Dona ahora!
Papa Francisco © Vatican Media

Papa Francisco © Vatican Media

Encuentro de Rímini: “Mirar a Jesús nos prepara para mirar todo con ojos nuevos”

Mensaje del Papa Francisco

(ZENIT – 19 agosto 2019).- Con ocasión de la 40ª edición del Encuentro de la Amistad entre los Pueblos, que se abrió el pasado 18 de agosto en Rímini con el tema “Tu nombre ha nacido de lo que has visto”, el Papa Francisco envió un mensaje al obispo de dicha diócesis, Mons. Francesco Lambiasi, a través del cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, el pasado 16 de agosto de 2019.

“Mirar a Jesús purifica nuestra vista y nos prepara para mirar todo con ojos nuevos. Cuando se encuentran con Jesús, cuando miran al Hijo del Hombre, los pobres y los sencillos se encuentran a sí mismos, se sienten amados en lo más profundo por un Amor sin medida”, indica Francisco en el contexto del encuentro, titulado “Tu nombre ha nacido de lo que has visto”.

El Pontífice reflexiona: “¡Cuántas personas olvidadas necesitan urgentemente ver el rostro del Señor para volver a encontrarse a sí mismas! El hombre de hoy vive a menudo en la inseguridad, caminando como una tentadora, extraña a sí misma; parece no tener más consistencia, hasta el punto de dejarse aferrar fácilmente por el miedo. Pero entonces, ¿qué esperanza puede haber en este mundo? ¿Cómo puede el hombre encontrarse a sí mismo y volver a tener esperanza? No puede hacer esto sólo a través del razonamiento o la estrategia. He aquí el secreto de la vida, el que nos hace salir del anonimato: fijar la mirada en el rostro de Jesús y familiarizarnos con Él”.

“También nosotros hemos sido mirados, elegidos, abrazados”, indica el Papa, haciendo referencia al profeta Ezequiel en la maravillosa alegoría de la historia de amor con su pueblo: “Fuiste hija de extraños, fuiste apartada; pero yo pasé, te limpié y te llevé conmigo” (cf. Ez 16). “Nosotros también éramos ‘extraños’, y el Señor vino, nos dio una identidad y un nombre”, recuerda el Santo Padre.

“En una época en la que las personas son a menudo figuras anónimas sin rostro porque no tienen a nadie a quien mirar, la poesía de san Juan Pablo II nos recuerda que existimos porque estamos relacionados”.

Encuentro de Rímini

El Encuentro se celebra del 18 al 24 de agosto en la localidad italiana. Es convocado por el movimiento Comunión y Liberación, abierto a la participación de todos. La cultura en el Encuentro se expresa como una experiencia, originada en el deseo de descubrir la belleza de la realidad. Todo ello en los siete días del evento que a lo largo de los años se ha convertido en la fiesta cultural más popular del mundo.

A finales de los años 70, entre algunos amigos de Rímini, que comparten la experiencia cristiana, nació el deseo de encontrar, conocer y llevar a Rímini todo lo que es hermoso y bueno en la cultura de la época. Así nació el “Encuentro por la Amistad entre los Pueblos” en 1980: Un encuentro entre personas de diferentes creencias y culturas. “Un lugar de amistad donde se puede construir la paz, la convivencia y la amistad entre los pueblos. Una red de encuentros que surgen de personas que comparten una tensión por la verdad, el bien y la belleza”, describe el propio movimiento.

***

Mensaje del Papa Francisco

Con ocasión del XL Encuentro de Amistad entre los Pueblos, me es grato enviarles a ustedes, a los organizadores, a los voluntarios y a todos los que participarán en él, los saludos y los mejores deseos del Sumo Pontífice.

El tema elegido este año está tomado de un poema de san Juan Pablo II, que hace referencia a la Verónica, que se abre paso entre la multitud para secar el rostro de Jesús en el camino de la cruz: “Tu nombre nació de lo que mirabas” (K. Wojtyła, “III. El nombre”, en Id, Todas las obras literarias, Milán 2001, 155). El Siervo de Dios Don Luigi Giussani comentaba este versículo poético de la siguiente manera: “Imaginemos la multitud, Cristo pasando con la cruz, y ella mirando a Cristo y abriendo un hueco en la multitud mirándolo a Él. Todo el mundo la mira. Ella que no tenía rostro, era una mujer como las demás, adquirió un nombre, es decir, rostro, personalidad en la historia, por lo que todavía la recordamos, por lo que miraba. Amar es afirmar al otro” (La convenienza umana della fede, Milán 2018, 159-160).

“Fue mirado y luego fue visto; […] si no se le hubiera mirado, no se le habría visto” (San Agustín, Discursos, 174, 4.4), dice san Agustín de Zaqueo. Esta es la verdad que la Iglesia ha estado anunciando al hombre durante 2.000 años. Cristo nos amó, dio su vida por nosotros, por cada uno de nosotros.
para afirmar nuestro rostro único e irrepetible. Pero, ¿por qué es tan importante que hoy resuene de ¿Cuál es el problema con este anuncio? Porque muchos de nuestros contemporáneos caen bajo los golpes de las pruebas de la vida, y se encuentran solos y abandonados. Y a menudo son tratados como números en una estadística. Pensemos en las miles de personas huyen de la guerra y la pobreza todos los días: ante las cifras, son rostros, gente, nombres e historias. Nunca debemos olvidar esto, especialmente cuando la cultura de los residuos margina, discrimina y explota, amenazando la dignidad de la persona.

¡Cuántas personas olvidadas necesitan urgentemente ver el rostro del Señor para volver a encontrarse a sí mismas! El hombre de hoy vive a menudo en la inseguridad, caminando como una tentadora, extraña a sí misma; parece no tener más consistencia, hasta el punto de dejarse aferrar fácilmente por el miedo. Pero entonces, ¿qué esperanza puede haber en este mundo? ¿Cómo puede el hombre encontrarse a sí mismo y volver a tener esperanza? No puede hacer esto sólo a través del razonamiento o la estrategia. He aquí el secreto de la vida, el que nos hace salir del anonimato: fijar la mirada en el rostro de Jesús y familiarizarnos con Él. Mirar a Jesús purifica nuestra vista y nos prepara para mirar todo con ojos nuevos. Cuando se encuentran con Jesús, cuando miran al Hijo del Hombre, los pobres y los sencillos se encuentran a sí mismos, se sienten amados en lo más profundo por un Amor sin medida.

Pensemos en el momento en que el innombrado de I promessi sposi (Los prometidos) se encuentra frente al Cardenal Federigo que lo abraza: “El Innombrado, disolviéndose de ese abrazo, es
cubrió de nuevo sus ojos con una mano y, levantando juntos el rostro, exclamó: “Verdaderamente grande es Dios”. Dios es verdaderamente bueno, ahora me conozco a mí mismo” (A. Manzoni, I promessi sposi, Milán 2012, 481).

También nosotros hemos sido mirados, elegidos, abrazados, como nos recuerda el profeta Ezequiel en la maravillosa alegoría de la historia de amor con su pueblo: “Fuiste hija de extraños, fuiste apartada; pero yo pasé, te limpié y te llevé conmigo” (cf. Ez 16). Nosotros también éramos “extraños”, y el Señor vino, nos dio una identidad y un nombre.

En una época en la que las personas son a menudo figuras anónimas sin rostro porque no tienen a nadie a quien mirar, la poesía de san Juan Pablo II nos recuerda que existimos porque estamos relacionados. Al Papa Francisco le encanta subrayar esto refiriéndose al Evangelio de la vocación de Mateo: “Un día, como cualquier otro, mientras estaba sentado en la mesa de recaudación de impuestos, Jesús pasó y lo vio, se le acercó y le dijo: “Sígueme”. Y se puso de pie, lo siguió. Jesús lo miró. ¡Qué fuerza de amor tenía la mirada de Jesús para mover a Mateo como lo hizo él! ¡Qué fuerza deben tener esos ojos para levantarlo! Jesús se detuvo, no pasó de largo, lo miró sin prisa, lo miró en paz. Lo miró con ojos de misericordia; lo miró como nadie lo había mirado antes. Y esa mirada le abrió el corazón, lo liberó, lo sanó, le dio esperanza, una nueva vida”. (Homilía, Plaza de la Revolución, Holguín, Cuba, 21 Septiembre de 2015).

Esto es lo que hace que el cristiano sea una presencia en el mundo diferente de todos los demás, porque trae consigo el anuncio de que -sin saberlo- los hombres y mujeres de nuestro tiempo tienen más sed: Es entre nosotros Él quien es la esperanza de vida. Seremos “originales” si nuestro rostro es el espejo del rostro de Cristo resucitado. Y esto será posible si crecemos en la conciencia a la que Jesús invitó a sus discípulos, como en aquel tiempo después de enviarlos a la misión: “Los setenta y dos regresaron llenos de alegría” por los milagros que habían hecho; pero Jesús les dice: “Alegraos más bien porque vuestros nombres están escritos en el cielo” (cf. Lc 10,20-21). Este es el milagro de los milagros. Este es el origen de la alegría profunda que nada ni nadie puede quitarnos: nuestro nombre está escrito en el cielo, y no por nuestros méritos, sino por un don que cada uno de nosotros recibió por el Bautismo. Un regalo que estamos llamados a compartir con todos, sin excluir a nadie. Esto significa ser un discípulo misionero.

El Santo Padre Francisco espera que el Encuentro sea siempre un lugar acogedor, donde la gente pueda “fijar rostros”, experimentando su propia identidad inconfundible. Es la manera más bella de celebrar este aniversario, mirando hacia adelante sin nostalgia ni miedo, siempre sostenida por la presencia de Jesús, inmerso en su cuerpo que es la Iglesia. La memoria agradecida de estas cuatro décadas de duro trabajo y de creativa obra apostólica pueden suscitar nuevas energías, para el testimonio de fe abierto a los vastos horizontes de la emergencia contemporánea.

Su Santidad invoca la protección maternal de la Virgen María y envía de corazón la bendición apostólica a Vuestra Excelencia y a toda la comunidad de la Asamblea.

Añado mi deseo personal y el aprovecho la circunstancia para confirmar mis respetos.

About Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación