen tener voz para hacerse oír. Vosotros podéis ser los intérpretes de su grito silencioso.

Os doy las gracias y os confirmo mi estima. Os deseo que vuestras obras sean dignas de las mujeres y de los hombres de esta tierra, y den gloria a Dios, que es Padre de todos, y a quien todos buscan, incluso a través del arte. Y por último, os pido, en armonía, que recéis por mí. Gracias.

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")