Dona ahora!

El Santo Padre: ‘Solo la integración entre los pueblos puede dar un futuro de paz y de esperanza’

Integrar en el desarrollo: la economía, las finanzas, el trabajo, la cultura, la vida familiar, la religión, como una orquesta

(ZENIT – Ciudad del Vaticano, 4 Abr. 2017).- “Solo el camino de la integración entre los pueblos consiente a la humanidad un futuro de paz y de esperanza”. Para ello es necesario lograr un desarrollo humano integral.

Esta fue la indicación del santo padre Francisco al recibir este martes por la mañana en audiencia a los participantes del encuentro promovido por el Dicasterio para el servicio del desarrollo humano integral, con motivo de los 50 años de la encíclica Populorum Progressio, el cual se ha realizado ayer lunes 3 y hoy martes 4, en el Aula nueva del sínodo, en el Vaticano.

El Papa recuerda que fue el beato Pablo VI quien en esta encíclica precisó el significado de ‘desarrollo humano integral’, o sea ‘desarrollo de cada hombre y de todo el hombre’.

Y señaló que con estos presupuestos “el deber de la solidaridad nos obliga a buscar las modalidades justas para compartir, evitando la separación entre quien tiene demasiado y descarta y quien es descartado, porque “solo el camino de la integración entre los pueblos consiente a la humanidad un futuro de paz y de esperanza”.

Señaló también que es necesario integrar en el desarrollo, la economía, las finanzas, el trabajo, la cultura, la vida familiar, la religión, cada uno en su tema, como una orquesta que toca bien si todos los instrumentos están afinados y siguen un partitura.

“Hay que integrar la dimensión individual y la comunitaria”, indicó el Papa, ante una cultura “que ha exaltado al individuo hasta volverlo una isla”, y de otro con ideologías que oprimen la personalidad, la libertad y masifican. Masificación, precisó a la que están interesados poderes económicos que quieren imponer un mercado global para obtener lucro.

El ‘yo’ y ‘la comunidad’ no se hacen competencia, aseguró el Pontífice, porque las relaciones interpersonales hacen madurar y esto vale aún más para la familia.

O sea integrar cuerpo y alma, porque “ninguna obra de desarrollo podrá alcanzar verdaderamente su finalidad si no respeta aquel lugar en el cual Dios está presente y habla a nuestro corazón”. El Papa recuerda así que “el concepto de persona nacido y madurado en el cristianismo, ayuda a perseguir un desarrollo plenamente humano”. Porque cuando se dice ‘persona’ se dice siempre “relación y no individualismo, se afirma la inclusión y no la exclusión”.

 

 

 

 

About Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación