Dona ahora!

Rito de beatificación de 7 mártires rumanos © Vatican Media

Proclamación de los 7 nuevos beatos rumanos: Estallido de alegría en Blaj

Divina Liturgia en el Campo de la libertad

(ZENIT – 2 junio 2019).- Un gran aplauso ha inundado de alegría el Campo de la libertad, en Blaj, al son de las campanas, en torno a las 11:20 horas (10:20 horas en Roma), tras la proclamación por parte del Papa Francisco de los nuevos beatos rumanos, los 7 obispos greco-católicos: Valeriu Traian Frențiu, Vasile Aftenie, Ioan Suciu, Tit Liviu Chinezu, Ioan Bălan, Alexandru Rusu y Iuliu Hossu.

Los mártires, “testigos de la libertad y de la misericordia” –ha descrito el Papa– fueron torturados y encarcelados entre 1950 y 1070, concretamente en los años previos a que Nicolás Ceasucescu se convirtiera en el máximo responsable del país, que asumió en 1967. En este periodo, la Iglesia Greco-Católica siguió funcionando en clandestinidad y en diáspora. El comunismo en Rumanía duró hasta el derrocamiento del dictador Ceausescu en 1989.

Esta mañana, domingo, 2 de junio de 2019, tercer y último día del Papa Francisco en Rumanía, 60.000 personas han participado en la celebración de la “Divina Liturgia”, Misa en el rito bizantino, presidida por primera vez por el Santo Padre, y otras 20.000 a través de las pantallas en otras plazas de la ciudad.

Entre las autoridades presentes, se encontraba el presidente, Klaus Werner Iohannis, la primera ministra, Vasilica Viorica Dăncilă, algunos miembros del gobierno y el alcalde de Blaj.

Rito de beatificación 

La celebración de la Divina Liturgia ha comenzado con el rito de beatificación. El Arzobispo Mayor de Fagaras si Alba Iulia, el Cardenal Lucian Muresan, ha presentado al Santo Padre a los 7 obispos de Rumanía que sufrieron martirios, uno a uno, nombrándolos.

A continuación, el Pontífice ha proclamado en voz alta: “Nosotros, acogiendo el deseo de nuestro hermano Lucian, Cardenal de la Santa Iglesia Rumana, Muresan, Arzobispo Mayor de Fagaras si Alba Iulia, de numerosos hermanos en el episcopado y fieles después de conocer el parecer de la Congregación de las Causas de los Santos con nuestra autoridad apostólica, concedemos que los venerables sean de Dios: Valeriu Traian Frențiu, Vasile Aftenie, Ioan Suciu, Tit Liviu Chinezu, Ioan Bălan, Alexandru Rusu y Iuliu Hossu, obispos y mártires de la Iglesia que está en Rumanía, pastores según el corazón de Cristo, testigos heroicos del Evangelio, del perdón y de la paz, a partir de ahora sean devotamente honrados entre los beatos, y que sean celebrados cada año en los lugares y según las reglas establecidas por el derecho.

Tropario de los mártires

Los obispos concelebrantes, vestidos con las tradicionales casullas y mitras orientales, han dedicado unos cantos en honor a los nuevos beatos y se ha mostrado un icono de los mártires, que han colocado a la derecha del altar, mientras sonaban las campanas en la ciudad de Blaj y todas personas aplaudían con entusiasmo.

Dos descendientes de las familias de los nuevos beatos han llevado el relicario de los beatos y lo han colocado junto al icono, y han sido incensados.

Durante la Misa, el coro ha cantado el tropario de los mártires, cuya letra decía: “Beatos mártires, que con valor han luchado y han sido coronados, intercedan ante el Señor, a fin de que tenga piedad de nuestras almas”.

Después, el Cardenal Muresan y el obispo rumano concelebrante han abrazado al Papa, como muestra de agradecimiento y alegría por la reciente beatificación.

Ofrenda

En la Divina Liturgia se llama “gran entrada”, proclaman cantando los dones que presentan al Papa Francisco en el altar, rezando por él.

Después de la comunión, ofrecida a los fieles en las dos especies: pan y vino, ha concluido la celebración de la divina liturgia.

Reliquias e icono

Al término de la celebración eucarística, el Pontífice ha bendecido y ha escrito en el gran icono de los nuevos beatos mártires Valeriu, Vasile, Ioan, Tit Liviu, Ioan, Alexandru y Iuliu.

Además, el Cardenal Muresan, Arzobispo Mayor de Fagaras si Alba Iulia, ha regalado al Santo Padre una caja de plata con algunas reliquias de los nuevos beatos y un icono de los 7 mártires bajo el manto protector de la Virgen María, representada por encima de los obispos rumanos.

A su vez, el Papa ha donado un cáliz de plata al Cardenal, para la Archidiócesis de Fagaras si Alba Iulia.

About Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación