Dona ahora!
Francisco ha recibido a la Archicofradía de la Virgen de la Cinta, de España © Vatican Media

Francisco ha recibido a la Archicofradía de la Virgen de la Cinta, de España © Vatican Media

España: El Papa llama a los cofrades de la Virgen de la Cinta a “llevar la fraternidad a todos los rincones de la sociedad”

400º aniversario de la Archicofradía de Tortosa

(ZENIT – 12 abril 2019).- Con motivo del 400 aniversario de la fundación de la Archicofradía de la Virgen de la Cinta, el Santo Padre ha recibido en audiencia a los miembros de esta Real Archicofradía de Tortosa, diócesis al norte de España, el viernes 12 de abril de 2019, en el Palacio Apostólico.

Junto al obispo de Tortosa, Mons. Enrique Benavent, y a la señora Meritxell Roigé, alcaldesa de la ciudad, han participado en este encuentro 85 personas de la diócesis española en peregrinación a la tumba de San Pedro.

Presencia en la sociedad

“Mirando el ejemplo de María estamos llamados a llevar esa fraternidad a todos los rincones de la sociedad”, les ha invitado el Papa. Asimismo, ha valorado la presencia de los hermanos cofrades en “diferentes realidades eclesiales” en su diócesis, de manera que colaboran para que la Iglesia sea ante todo “casa, familia, lugar de acogida y de amor, en la que todos, especialmente los pobres y marginados, puedan sentirse parte y jamás verse excluidos ni rechazados”.

Viviendo de este modo la fraternidad se convierte en “misión”, que “interpela” y “no deja indiferentes” –ha añadido Francisco– pues el amor mutuo que sale y se dirige hacia los demás es nuestra carta de presentación. Así, incluso los que no tienen fe podrán decir aquel elogio de Tertuliano: «Miren cómo se aman» (Apologeticum, 39: PL I, 471).

Vínculo al sucesor de Pedro

“La cofradía de Nuestra Señora de la Cinta ha estado desde su comienzo vinculada al sucesor de Pedro”, ha indicado el Papa. Pocos meses después de la constitución de la hermandad, aprobada por el obispo de esa ciudad, Luis de Tena, quisieron que fuese confirmada por el Papa Pablo V. Y ahora, con esta peregrinación a la tumba de Pedro, “desean renovar ese vínculo de comunión”, ha confirmado Francisco.

Este gesto de adhesión –ha continuado– no es algo del pasado que suscita solo un mero interés histórico, sino que “mantiene viva su actualidad”.

Recordar la unidad fraternal

“Ustedes se llaman hermanos, cofrades”, y de esa manera ponen de manifiesto la realidad fundamental de nuestras vidas, que “todos somos hijos de Dios”, ha explicado el Papa refiriéndose la palabra “cofradía”: “Etimológicamente, cofradía significa ‘unión de hermanos'”. Pero “no basta con decir que somos hermanos”, sino que “hay que recordar siempre esa unidad ‘fundacional’ que nos marca como tales”, ha advertido.

“Los hermanos –sabemos– con frecuencia discuten y se pelean por tantas cosas, pero aun cuando eso suceda, saben mantener siempre viva esa búsqueda de un bien que no puede excluir la paz y la concordia entre ellos. Y cuando no logran hacerlo, sufren”.

En este sentido, el Papa ha asegurado que “el vínculo de la caridad que en cuanto cofrades los une con su Obispo y, a través de él, con el Papa, constituye un don importante que los enriquece pero que también comporta una misión: la de ser fermento de solidaridad en la sociedad”.

Hermanos unidos

Vivir de esta manera, como hermanos unidos, supone esfuerzo y renuncia, pero les aseguro que merece la pena, porque es un signo ante la sociedad que siempre está dividida, no es moda de ahora, siempre estuvo y es un pecado social dividirnos. Por eso toda manifestación de hermandad, de solidaridad ayuda.  Los animo en su tarea para que sean signo ante el mundo de esa fraternidad que viene de Dios.

“Que el Señor los bendiga y sostenga siempre, y que la Virgen Santa los cuide y los acompañe en este trabajo de consolidar la fraternidad”, les ha bendecido el Santo Padre.

Aparición de la Virgen en 1178

En su saludo al Papa, el obispo de Tortosa Mons. Enrique Benavent Vidal, explicó que según una antíquisima tradición transmitida a través de los libros litúrgicos de la diócesis, la noche del 24 al 25 de marzo del año 1178, la Virgen se apareció a un sacerdote que estaba a punto de celebrar los maitines en la catedral y le entregó el cíngulo que ceñía su manto, diciéndole: “Porque habéis construido esta Iglesia en honor de mi Hijo y en el mío y porque os amo a vosotros los tortosinos, pongo sobre el altar este cíngulo con el que me ciño y os lo entrego para que lo conservéis como signo de mi amor”.

“Ese cíngulo, que materialmente es el de una muchacha pobre –dijo el obispo-  es el tesoro más preciado que conserva nuestra catedral (lo nostre tresor). Desde hace siglos es el lazo que ata los corazones de los tortosinos al de la Virgen, uniéndolos en el cielo y en la tierra, en la vida y en la muerte. Gracias a él la devoción a la Santísima Virgen y la fe se han transmitido en nuestra ciudad de generación en generación”.

Advocación en defensa de la vida

Después, refiriéndose a la tarea secular de la Real Archicofradía, el obispo español recordó que gracias a ella se ha mantenido y ha crecido la devoción a la Virgen de la Cinta. “Es una advocación que, por su origen (la fiesta de la Encarnación del Señor) lleva a valorar y a cuidar la vida del ser humano no nacido. Durante estos años he escuchado el testimonio de madres gestantes en dificultad, que han protegido la vida de sus hijos confiadas en la Virgen, y que han experimentado su protección sobre sus hijos no nacidos”, ha testimoniado Mons. Enrique Benavent.

Durante los años de crisis económica que ha asolado España en los últimos años (así como a Europa), la Archicofradía ha colaborado con las instituciones caritativas de la diócesis: Cáritas diocesana e interparroquial, casa de acogida, y con diversos programas de atención a los más pobres. “Si la devoción a la Madre del Señor es auténtica, nos llevará a estar atentos a las necesidades de todos sus hijos”.

About Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación