Instrumentum Laboris para el Sínodo de la sinodalidad. Foto: Diócesis of raleigh

Un instrumento laborioso y vacuo

Print Friendly, PDF & Email

El Instrumentum Laboris no aborda dos cuestiones planteadas en numerosas ocasiones durante este «proceso sinodal»: ¿Cómo puede una Iglesia permanentemente reunida ser una Iglesia permanentemente en misión? ¿Y cómo puede considerarse expresión del sensus fidelium, el «sentido de los fieles», un proceso en el que (en el mejor de los casos) ha participado el 1% de la Iglesia?

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por: George Weigel

 

(ZENIT Noticias – First Things / Denver, 05.07.2023).- No sería del todo exacto describir el Instrumento de Trabajo para el Sínodo de octubre de 2023 (su Instrumentum Laboris, o IL) como «decepcionante». Nadie que haya seguido el «proceso sinodal» en curso desde 2021 podría haber esperado razonablemente un IL de profundidad espiritual y pasión evangélica, un IL que reflejara la temprana llamada del Papa Francisco a la Iglesia a estar «permanentemente en misión»: una Iglesia de discípulos misioneros que llevan la Buena Nueva de que «el Reino de Dios está entre vosotros» (Lucas 17:21) a un mundo que sufre por su lealtad a falsos dioses.

La mejor descripción de la IL, me parece, es que es vacua: una gran cantidad de sociología coagulada y de moda con un fino barniz de lenguaje e imágenes cristianas. El resultado neto es un retrato de la Iglesia que ignora por completo la enseñanza central del Concilio Vaticano II.

¿En qué sentido es vacua la IL? Permítanme contar (algunas de) las maneras:

El IL es cristológicamente vacío. Si restamos las escasas referencias al Señor Jesús, el IL se lee como si hubiera sido preparada para una organización no gubernamental internacional que busca aumentar el número de miembros y donantes para su programa de buenas obras. El IL se remonta ocasionalmente a la Constitución Dogmática sobre la Iglesia del Vaticano II. Sin embargo, ese texto fundamental empieza así: «Jesucristo es la luz de las naciones». Tal afirmación no aparece en la IL, que está impregnada del eclesiocentrismo –la autorreferencialidad– que una vez deploró el papa Francisco. El Vaticano II fue profundamente cristocéntrico; la IL es cualquier cosa menos cristocéntrica.

El IL es pneumatológicamente vacua. El IL habla extensamente de la «conversación en el Espíritu» en la que «el Espíritu Santo hace resonar su propia voz». Pero el IL no dice nada sobre cómo la Iglesia diferencia entre la auténtica voz del Espíritu Santo y el espíritu de la época, que San Pablo advirtió a los romanos que evitaran (cf. Romanos 12:2). El IL tampoco afirma que la «voz del Espíritu Santo» nunca puede ser contradictoria, enseñando a la Iglesia una cosa en un momento histórico concreto y lo contrario en otro. El IL habla largo y tendido sobre el «discernimiento», pero no explica por qué el «discernimiento» que ha tenido lugar durante los dos últimos años del proceso sinodal se ciñe a la agenda del evangélicamente moribundo proyecto católico Lite, cuyas ruinas carbonizadas son evidentes en Alemania.

El IL es eclesiológicamente vacuo. Una y otra vez, el IL explora lo que hace una Iglesia «que escucha», con la que identifica la «sinodalidad». Se habla muy poco de una Iglesia docente que cumple el mandato del Maestro en la Gran Tarea: «Id y haced discípulos a todas las naciones . . enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado» (Mt. 28:19-20). Los pastores ordenados de la Iglesia parecen reducidos a lo que el IL describe como «facilitadores capaces de acompañar a las comunidades en la práctica [de la conversación en el Espíritu] como una prioridad en todos los niveles de la vida eclesial…». Además, el IL no aborda dos cuestiones planteadas en numerosas ocasiones durante este «proceso sinodal»: ¿Cómo puede una Iglesia permanentemente reunida ser una Iglesia permanentemente en misión? ¿Y cómo puede considerarse expresión del sensus fidelium, el «sentido de los fieles», un proceso en el que (en el mejor de los casos) ha participado el 1% de la Iglesia?

El IL carece lamentablemente de teología moral. El IL no afirma que las Bienaventuranzas sean la Carta Magna de la vida moral cristiana, o que los Diez Mandamientos y la enseñanza moral de la Iglesia sean guías que nos conduzcan a la felicidad personal, a la solidaridad social y, en última instancia, a la bienaventuranza: la vida eterna en la luz y el amor del Dios Tres Veces Santo. Más bien, la «escucha» a la que la IL convoca al Sínodo de octubre de 2023 parece dirigida en gran parte a cuestionar el carácter duradero y vinculante de las verdades morales que la Iglesia ha enseñado definitivamente, tanto sobre la base de la revelación como de la razón.

El IL es metodológicamente infantil. La «Asamblea Sinodal» de octubre de 2023 tendrá poca o ninguna libertad para definir su propósito o agenda. Estos ya han sido definidos por una serie de «Hojas de Trabajo» anexas al IL, que plantean cuestiones que los miembros de la Asamblea tienen instrucciones de abordar en sesiones plenarias y grupos de trabajo basados en el lenguaje. (¿Y quién puede dudar de que estos últimos contarán con «facilitadores» de la Secretaría General del Sínodo?). La impresión general que dan las Hojas de Trabajo de IL es que la Asamblea Sinodal será algo parecido a una clase de parvulario: «Coloread entre líneas, niñas y niños».

Hay muchas cosas en la Iglesia que necesitan renovación y reforma. El Documento de Trabajo para el Sínodo sobre la Sinodalidad no hace avanzar esa causa. Tampoco refleja la enseñanza cristocéntrica y el espíritu del Vaticano II.

Traducción del original en lengua inglesa realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }