Dona ahora!

La Santa Sede pide nuevamente la abolición de la pena de muerte

Monseñor Tomasi advierte que los regímenes totalitarios usan esta medida como instrumento de represión de la disidencia política o de persecución de las minorías religiosas y culturales

La Santa Sede ha realizado un nuevo llamamiento al mundo para “una suspensión global del uso de la pena de muerte” en vista de su abolición: así lo ha expresado monseñor Silvano Maria Tomasi, Observador Permanente del Vaticano ante la Oficina de las Naciones Unidas de Ginebra, durante la 28ª sesión del Consejo de los Derechos Humanos sobre la pena de muerte en curso en la ciudad suiza.

El prelado, al recordar lo expresado por Juan Pablo II en la Evangelium vitae, ha reiterado que es evidente que hoy en día existen otros medios que no son la pena de muerte “para defender las vidas humanas del agresor y proteger el orden público y la seguridad”.

Monseñor Tomasi, citando al papa Francisco, ha recordado además “la posibilidad de la existencia del error judicial y el uso que hacen los regímenes totalitarios y dictatoriales… como instrumento de represión de la disidencia política o de persecución de las minorías religiosas y culturales”, ha informado Radio Vaticano.

Asimismo, el Observador Permanente ante las Naciones Unidas ha subrayado el hecho de que “ningún efecto positivo claro de disuasión resulta de la aplicación de la pena de muerte y que la irreversibilidad de esta pena no consiente eventuales correcciones en caso de errores judiciales”.

Por último, el arzobispo italiano –pidiendo la abolición de la pena de muerte– ha exhortado a “mejorar las condiciones de detención, con el fin de garantizar el respeto de la dignidad humana de las personas privadas de la libertad”.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación