Dona ahora!
Misioneras de la Caridad

Misioneras de la Caridad (Wiki commons)

Más de 100 jóvenes misioneros murieron a causa de su fe desde el año 2000

El informe de ‘Fides’ ofrece inspiración e historias trágicas

(ZENIT – 9 oct. 2018).- Más de 100 jóvenes misioneros católicos murieron a causa de su fe desde el año 2000, según un informe publicado el 6 de octubre de 2018 por la Oficina de Prensa del Vaticano.

El informe, preparado por la Agencia de Noticias Fides, ofrece una docena de breves historias de misioneros asesinados mientras servían a la Iglesia durante ese período, y enumera otros 90 que perecieron durante el mismo período.

Estos 102 misioneros tienen las características comunes de haber muerto por la fe y de ser menores de 40 años, pero sus orígenes y estaciones en la vida variaron enormemente. Y el sitio de sus muertes se extendió por todo el mundo. Incluyen sacerdotes, monjas y laicos, profesionales y voluntarios.

Aquí hay un resumen de sus historias:

Grace Akullo, una enfermera de 27 años, murió en Uganda el 17 de noviembre de 2000. Estaba cuidando a las víctimas del ébola y se infectó con el virus.

  • Lita Castillo, de 22 años, hermana dominica de la Anunciación, murió en Chile el 29 de octubre de 2001. La apuñalaron en su dormitorio, la rociaron con un líquido inflamable y la incendiaron.
  • Alberto Neri Fernández, de 39 años, laico del Movimiento de los Focolares, asesinado en Brasil el 19 de octubre de 2002. Fue asesinado en un robo.
  • Fransiskus Madhu, 30, Verbite, asesinado el 1 de abril de 2007 en Filipinas. Le dispararon a muerte mientras se vestía para la misa.
  • La hermana Anne Thole, de 35 años, hermana de Nardini, murió en Sudáfrica el 1 de abril de 2007. Fue aplastada en un edificio mientras intentaba rescatar a los pacientes de SIDA de un incendio.
  • Thomas Pandippallyil, 38, carmelita, murió en la India entre el 16 y el 17 de agosto de 2008. Su cuerpo fue encontrado a lo largo de la carretera, golpeado y desfigurado.
  • Don Rubens Almeida Gonçalves, de 34 años, asesinado en Campo Belo, Brasil, el 20 de mayo de 2010. Le dispararon en la cabeza en su parroquia.
  • Don Marek Rybinski, salesiano, de 33 años, asesinado en Túnez el 18 de febrero de 2011. Su cuerpo fue encontrado en un almacén un día después de su desaparición.
  • Samuel Gustavo Gómez Veleta, seminarista, 21 años, asesinado el 14 de abril de 2014 en México. Fue asesinado en un robo de auto.
  • Anwar Samaan, de 21 años, y Misho Samaan, de 17, animadores salesianos, murieron en Siria el 11 de abril de 2015. Fueron asesinados en un ataque con misiles.
  • Hermana M. Reginette, ruandesa de 32 años, misionera de la Caridad, asesinada el 4 de marzo de 2016 en Yemen. Ella era la menor de cuatro hermanas asesinadas y desfiguradas por un escuadrón de comando.
  • Helena Agnieska Kmiec, 26, voluntaria misionera salvatoriana asesinada el 24 de enero de 2017, en Bolivia. Ella fue apuñalada a muerte durante un robo.

Al final del gran Jubileo del año 2000, que introdujo a la Iglesia al nuevo milenio, el Papa Juan Pablo II exhortó enérgicamente: “El mandato misionero nos acompaña al Tercer Milenio y nos exhorta a compartir el entusiasmo de los primeros Cristianos: Podemos contar con el poder del mismo Espíritu que fue derramado en Pentecostés y que todavía nos impulsa a comenzar de nuevo, sostenido por la esperanza “que no decepciona”, recuerda el informe de la Agencia Fides.

Diez años antes (1990), en la encíclica Redemptoris Missio, Juan Pablo II afirmó claramente que “la misión de Cristo Redentor, que se confía a la Iglesia, está muy lejos de completarse” y llamó a todos los bautizados a esta tarea como “la Iglesia universal, todas las Iglesias particulares, todas las instituciones y asociaciones eclesiales y cada cristiano tiene el deber de comprometerse a difundir el mensaje del Señor a todos los rincones de la Tierra”.

El Arzobispo Giovanni Pietro Dal Toso, Secretario Adjunto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y Presidente de Pontificias Sociedades Misioneras (PMS), observó en una entrevista concedida a la Agencia de Noticias Fides, con motivo del “Día de oración y ayuno en memoria de los mártires misioneros”, el 24 de marzo:

“En la Iglesia antigua, había muchos jóvenes mártires. Pensando en ellos, podemos decir que el testimonio de fe, incluso de sangre, no tiene límites: el llamado al don de la vida afecta a todas las personas bautizadas, y los jóvenes pueden dar un precioso ejemplo. Cuando eres más joven tienes un fuerte entusiasmo y buena disposición para dar tu vida. Hay tanta generosidad en los corazones de los jóvenes ”.

“No creo que los jóvenes de hoy –continúa el presidente del PMS– sean menos generosos que las generaciones pasadas. Los jóvenes, al igual que otras edades de la vida, tienen debilidades endémicas, pero incluso los millennials, los jóvenes de hoy, muestran generosidad: solo piensan en las experiencias de los jóvenes y voluntarios que viajan a países de misión”.

“Avancemos, entonces, salgamos para ofrecer a todos la vida de Jesús”, repite el Papa Francisco continuamente. “Si algo nos perturba y perturba con razón nuestras conciencias, es el hecho de que muchos de nuestros hermanos y hermanas viven sin la fuerza, la luz, y el consuelo nacidos de la amistad con Jesucristo, sin una comunidad de fe que los apoye, sin significado y sin un objetivo en la vida” (Evangelii Gaudium 49).

Este hecho de estar “justamente perturbado” ciertamente lo han sentido los muchos jóvenes que han “salido” para ayudar a otros, sobre todo, a los más despreciados, a los abandonados, y a los olvidados, sin prestar atención a que estan sacrificando  a una vida cómoda y, en algunos casos, un estilo de vida de alta nivel, estando feliz de dar su vida “para ofrecer a todos la vida de Jesús”. No han dejado que se tome ese “entusiasmo misionero”, lo que los empujó a salir en nombre de Dios y lo que los jóvenes de hoy están llamados a abrazar como una herencia preciosa del derramamiento de sangre de sus contemporáneos, y quienes continúan Dar vida a la Iglesia de Cristo en el tercer milenio.

Jim Fair (Traducción de Richard Maher)

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación