Foto: Caritas Pakistan

Gran testimonio de fe en Pakistán: feligreses se reúnen para misa fuera de su iglesia incendiada

“Cuando entramos, los musulmanes locales se detuvieron y miraron con los ojos muy abiertos. Tenían caras muy enojadas y comenzaron a maldecirnos y a usar un lenguaje abusivo”, dijo uno de los asistentes

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Faisalabad, 21.08.2023).- Este domingo 20 de agosto hubo lágrimas de tristeza y miedo en Pakistán cuando una multitud de 700 personas asistieron a Misa frente a su iglesia incendiada tras uno de los peores brotes de persecución en el país en una generación.

En medio de estrictas medidas de seguridad, el obispo Indrias Rehmat de Faisalabad presidió la misa celebrada en las calles de Jaranwala, donde el miércoles 16 de agosto miles de personas huyeron de una turba de miles que se desató.

Hasta 24 iglesias, cientos de hogares cristianos y un cementerio cristiano fueron atacados en el ataque que fue provocado por informes de una acusación de blasfemia contra dos cristianos acusados ​​de profanar el Corán.

Después del servicio fuera de la Iglesia Católica de San Pablo, un líder de la comunidad cristiana, cuyo nombre no se refiere por razones de seguridad, dijo a ACN: “La mayoría de la gente estaba llorando en la Misa. Fue un momento muy doloroso, pero una oportunidad de compartir entre ellos su sensación de pérdida y tristeza”.

Aunque asistieron más de 30 policías, incluidas las fuerzas de élite, hubo temor entre los asistentes al servicio.

El contacto de ACN dijo: “Cuando entramos, los musulmanes locales se detuvieron y miraron con los ojos muy abiertos. Tenían caras muy enojadas y comenzaron a maldecirnos y a usar un lenguaje abusivo”.

Pero otros líderes cristianos informaron de una preocupación generalizada entre muchos musulmanes que, según dijeron, estaban «avergonzados» por lo sucedido y querían ayudar en todo lo que pudieran.

Foto: Caritas Pakistan

Dijeron que los líderes musulmanes insistían en que los responsables de la violencia debían ser llevados ante la justicia.

El contacto de ACN agregó que muchos de los cristianos que regresaban a Jaranwala estaban horrorizados por la magnitud de los daños causados ​​a sus hogares y dormían en el suelo sin luz eléctrica y sin poder cocinar.

El amigo de ACN dijo: “Las personas que regresan a sus hogares no encontraron nada, pero no tienen adónde ir; no pueden seguir durmiendo afuera en las calles o en los campos”.

Mientras tanto, el lunes 21 de agosto) el primer ministro interino Anwaarul Haq Kakar visitó Jaranwala y destacó su determinación de ayudar a lograr la paz y la justicia.

El contacto de ACN dijo que, sin embargo, había una ira generalizada hacia las autoridades que, en lugar de realizar evaluaciones estructurales de los edificios gravemente dañados, comenzaron a pintar las paredes ennegrecidas.

Mientras tanto, la Iglesia entregó paquetes de alimentos, jabón y otros artículos para el cuidado de la salud, tazas, platos y otros artículos básicos para el hogar.

El contacto de ACN dijo: “A muchas familias les faltan comidas, no tienen estufas, por lo que ni siquiera pueden preparar té. Se sienten muy emocionados y asustados”.

Share this Entry

John Pontifex

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")