Alfredo Fernández a las puertas de la sede de El País sosteniendo entre las manos su libro de estilo Foto: Infocatólica

España: anuncian que probablemente salgan más casos falsos en “investigación” sobre abusos del El País

Print Friendly, PDF & Email

Entrevista con Alfredo Fernández, rostro visible del grupo de católicos que auditó la “investigación” sobre abusos sexuales en ámbito eclesiástico del periódico El País y del informe del Defensor del Pueblo, mostrando la falta de rigor profesional en las investigaciones y en el informe al evidenciar que aceptaron como cierto un caso inventado

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Madrid, 10.12.2023).- Era el 23 de noviembre de 2023 cuando el diario español ABC publicó una nota que evidenciaba una cosa: la falta de rigor en la investigación de casos de abuso sexual en entorno eclesiástico en España.

Había pasado casi un mes desde que el Defensor del Pueblo, un ex religioso afiliado al Partido Socialista Obrero Español, diese a conocer el “Informe sobre abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica y el papel de los poderes públicos” en el Congreso. En ese informe se contenía al menos un caso no verificado y, además, falso: el que unas semanas después habría sido evidenciado por el diario ABC.

Para muchos, una falta de respeto a las verdaderas víctimas. Y secundariamente también contra los inocentes acusados de abusos. El mismo caso estaba recogido por una “investigación” de un diario que desde más tiempo atrás venía ejerciendo presión contra la Iglesia en este ámbito específico: el periódico socialista El País. La deficiencia en sus procesos de validación le mereció el desprestigio tras salir a la luz que su “investigación” tenía al menos un caso falso. Pero en lugar de disculparse por su falta de profesionalidad, El País arremetió contra la persona detrás del caso falso de abuso, en algo que se parece ya más al acoso. Le hemos entrevistado.

***

Pregunta: Gracias por aceptar esta entrevista. Le han acusado de mentir al idear y poner en acto una operación que logró evidenciar la carente profesionalidad periodística de un medio de comunicación y también la falta de rigor de un informe. ¿Puede decirnos cuál ha sido la intención de fondo detrás de lo que han hecho y el contexto en que toda esta idea se dio?

Respuesta: Cuando un medio decide iniciar una campaña con una clara discriminación porque solo les interesan las víctimas de la Iglesia, es consciente de que el tema es suficientemente serio como para no tomarse a la ligera unas investigaciones sesgadas de inicio. Tuvimos la opción de ver cómo se comportaban ante algunas denuncias en alguna comunidad religiosa y vimos que el modo de proceder hacía aguas por todos los lados. Solo queríamos demostrar al mundo que nada importaba más que perseguir a la Iglesia Católica. Habían fracasado con campañas anteriores y tras esas frustraciones apareció el tema de los abusos y aunque fueran extraordinariamente minoritarios, sí habían encontrado un buen filón para menoscabar la imagen de la Iglesia porque tienen altavoces increíblemente potentes y pueden amplificar lo que quieran. Tampoco están acostumbrados a que nadie les contradiga y eso nos motivó a llevar realizar esta auditoría de calidad. Lo nuestro sí se llama periodismo de investigación.

Pregunta: El periódico El País fue el primero en publicar y publicitar una cifra de 400 mil víctimas de abusos en España al extrapolar cifras tomadas de una encuesta de GAD3. En una entrevista en la cadena COPE al director de la encuestadora, él mismo calificó el hecho de “delirio estadístico”. Dado que el periódico El País le acusa de mentir, ¿por qué esa extrapolación no sería también una mentira en la cual, además, perseveran? De hecho, la defensora del lector publicó una defensa en que se remarca en una cifra que no corresponde a la realidad…

Respuesta: El problema de esa encuesta es lo que EL PAÍS silencia. Si seguimos el razonamiento que ellos mismos aceptan como válido, llegamos a las siguientes conclusiones matemáticas:

1,13% de abusados en ámbitos religiosos da, según ellos, 440.000 víctimas.

11,7% de abusos totales da como resultado 4.597.168. Más de cuatro millones y medio de españoles habrían sufrido abusos sexuales.

El País, por tanto, estaría ignorando en su campaña contra la Iglesia a más de 4.000.000 de víctimas que sufrieron abusos en ámbitos no religiosos y a las que consideraría de segunda categoría. Es decir, estaría ninguneando a más del 90% de las víctimas que tanto dicen preocuparles.

Si casi 5 millones de españoles han sufrido abusos sexuales, estarían deambulando por nuestras calles varios millones de violadores. Por menos de eso en España se confinó a la población en sus casas.

Su perseverancia en lo grotesco les acerca aún más al sainete. El Excel no falla.

Pregunta: Desde su punto de vista, ¿qué ha demostrado exactamente este caso y que supone como reto para posteriores investigaciones tanto externa a la Iglesia como para las que promueve la Conferencia Episcopal Española?

Respuesta: Tanto la credibilidad como la intencionalidad del medio. Venían de fracasar estrepitosamente con el tema de las inmatriculaciones y jamás aceptaron esa derrota, aunque guardaron silencio esperando que se olvidara y lo lograron. Volvieron a la carga con el tema de los abusos y cuando pensaron que había derrotado a la Iglesia de Cristo se encontraron con nuestra auditoría. Siguen nerviosos. Cada paso que dan, cometen errores bisoños. Al sacar mi foto y publicar datos de mi vida privada, para intentar así amedrentarme y que cesara en mi lucha de la defensa de la verdad, le dieron una formidable publicidad a nuestra auditoría.

Ahora bien, nuestro trabajo no debe servir de coartada para no reconocer a las víctimas reales, ni para la autocomplacencia de nadie. Los abusos existieron y hay que ayudar a sanarlos del modo que sea justo.

La auditoría contratada por los obispos ha sido un error evidente, tal y como se está desarrollando. No debemos engañarnos y sé que nuestros pastores lo hicieron con la mejor intención. Alguien les convenció de la conveniencia de contratar al despacho de abogados de Cremades. Vistos los resultados, en cualquier empresa privada, el precursor de ese despropósito habría dimitido o se le habría reubicado.

Pregunta: Ud ha contado que desde el periódico El País le han contactado por teléfono. De hecho, han publicado datos personales acerca de ud., e incluso han querido asociar a esta caza de brujas a la institución de la que forma parte, el Opus Dei. ¡Parece que investigaron mejor su vida que la del falso caso de abuso! ¿Se siente acosado? ¿Teme algo? ¿Quién es usted?

Respuesta: Lo están intentando. Ya lo saben todo de mí y me han hecho famoso sin ambicionarlo. Recibo halagos y felicitaciones cada día. También me critican. Intento que los elogios no se me suban a la cabeza y que los vituperios no me distraigan del camino. Soy un hijo de la Iglesia de Cristo y el juicio sobre mis intenciones, mis motivaciones y mis medios se lo dejo a Él en exclusiva. Le pido que me juzgue benigno por todo lo que hice a lo largo de mi vida. Él sabe qué he hecho y por qué lo he hecho, y para mí eso es lo único relevante. Las Bienaventuranzas me dan una motivación extra y ser perseguido por defender la Iglesia de Cristo me acerca un poco más al cielo. Pido humilde a los hermanos cristianos que lean esta entrevista que sigan rezando por mí y por mi equipo.

Pregunta: En la llamada que le hicieron desde El País el pasado viernes 1 de diciembre manifestaron preocupación por la posibilidad de más casos no verificados de abusos en la base de datos del periódico. ¿Veremos más?

Respuesta: Es bastante probable. Tenemos que medir bien los tiempos para causar los mejores efectos…

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }