Niño en Gaza después de los ataques de Hamás Foto: Interferencia

Gaza: moralidad y mortalidad. Un análisis

De metáfora en metáfora, no es de extrañar que el concepto de moralidad, junto con el de justicia, figure entre los más evocados en las guerras contemporáneas, que cada vez se libran más incluso fuera del campo de batalla.

Share this Entry

Simone Varisco

(ZENIT Noticias – Caffe Storia / Roma, 11.11.2023).- Ciertamente, no es tranquilizador ver al ministro israelí de Patrimonio, Amichai Eliyahu, por enésima vez tras los desvaríos de Putin y su séquito, definir el uso de la bomba atómica en Gaza como «una de las posibilidades«. O escuchar hablar de «nazis» y «monstruos», por enésima vez tras los desvaríos de Putin y su séquito, en referencia a los civiles de la Franja. «Una metáfora», tuitea después Eliyahu. Porque las metáforas abundan en el mundo, sobre todo hoy.

Oscuridad y monstruos

Como las del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que ve en el conflicto con los terroristas de Hamás (¿pero dónde está trazada la frontera?) «una lucha entre los hijos de la luz y los hijos de las tinieblas, entre la humanidad y la ley de la selva». Otros antes que él, como varios miembros del gobierno del presidente ucraniano Volodymyr Zelens’kyj, han deshumanizado a los agresores rusos, identificándolos como orcos y trolls, recurriendo al legendarium literario tolkieniano.

De metáfora en metáfora, no es de extrañar que el concepto de moralidad, junto con el de justicia, figure entre los más evocados en las guerras contemporáneas, que cada vez se libran más incluso fuera del campo de batalla.

Moral y oportunidades perdidas

Es el caso, por ejemplo, de la acusación de «inmoralidad por el uso de la ambigüedad lingüística» dirigida hace unas semanas por la Embajada de Israel ante la Santa Sede a los Patriarcas y Jefes de las Iglesias de Jerusalén, culpables de haber adoptado una posición de condena equivalente con respecto a «cualquier forma de ataque contra civiles venga del bando que venga».

En el mismo frente, más recientemente, el rabino Noam Marans, responsable de relaciones interreligiosas del Comité Judío Americano, una de las más antiguas organizaciones de defensa de los judíos, calificóde «oportunidad perdida para la claridad moral» la ausencia de una condena explícita de la violencia de Hamás por parte de la XVI Asamblea General sobre la Sinodalidad reunida en el Vaticano en los últimos días. Cerrando la puerta a posibles interpretaciones de paz. «Creo que mostraría un verdadero liderazgo moral si todos los líderes católicos condenaran hoy específicamente los bárbaros ataques terroristas contra Israel y no los minimizaran mediante una oposición general a la guerra y a las aspiraciones de paz que todos tenemos».

El rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni, se hace eco de sus palabras en una carta al diario italiano la Repubblica. «La oración es un arma aunque no dispare, y su moralidad depende de su contenido», escribe el rabino Di Segni. «Es hermoso ver multitudes que se reúnen para pedir la paz, que miran los términos de los conflictos, que quieren el fin del sufrimiento, pero debemos plantearnos si mirar más allá no significa aplanar las diferencias e igualar a todos».

Equidistancia inmoral: el caso de Israel en Ucrania

Demostrando lo complejo, variado e interconectado que es el escenario internacional -y lo cambiantes que son los parámetros de la moralidad humana- el año pasado se lanzaron acusaciones de «inmoralidad», además con respecto a la guerra en Ucrania, contra el gobierno de Netanyahu. La política de Israel en Ucrania no sólo es inmoral. También es imprudente», titulaba en abril de 2022 Haaretz, periódico del Israel liberal, conciencia crítica y espina clavada en el costado del Likud de Benjamín Netanyahu.

«La política de Israel parece trascender lo humeante, y es sencillamente insensata y moralmente vergonzosa. […] Israel ha dado vueltas a la cuestión de condenar a Rusia, explicando que existen ‘sensibilidades estratégicas’ en las relaciones con Moscú, lo que cada vez suena más como una excusa débil e injustificable», denunció entonces Alon Pinkas desde las páginas de Haaretz. «Israel ha adoptado un tipo de cuasi neutralidad descaradamente inmoral y políticamente imprudente».

 Moralidad y armamento

Por su parte, sólo unas semanas después, presionado por los periodistas en el vuelo de regreso de su viaje apostólico a Kazajistán, el Papa Francisco intervino sobre el envío de armamento a los ucranianos. ‘Se trata de una decisión política, que puede ser moral, moralmente aceptada, si se hace según las condiciones de la moral’, explicó el Papa.

«Pero puede ser inmoral -continúa el Papa Francisco, insinuando algo más de su pensamiento- si se hace con la intención de provocar más guerra o vender armas o desechar aquellas armas que ya no necesito… La motivación es lo que califica en gran medida la moralidad de este acto. Defenderse no sólo es lícito, sino también una expresión de amor a la patria». Felices los niños de la época en que eran los cuentos de hadas los que tenían moral.

 

 Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación