Dona ahora!
Visita A Pietrelcina, El Olmo De Los Estigmas © Vatican Media

Visita A Pietrelcina, El Olmo De Los Estigmas © Vatican Media

Un “humilde hermano capuchino ha asombrado al mundo”: Papa Francisco en Pietrelcina

“Instrumentos del amor de Dios” (Traducción completa)

(ZENIT – 19 marzo 2018).-“Este humilde fraile capuchino sorprendió al mundo por su vida toda dedicada a la oración y la escucha paciente de sus hermanos, sobre los sufrimiento él vertía el bálsamo de la caridad de Cristo”: El Papa Francisco recuerda, en estos términos el testimonio de San Pío de Pietrelcina, con motivo de su visita al pueblo natal del santo Capuchino italiano.

El Papa Francisco fue en un helicóptero desde el Vaticano, la mañana del sábado, 17 de marzo de 2018. Se dirigió a la ciudad natal de Francesco Forgione (Santo Padre Pio) Pietrelcina en la región italiana de Puglia. Se recogió en la capilla del “olmo de los estigmas”.

De hecho, el viaje se inscribió en el marco del centenario de la aparición de los estigmas de la pasión de Cristo en el cuerpo de San Pío (1887-1968) y el 50 aniversario de su “nacimiento en el cielo”.

Cuando llegó a “Piana Romana” alrededor de las 8:15, el Papa se recogió primeramente en la estatua de la Virgen María y ofreció un rosario. Fue recibido por el arzobispo de Benevento, Mon. Felice Accrocca quien habló del “gran” afecto de todos por el Papa, que enseguida tomó la palabra.

El Papa ha invitado a sus conciudadanos a imitar el amor del santo por la Iglesia y por la comunión: “Al imitar su  heroico ejemplo y sus virtudes, podáis convertiros también en instrumentos del amor de Dios, del amor de Jesús por los más débiles”

Esta es nuestra traducción de la alocución pronunciada por el Papa Francisco.

AB

Discurso del Papa Francisco en Pietrelcina

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Estoy feliz de estar en este país, donde nació Francesco Forgione y donde comenzó su larga y fructífera aventura humana y espiritual. En esta comunidad forjó su humanidad, aprendió a orar y a reconocer en los pobres la carne del Señor, hasta que creció en el seguimiento de Cristo y pidió ser admitido en los Frailes Menores Capuchinos, convirtiéndose así en Hermano Pio de Pietrelcina. Aquí comenzó a experimentar la maternidad de la Iglesia, de la que siempre fue un hijo devoto. Amaba a la Iglesia, amaba a la Iglesia con todos sus problemas, con todas sus desgracias, con todos nuestros pecados. Debido a que todos somos pecadores, nos avergonzamos de ello, pero el Espíritu de Dios nos ha llamado a esta Iglesia que es santa. Y él amaba a la Iglesia santa y a sus hijos pecadores, a todos ellos. Ese fue San Pío. Aquí él medita intensamente el misterio de Dios que nos ha amado hasta darse Él mismo por nosotros (Gal 2,20). Recordando con estima y afecto a este santo discípulo de San Francisco, os saludo cordialmente a vosotros que sois de la misma región que él, a vuestro párroco y al alcalde, lo mismo que al Pastor de la diócesis, Mon. Felice Accrocca, a la comunidad de Capuchinos y a vosotros todos los que habéis querido estar aquí presentes.

Nos encontramos hoy en la misma tierra donde el Padre Pío se hospedó en septiembre de 1911 para “respirar un poco de aire más saludable”. En esa época no había antibióticos y las enfermedades se curaban volviendo al país natal, la de la “mamá”, comer cosas que son buenas, respirar bien y rezar. Así es como lo hizo, como todos los demás, como un campesino. Fue su nobleza. Nunca renegó de su aldea, nunca renunció a sus orígenes, nunca renegó de su familia. En esa época, vivía en su pueblo natal por razones de salud. No fue un momento fácil para él: estaba profundamente atormentado internamente y temía caer en el pecado, sintiéndose asaltado por el demonio. Y eso no da paz, porque se mueve. Pero, vosotros ¿Creeis que el diablo existe? … ¿no estáis muy convencidos? Le diré al obispo que haga catequesis … ¿Existe o no el diablo? [Ellos responden, “¡Sí! “]. Y él va, va por todas partes, se mete en nosotros, nos mueve, nos atormenta, nos engaña. Y él [Padre Pio] tenía miedo de que el demonio lo atacara, empujándolo al pecado. Con algunos podía hablar tanto por correspondencia como en el pueblo: al único Arcipreste Don Salvadore Pannullo, le manifiesta “prácticamente todo” su “preocupación por obtener  aclaraciones”  (Carta 57, en Epistolario I, P. 250), porque él no entendía, quería aclarar lo que estaba sucediendo en su alma. ¡Era un buen chico!

En esos momentos terribles, el Padre Pio, sacó la fuerza vital en la oración continua y la confianza que depositaba en el Señor: “Todos los malos fantasías – dijo – que el diablo metió por la cabeza desaparece tan pronto como, con confianza, me abandono en los brazos de Jesús “. ¡Hay toda la teología! Tienes un problema, estás triste, estás enfermo: déjate en los brazos de Jesús. Eso es lo que hizo. Él amaba a Jesús y él confiaba en él. Así escribió al Ministro provincial, asegurándole que su corazón se sentía “atraído por una fuerza superior antes de unirse con él por la mañana en la Santa Cena”. “Y este hambre y sed en lugar de apaciguarse”, después de recibirlo “aumentó más y más” ( Carta 31, en Epistolario) I, p. 217). Por lo tanto, el Padre Pío se sumió en la oración para adherirse cada vez más a los planes de Dios. A través de la celebración de la Santa Misa, que fue el corazón de cada uno de sus días y la plenitud de su espiritualidad, alcanzó un alto nivel de unión con el Señor. Durante este período, recibió de lo alto dones especiales místicos, que precedieron a las manifestaciones de los signos de la pasión de Cristo en su carne.

Queridos hermanos y hermanas de Pietrelcina y la diócesis de Benevento, vosotros contáis con el Padre Pío entre las figuras más bellas y luminosas de vuestro pueblo. Este humilde fraile capuchino asombró al mundo con su vida dedicada a la oración y la paciente escucha de sus hermanos, sobre cuyos sufrimientos derramó el bálsamo de la caridad de Cristo. Al imitar su ejemplo heroico y sus virtudes, pueden convertirse en instrumentos del amor de Dios, del amor de Jesús por los más débiles. Al mismo tiempo, considerando su fidelidad incondicional a la Iglesia, daréis testimonio de la comunión, porque solo la comunión, es decir, estar cada vez más unidos, en paz entre nosotros, en comunión entre nosotros – edifica y construye. Un pueblo que pelea todos los días no crece; asusta a la gente. Es un pueblo enfermo y triste. Por el contrario, un pueblo donde se busca la paz, donde todos se quieren -más o menos, pero se quieren mutuamente-, donde uno no desea hacerse daño, este pueblo, aunque pequeño, crece crece, crece, crece y se vuelve fuerte. Por favor, no perdáis el tiempo, ni la fuerza, discutiendo entre vosotros. No conduce a ninguna parte. ¡No os hace crecer! No os hace avanzar. Pensad en un niño que llora, llora, llora y no quiere moverse de su cuna, llora y llora. Cuando su madre lo pone en el piso, comienza a gatear, llora, llora … y regresa a su cuna. Te pregunto: ¿podrá este niño caminar? No, porque él todavía está en su cuna. Si un aldeano argumenta, discute y argumenta, ¿podrá crecer? No, porque todo el tiempo, toda su fuerza es discutir. Por favor: paz entre vosotros, comunión entre vosotros. Y si es el deseo de uno de vosotros es hablar mal de otro, morderse la lengua. Te hará bien, porque tu lengua se hinchará, pero te hará bien; al pueblo también. Dad este testimonio de comunión.

Espero que esta región tome una nueva vida de las lecciones de la vida del Padre Pío en un momento difícil como el de hoy, donde la población disminuye y envejece gradualmente porque muchos jóvenes se ven obligados a ir a otra parte para buscar trabajo. Migración interna de jóvenes: un problema. Reza a la Santísima Virgen para que te dé la gracia de que los jóvenes encuentren trabajo aquí, entre vosotros, cerca de la familia, y que no se vean obligados a ir a ninguna otra parte, mientras la aldea declina, declina. La población está envejeciendo, pero es un tesoro, ¡lo viejo es un tesoro! Por favor, no margine a las personas mayores. No debemos marginar a los viejos, no. Lo viejo es sabiduría. Que las personas mayores aprenden a hablar con los jóvenes y que los jóvenes aprenden a hablar con los viejos. Ellos tienen la sabiduría de un pueblo, los viejos. Cuando llegué, estaba tan contento de saludar a uno de 99 años y a una “jovencita”  de 97. Espléndido ! ¡Estas son vuestra sabiduría! Habla con ellos que son protagonistas del crecimiento de este pueblo. Que la intercesión de su santo conciudadano sostenga los propósitos de unir las fuerzas, y así ofrecer, ante todo a las generaciones más jóvenes, perspectivas concretas para un futuro de esperanza. Que no falte  una atención solícita y cargada de ternura – como ya he dicho- hacia los ancianos que son patrimonio de nuestras comunidades. Me gustaría que una vez se diera el Premio Nobel a los ancianos que dan una memoria a la humanidad. Que no haya una solicitud atenta y una carga de ternura, como dije, a los ancianos, que son patrimonio de su comunidad. Me gustaría una vez que otorguemos el Premio Nobel a los ancianos que le dan un recuerdo a la humanidad.

Animo a esta tierra a guardar como tesoro precioso al testimonio cristiano y sacerdotal de San Pio de Pietrelcina: que sea para cada uno de vosotros un estímulo a vivir en plenitud su existencia, al estilo de las Bienaventuranzas y por las obras de misericordia. Que la Virgen María, a quien venerais bajo el nombre de Madonna della Libera, os ayude a caminar con alegría por el camino de la santidad. Y por favor, rezad por mí, porque lo necesito. ¡Gracias !

© Traducción ZENIT, Raquel Anillo

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación