Dona ahora!
Un mes misionero Extraordinario, octubre 2019 © figliedellachiesa.org

Un mes misionero Extraordinario, octubre 2019 © figliedellachiesa.org

Mes misionero extraordinario: “Para anunciar y bautizar”, por el padre Meroni

La misión, “no es un producto a vender”

 

(ZENIT – 29 septiembre 2019).- “La misión es realmente una salida, un `ir’, dice el padre Fabrizio Meroni, director de la Agencia Misionera del Vaticano Fides y del Centro Internacional de Animación Misionera (CIAM) y Secretario General de la Unión Misionera Pontificia (PUM), es un ir para anunciar y bautizar, y anunciar y bautizar significa que `participamos en este deseo de Dios de salvarnos, de salvar al mundo,de  hacernos sus hijos´”.

Unos días antes del inicio del Mes misionero extraordinario – el mes de octubre – ,el p. Meroni explica el significado del evento y las iniciativas preparadas por las iglesias locales en una entrevista publicada por la sala de prensa de la Santa Sede el viernes 27 de septiembre de 2019.

“La celebración del Mes Misionero Extraordinario de octubre de 2019 es una conmemoración, una celebración del centenario de la gran carta apostólica del Papa Benedicto XV (Carta Apostólica Maximun illud sobre la actividad misionera, 30 de noviembre de 1919-ed.), recuerda el p. Meroni.

El Papa Francisco “nos dijo”, explica: “recordemos este gran documento, ante todo porque hoy tenemos una gran necesidad de reavivar y de hacer revivir nuestro espíritu misionero. Por lo tanto, es un llamamiento a toda la Iglesia para hacer que la fe en Jesucristo, que ha muerto y resucitado, se exprese cada vez con más fuerza”.

“La Misión, afirma el p. Meroni, no es proselitismo, no es un producto para vender, el colonialismo o el neocolonialismo – una vez con armas, hoy con dinero… – la misión es la pasión que Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, tienen hacia el hombre y la mujer y el mundo como tal, implicando a la Iglesia y así ser enviados en la misión del Hijo y del Espíritu Santo es lo que el Papa Francisco llama siempre, una “Iglesia saliente”.

El p. Meroni evoca diferentes iniciativas que han sido preparadas para este Mes misionero: “El corazón de los acontecimientos, dice, son las iniciativas de oración, de reflexión, de celebración, de caridad, de experiencia ad gentes, en el seno de las iglesias locales” “Todos las herramientas que hemos producido, incluida la Guia, y también la ‘site’”, continua, “son herramientas funcionales para provocar, estimular y confiar en la creatividad de las iglesias locales”.

Hablando de las “dimensiones espirituales” de este mes de octubre, el p. Meroni dice que no se trata de las “dimensiones abstractas, es decir, no concretas y poco prácticas”. “Estamos hablando de dimensiones espirituales”, explica, “porque son dimensiones según el Espíritu Santo en la vida del Espíritu Santo. Después llegan ellas mismas al corazón de la cuestión, que es la fe”.

“Para el Papa Francisco, como para el Papa Juan Pablo II”, continúa, “la crisis del espíritu misionero de la Iglesia no es la falta de estrategia, sino la crisis de la fe porque la fe está tan insensible que ya no puede interesarse en la vida real de las personas”.

Respondiendo a la cuestión de la interacción de los dos acontecimientos importantes que tendrán lugar en octubre: el Mes misionero y el Sínodo para la Amazonía, el p. Meroni subraya que “se ayudan mutuamente a permanecer centrados en la evangelización y la mirada del corazón y de la inteligencia teológica y pastoral, sobre la misión, sobre Jesucristo que quiere salvar, en el caso del mes misionero, a todos los hombres y mujeres, en el caso del Sínodo Especial, tomando en serio los problemas regionales y limitados a los territorios”.

El Mes Misionero Extraordinario, concluye el p. Meroni, abraza la universalidad de la Iglesia, no tanto en la ruidosa notoriedad comunicativa de los medios de comunicación o los eventos extraordinarios, sino precisamente en la capilaridad de la fe de las personas en el interior del desafío de las iglesias locales”.

About Marina Droujinina

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación