Dona ahora!

Misa en la parroquia Ntra. Señora de los Ángeles © Diócesis de San Cristóbal

Venezuela: Los sacerdotes de la Diócesis de San Cristóbal peregrinan a La Grita

Para rezar al Santo Cristo y a la Virgen de los Ángeles

(ZENIT – 2 agosto 2019).- Ayer, jueves 1 de agosto de 2019, los sacerdotes de la Diócesis de San Cristóbal, en Venezuela, peregrinaron a la población de La Grita para orar ante el Santo Cristo y la Virgen de los Ángeles.

El encuentro comenzó en la basílica del Espíritu Santo con la adoración Eucarística y, tras una procesión, terminó en la parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles con la celebración de la Misa presidida por Mons. Mario Moronta, obispo de San Cristóbal.

Desarrollo de la jornada

En la basílica del Espíritu Santo los sacerdotes rezaron la Liturgia de las Horas y en la adoración Eucarística pidieron a Dios por su ministerio y por las intenciones de sus comunidades parroquiales.

Después, tuvo lugar la procesión que portó la imagen peregrina del Santo Cristo hasta la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, que este año conmemora el 50 aniversario de su consagración.

Monseñor Mario Moronta estuvo acompañado en la Eucaristía final por Mons. Francisco Escalante, nuncio apostólico en el Congo, oriundo de La Grita.

Palabras de Mons. Moronta

Durante la homilía, Mons. Moronta resaltó: “En el ejercicio de nuestro ministerio, por estar configurado a Cristo, podemos ver al Padre que es misericordioso y ha enviado su Espíritu con su Hijo para salvarnos”.

Y añadió: “Nosotros los sacerdotes hemos sido configurados a Cristo, por tanto, al vernos a nosotros debemos ver al rostro del Padre, pero también cuando la gente nos vea tienen que ver a Dios Padre”.

Reflejar “el rostro sereno del Santo Cristo”

Igualmente exhortó a los pastores, incluyéndose a sí mismo, a reflejar “el rostro sereno del Santo Cristo” en su ministerio.

El obispo de San Cristóbal también interpeló a los sacerdotes a cuestionarse: “¿Cómo nos vemos nosotros en el espejo de la oración? (…) ¿Cómo nos ven los demás? (…), pues nuestra identidad como sacerdote es para el bien del pueblo de Dios”.

Al final, el prelado impartió la bendición al presbiterio y los sacerdotes hicieron lo mismo con el pueblo de Dios.

En los próximos días, con motivo de su festividad litúrgica, celebrada el próximo 6 de agosto, los sacerdotes volverán con sus fieles al santuario diocesano del Santo Cristo.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación