cardenal Fridolin Ambongo, arzobispo de Kinshasa y presidente del Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar Foto: Vatican Media

Toda África responde unánime a Roma: no se bendecirán parejas homosexuales

Las Conferencias Episcopales de toda África, que han reafirmado firmemente su comunión con el Papa Francisco, creen que las bendiciones extralitúrgicas propuestas en la Declaración Fiducia supplicans no pueden llevarse a cabo en África sin exponerse a escándalos. Recuerdan, como claramente lo hace Fiducia supplicans, al clero, a las comunidades religiosas, a todos los creyentes y a las personas de buena voluntad, que la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio cristiano y la sexualidad permanece inalterada

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Accra, 11.01.2024).- Reproducimos en traducción al castellano la “Síntesis de las respuestas de las Conferencias Episcopales Africanas a la Declaración Fiducia supplicans” emitida por el cardenal Fridolin Ambongo, arzobispo de Kinshasa y presidente del Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar, es decir, la realidad supranacional que engloba a todas las Conferencias Episcopales de África y Madagascar.

***

SIMPOSIO DE LAS CONFERENCIAS EPISCOPALES DE ÁFRICA Y MADAGASCAR
NO HAY BENDICIÓN PARA LAS PAREJAS HOMOSEXUALES EN IGLESIAS AFRICANAS

Síntesis de las respuestas de las Conferencias Episcopales Africanas a la Declaración Fiducia supplicans

 

Queridos hermanos y hermanas en el Señor,

¡Gracia y Paz!

El mensaje que les transmito hoy ha recibido la conformidad de Su Santidad el Papa Francisco y de Su Eminencia el Cardenal Víctor Manuel Fernández, Prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe.

Presenta un resumen consolidado de las posiciones adoptadas por diversas Conferencias Episcopales Nacionales e Interterritoriales en todo el continente Africano, en respuesta a la publicación de la Declaración Fiducia supplicans del Dicasterio para la Doctrina de la Fe del 18 de Diciembre de 2023. Dentro de la Familia de Dios en África, esta Declaración ha causado conmoción, ha sembrado conceptos erróneos y malestar en el ánimo de muchos fieles laicos, personas consagradas e incluso pastores y ha suscitado fuertes reacciones.

La síntesis de las respuestas de las Conferencias Episcopales Africanas pone de relieve una comprensión y un enfoque común por su parte. Abarca sus puntos de vista sobre la doctrina inalterada del matrimonio dentro de la Iglesia, el cuidado pastoral extendido a todos los miembros de la Iglesia y su posición unificada sobre las uniones entre personas del mismo sexo.

1. Doctrina sin cambios sobre el matrimonio y la sexualidad
En sus varios mensajes, las Conferencias Episcopales de la familia de la Iglesia de Dios en África comienzan reafirmando su inquebrantable adhesión al Sucesor de Pedro, su comunión con él y su fidelidad al Evangelio. Reconocen colectivamente que la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia permanece sin cambios. Todos notaron los pasajes en los que Fiducia supplicans reafirmaba esta posición tradicional de la Iglesia y excluía explícitamente el reconocimiento del matrimonio homosexual. Esta posición, arraigada en las Sagradas Escrituras, ha sido enseñada ininterrumpidamente por el Magisterio universal de la Iglesia. Por lo tanto, se consideran inaceptables ritos y oraciones que podrían desdibujar la definición de matrimonio, como unión exclusiva, estable e indisoluble entre un hombre y una mujer, abierta a la procreación. La distinción hecha por Fiducia supplicans entre bendiciones litúrgicas o bendiciones rituales formales y bendiciones espontáneas no pretende ordenar que haya bendiciones para parejas en situaciones irregulares y parejas del mismo sexo (cf. 31), incluso si el documento dice que “deben ser llevados a cabo fuera de los marcos litúrgicos” (cf. 31 y 38).

2. Cuidado pastoral y orientación
A través de las declaraciones de las Conferencias Episcopales, la Iglesia en África, como familia de Dios, reafirma su compromiso de continuar la asistencia pastoral a todos sus miembros. Se alienta al clero a brindar atención pastoral acogedora y de apoyo, particularmente a parejas en situaciones irregulares. Las Conferencias Episcopales Africanas subrayan que las personas con tendencia homosexual deben ser tratadas con respeto y dignidad, al tiempo que recuerdan que las uniones de personas del mismo sexo son contrarias a la voluntad de Dios y, por tanto, no pueden recibir la bendición de la Iglesia.

3. Posición sobre las uniones homosexuales y las parejas del mismo sexo
Las Conferencias Episcopales prefieren en general —siendo cada Obispo libre en su diócesis— no ofrecer bendiciones a las parejas del mismo sexo. Esta decisión surge de la preocupación por la potencial confusión y escándalo dentro de la comunidad de la Iglesia. La constante enseñanza de la Iglesia califica los actos homosexuales de “intrínsecamente desordenados” (CDF, decl. «Persona humana» 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso. (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2357).

Para apoyar esta posición, una gran mayoría de las intervenciones de los Obispos Africanos se basan sobre todo en la Palabra de Dios. Citan pasajes que condenan la homosexualidad, notablemente Lv 18:22-23, donde la homosexualidad está explícitamente prohibida y considerada una abominación. Este texto legislativo testifica estas prácticas en el entorno de Israel, así como otras prácticas que Dios prohíbe, como el infanticidio (cf. el sacrificio de Isaac). Una Conferencia Episcopal añadió el escándalo de los homosexuales de Sodoma (cf. Gén 19, 4-11). En la narración del texto, la homosexualidad es tan abominable que conducirá a la destrucción de la ciudad. En el Nuevo Testamento, San Pablo, en la Carta a los Romanos, condena también lo que él llama relaciones antinaturales (cf. Rom 1,26-33) o morales vergonzosas (cf. 1 Cor 6,9-10).

Adicionalmente a estas razones bíblicas, el contexto cultural en África, profundamente arraigado en los valores de la ley natural sobre el matrimonio y la familia, complica aún más la aceptación de las uniones de personas del mismo sexo, al ser vistas como contradictorias con las normas culturales e intrínsecamente corruptas.

4. Declaración final
En resumen, las Conferencias Episcopales de toda África, que han reafirmado firmemente su comunión con el Papa Francisco, creen que las bendiciones extralitúrgicas propuestas en la Declaración Fiducia supplicans no pueden llevarse a cabo en África sin exponerse a escándalos. Recuerdan, como claramente lo hace Fiducia supplicans, al clero, a las comunidades religiosas, a todos los creyentes y a las personas de buena voluntad, que la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio cristiano y la sexualidad permanece inalterada. Por esta razón, nosotros, los Obispos Africanos, no consideramos apropiado que África bendiga las uniones homosexuales o las parejas del mismo sexo porque, en nuestro contexto, esto causaría confusión y estaría en directa contradicción con el ethos cultural de las comunidades Africanas. El lenguaje de Fiducia supplicans sigue siendo demasiado sutil para que lo entienda la gente sencilla. Además, sigue siendo muy difícil convencer de que personas del mismo sexo que viven en una unión estable no reivindican la legitimidad de su propio estatus. Nosotros, los Obispos Africanos, insistimos en el llamado a la conversión de todos.

Como Oseas, Jesús viene a dar testimonio de la ternura de Dios: “No vino a llamar a justos, sino a pecadores” (Mt 9,3). De esto no hay duda. Pero Jesús también extiende su mano al pecador para que se convierta (cf. Mc 1,5). Después de mostrar tanta ternura a la mujer sorprendida en adulterio, le dijo: “Vete, y en adelante no peques más” (Jn 8,11). Como sal de la tierra y luz del mundo (cf. Mt 5, 13-14), la misión misericordiosa de la Iglesia es ir contra la corriente del espíritu del mundo (cf. Rom 12, 2) y ofrecerle lo mejor, aunque sea exigente.

Algunos países prefieren tener más tiempo para profundizar la Declaración la cual, de hecho, ofrece la posibilidad de estos beneficios pero no los impone. En cualquier caso, seguiremos reflexionando sobre el valor del tema general de este documento, más allá de las simples bendiciones para los matrimonios en situación irregular, es decir, sobre la riqueza de las bendiciones espontáneas en el cuidado pastoral.

“Gracia y paz”: es con estas palabras tomadas de San Pablo en comunión con Su Santidad el Papa Francisco y todos los Obispos Africanos, que como Presidente del Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar (SECAM), concluyo pues este mensaje llamando a las comunidades Cristianas a no dejarse sacudir. Su Santidad el Papa Francisco, firmemente opuesto a cualquier forma de colonización cultural en África, bendice de todo corazón al pueblo Africano y lo alienta a permanecer fiel, como siempre, a la defensa de los valores cristianos.

 

Dado en Accra, 11 de Enero, 2024

 

Fridolin Cardenal AMBONGO, ofm cap
Arzobispo Metropolitano de Kinshasa
Presidente de CECAM

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación