Monasterio de Stella Maris en el Monte Carmelo. Foto: Primeros Cristianos

Judíos buscan apropiarse del monasterio de las carmelitas descalzas en el Monte Carmelo

Print Friendly, PDF & Email

El monasterio lleva meses en el punto de mira de este grupo. Al principio, hubo visitas esporádicas a la iglesia por parte de pequeños grupos. Posteriormente, decenas de personas, que llegaron al lugar en autobús, «asaltaron» el lugar sagrado. La mayoría eran jóvenes acompañados de adultos. Comenzaron a rezar «provocativamente», haciendo gestos irreverentes hacia los altares del interior del santuario. Provocaciones, insultos e improperios que los cristianos locales siempre han rechazado.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Nicola Scopelliti

(ZENIT Noticias – La Bussola Quotidiana / Tel Aviv, 22.08.2023).- Recientemente se ha creado en Haifa una nueva asociación de la ultraortodoxia judía. Sólo tiene un objetivo: apoderarse del monasterio de Stella Maris, en el Monte Carmelo, y los círculos cristianos de la ciudad israelí se han dado cuenta de ello.

Se trata de una nueva organización fundamentalista que se autodenomina «Comité por el Mandamiento del Profeta Eliseo», que hace un llamamiento a todos los ciudadanos judíos para que estén dispuestos a continuar e intensificar la lucha por obtener la tumba del Profeta Eliseo, si Stella Maris no proporciona un lugar de oración para los judíos. Los promotores de la iniciativa también invitan a quienes acudan al lugar a equiparse con cámaras visibles y ocultas para documentar la violencia de los cristianos.

De este modo, el clima entre judíos y cristianos en Haifa corre el riesgo de comprometer la coexistencia pacífica que ha perdurado aquí durante muchos años. Un rayo de esperanza se había abierto en los últimos días, cuando el presidente israelí, Isaac Herzog, visitó Stella Maris y se reunió con los responsables de las Iglesias cristianas de Tierra Santa. Que se trataba de una visita de cortesía es un hecho; se esperaba, sin embargo, que este encuentro pudiera calmar la tensión entre judíos ortodoxos y cristianos y poner fin a las provocaciones de los fundamentalistas del movimiento jasídico de los hasidim de Breslev.

De hecho, el monasterio lleva meses en el punto de mira de este grupo. Al principio, hubo visitas esporádicas a la iglesia por parte de pequeños grupos. Posteriormente, decenas de personas, que llegaron al lugar en autobús, «asaltaron» el lugar sagrado. La mayoría eran jóvenes acompañados de adultos. Comenzaron a rezar «provocativamente», haciendo gestos irreverentes hacia los altares del interior del santuario. Provocaciones, insultos e improperios que los cristianos locales siempre han rechazado.

Pero ahora, para la pequeña comunidad de cristianos, ya no se trata de afrentas, sino que se piensa que podría ser el comienzo de un plan para expulsar a los carmelitas de ese lugar. En este punto, los cristianos palestinos se han ofrecido a prestar un servicio voluntario de vigilancia en la iglesia. «Siempre ha habido cooperación y coexistencia pacífica en Haifa entre cristianos, judíos y musulmanes. Ahora observamos con gran preocupación que lo que está ocurriendo en el Monte Carmelo es alarmante», declaró el padre Elias Abbad, presidente del Tribunal de Apelaciones de la Iglesia griega melquita de Israel. Y prosiguió: «Tememos que la iniciativa de una minoría judía pueda ser seguida por otros grupos más numerosos, con la intención de hacerse con el control total del lugar, como ocurrió anteriormente en Nablús y Hebrón».

Imagen de la Virgen del Carmen de Stella Maris. Foto: Leobard Hinfelaar.

Durante su reciente visita, el Presidente israelí, Isaac Hergoz, que estuvo acompañado por su esposa y el Jefe de Policía, Yaakov Shabtai, declaró: «Considero este fenómeno extremista inaceptable en todos los sentidos. Estas iniciativas deben ser erradicadas, y agradezco a la policía y a las demás fuerzas del orden que se hayan tomado en serio este asunto». El Patriarca de Jerusalén, Su Beatitud Pierbattista Pizzaballa, que recibirá el birrete cardenalicio el 30 de septiembre, habló en nombre de todas las comunidades cristianas de Tierra Santa. Tuvo palabras de agradecimiento para el presidente israelí y los miembros de su delegación por su apoyo, no sólo en palabras, sino también en hechos. «Debemos trabajar juntos para reforzar el diálogo de solidaridad y respeto entre nosotros», dijo, «vivimos en los mismos lugares, codo con codo, y debemos vivir en paz, construir juntos nuestro futuro y apoyarnos mutuamente». Herzog, por su parte, añadió: «Sí, es importante para todas las religiones».

Pero las esperanzas y las garantías duraron poco. De hecho, el prior carmelita de Stella Maris, el padre Jean Joseph Bergara, envió una carta al Jefe de la Policía, el mismo que acompañó a Herzog en su visita al monasterio, para expresarle su pesar e incredulidad por el hecho de que estuviera negociando con el rabino Breslev Hasidim, un punto de referencia para este grupo, ofreciendo a los seguidores jasídicos la posibilidad de acercarse al monasterio, en lugar de utilizar los instrumentos en su poder para desalentar tales acciones. El padre Bergara se dirigió a Shabtai con estas palabras: «No lleves a cabo ninguna negociación sobre el destino de nuestro monasterio o de otros lugares relacionados con él, especialmente sobre asuntos que afecten a la paz y a la vida normal del lugar santo».

Mientras tanto, la lista de muertos israelíes y palestinos se hace cada vez más larga. El lunes 21 de agosto por la mañana, una mujer israelí, Batsheva Nigri, de 42 años, madre de tres hijos, maestra de guardería en el asentamiento cisjordano de Beit Hagai y residente en la cercana Efrat, murió tiroteada, y un hombre, Aryeh Gottlieb, de 39 años, también de Beit Hagai, que viajaba con ella, resultó gravemente herido en una emboscada cerca de la ciudad de Hebrón, al sur de Cisjordania. El hombre fue trasladado al Centro Médico Soroka de Beersheba para recibir tratamiento. También viajaba con ellos un niño de seis años que resultó ileso. La emboscada tuvo lugar en la carretera de la Ruta 60, cerca del cruce de Beit Hagai. El autor de los disparos era una persona que viajaba en un coche.  Los grupos terroristas Hamás y Yihad Islámica Palestina elogiaron el atentado como respuesta a la expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }