Dona ahora!

Yazidí: el Papa aboga por sus derechos al recibir representantes

Audiencia del Papa Francisco con la comunidad

(ZENIT – 24 enero 2018).- “La comunidad internacional no puede ser una espectadora muda e inerte frente a vuestro drama. Aliento, por lo tanto, a las instituciones y a las personas de buena voluntad pertenecientes a otras comunidades a contribuir a la reconstrucción de vuestros hogares y lugares de culto”.

El Papa Francisco ha recibido en audiencia a una representación de  con la Comunidad Yazidí de Alemania, esta mañana, a las 9 horas, en la sala adyacente al Aula Pablo VI.

El Santo Padre Francisco ha agradecido el encuentro y ha ofrecido un abrazo a todos los miembros de la comunidad Yazidí, especialmente a los que viven en Iraq y Siria. “Mi pensamiento  solidario y mi oración  van a las víctimas inocentes de la insensata e inhumana barbarie”.

A continuación, sigue el discurso que ha pronunciado el Papa Francisco en la audiencia.

Discurso del Papa Francisco

Queridos hermanos:

Os  saludo fraternalmente y os doy las gracias por este encuentro, a través del cual abrazo idealmente a todos los miembros de la comunidad Yazidí, especialmente a los que viven en Iraq y Siria. Mi pensamiento  solidario y mi oración  van a las víctimas inocentes de la insensata e inhumana barbarie. ¡Es inaceptable que los seres humanos sean perseguidos y asesinados debido a  su pertenencia religiosa! Toda persona tiene derecho a profesar libremente y sin restricciones  su propio credo.

Vuestra historia, rica en espiritualidad y cultura, ha estado por desgracia marcada por violaciones indescriptibles de los derechos fundamentales de la persona humana: raptos, esclavitud, tortura,  conversiones forzadas, ejecuciones. Vuestros santuarios y lugares de culto han sido destruidos. Los más afortunados entre vosotros han podido escapar, pero dejando todo lo que tenían, incluso las cosas más queridas y más sagradas.

En muchas partes del mundo todavía hay minorías religiosas y étnicas, entre ellas  los cristianos, perseguidas por su fe. La Santa Sede no se cansa de intervenir para denunciar estas situaciones, exigiendo reconocimiento, protección y respeto. Al mismo tiempo, exhorta al diálogo y la reconciliación para sanar cada herida.

Frente a la tragedia que se está perpetrando contra vuestra comunidad, se entiende, como dice el Evangelio que del corazón humano se puedan desencadenar las fuerzas más oscuras, capaces de llegar a planear la aniquilación del hermano, a considerarlo un enemigo , un adversario, o incluso un individuo sin la misma dignidad humana. Una vez más, levanto mi voz en favor de los derechos de los yazidíes, principalmente el derecho a existir como comunidad religiosa; nadie puede atribuirse el poder de cancelar un grupo religioso porque no forma parte de los llamados “tolerados”.

También pienso en los miembros de  vuestra comunidad que todavía están en manos de terroristas: espero vivamente que se haga todo lo posible para salvarlos; así como para encontrar a los desaparecidos y para dar identidad y digna sepultura a los que han sido asesinados. La comunidad internacional no puede ser una espectadora muda e inerte frente a vuestro drama. Aliento, por lo tanto, a las instituciones y a las  personas de buena voluntad pertenecientes a otras comunidades a contribuir a la reconstrucción de vuestros hogares y lugares de culto. ¡Que no falten esfuerzos concretos para crear las condiciones adecuadas para el retorno de los refugiados a sus hogares y para preservar la identidad de la comunidad yazidí.

Que Dios nos ayude a construir juntos un mundo donde se pueda vivir en paz y fraternidad.

© Librería Editorial Vaticano

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación