Dona ahora!
El Papa en la catedral de Génova

El Papa en la catedral de Génova

10:00 – Génova, el Papa en la catedral: Encuentro a 360º con el clero y religiosas

Respondiendo a cuatro preguntas, el Pontífice aborda una gran cantidad de temas

(ZENIT – 27 May. 2017).- El papa Francisco tuvo en la catedral de Génova un encuentro de casi dos horas con los obispos, el clero, los seminaristas y religiosos y religiosas de la Región eclesiástica Liguria. Presentes también algunos representantes de otras confesiones.

“Hermanos y hermanas les invito a rezar juntos por nuestros hermanos egipcios que fueron asesinados porque no quisieron renegar a su fe. Junto a ellos, a sus obispos, a mi hermano Tawadros, les invito a rezar en silencio y después un Ave María”.

El Santo Padre respondió a cuatro preguntas, tocando muchos temas, entre ellos el de la vida apurada, “mirando siempre el reloj”, sin escuchar debidamente al prójimo, “ese no es un modo pastoral, Jesús no hacía así”, dijo.

Invitó también a “temer una vida estática” e indicó que cuando está todo demasiado organizado, hay algo que no va… En cambio indico que es necesario “pasar con el Señor un tiempo más”. Una vida tan estructurada “no es una vida cristiana”. Ese párroco “podrá ser un buen empresario”, pero “ese no es un estilo cristiano”.

Invitó también a estar abiertos a la sorpresa de Dios y no “perder la alegría del encuentro”. Recordó que Jesús estuvo siempre en camino y señaló la necesidad de ser una Iglesia en salida. Que incluso los que iban como eremitas del desierto, iban para luchar.

Invitó a rezar pero no como papagallo, sino para encontrar al Señor. “Quédate quieto, déjate mirar por el Señor”, y con la gente lo mismo.

Recordó cuando Jesús preguntó quién le había tocado, en medio a una multitud. “Dejarse cansar por la gente, no defender demasiado la propia tranquilidad. Voy al confesionario: hay una cola, pero tenía pensado salir…”.

“Otro signo de que no se va por el buen camino, es cuando el sacerdote habla demasiado de sí”, recordó el Papa. “Ese no es un hombre de encuentro, al máximo es un hombre del espejo”, dijo. En cambio el cura que lleva una vida de encuentro con el Señor, en la oración y con la gente hasta el final del  día acaba ‘arrasado’, san Luis Orione decía, ‘como un trapo’”.¿Me dejo cansar por la gente? Este era Jesús.

Siempre respondiendo les invitó a “perder tiempo en las reuniones”, y que “cuando no hay fraternidad sacerdotal hay traición, se traiciona al hermano, se lo vende”. Porque “Cuanto más estamos cerrados en nuestros intereses, tanto más criticamos a los otros”.

Por ello aseguró que aconseja a los formadores: si un seminarista parece bueno, “pero es un chismoso, si no se corrige échenlo”, porque será una hipoteca para la fraternidad presbiterial.

El Santo Padre en sus respuestas habló también de la diocesanidad: “que nos salva de la abstracción”, porque “la diócesis es aquella parte del pueblo de Dios que tiene un rostro”, con los carismas relacionados a la vida de esa diócesis. Así como la disponibilidad de ir donde es más necesario.

Sobre la falta de vocaciones recordó que es una crisis transversal, que toca a todos, también a las vocaciones matrimoniales. Reconoció entretanto que la baja natalidad no favorece el crecimiento de las vocaciones, pero rechazó la idea de involucrar personas de situaciones sociales adversas proponiendo una idea de carrera y señaló algunos casos fracasados que conoció en esa línea.

“Si queremos tener consagrados y consagradas, sacerdotes, tenemos que dar testimonio de que somos felices. Y que terminamos nuestra vida felices de la decisión que Jesús ha hecho con nosotros”. Un joven se pregunta: “¿quiero ser como ellos?”.

Del buen ejemplo que vale más que las palabras, incluso narró varios hechos relacionados a su vida de pastor, como el de una monjita coreana que llegó a Buenos Aires, que no hablaba español, pero que todos los ancianos a quienes asistía quedaban entusiasmados ‘por lo que decía’.

“¡Gracias, por lo que hacen, mil gracias!, concluyó  por “vuestra vida consagrada, por vuestra vida presbiterial”.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación