NUEVA YORK, 14 febrero 2002 (ZENIT.org).- Tras haber sido demandada por 400 millones de dólares en un proceso en Texas que la acusa de abusos sexuales y emocionales de los estudiantes de sus internados, Hare Krishna piensa declararse en bancarrota, según declaró el 6 de febrero un portavoz.

El portavoz de la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna (ISKCON), Anuttama Dasa, declaró a los medios de comunicación: «No creemos que los miembros inocentes y la congregaciones tengan que rendir cuentas por la conducta desviada de actos individuales cometidos hace 20 o 30 años».

El grupo espera pagar un proceso en Texas, con 94 demandantes, mediante la creación de un fondo para compensar a los niños que fueron víctimas en los internados de Hare Krishna durante los años setenta y ochenta.

Windle Turley, el abogado de Dallas que entabló el proceso, indicó que los abusos comenzaron en 1972 en Dallas y siguieron en otras seis escuelas de Hare Krishna en Estados Unidos y dos en India. En los años setenta funcionaban en Norteamérica una docena de escuelas pero todas han sido cerradas.

En torno a una docena de congregaciones iniciarán a finales de este mes los trámites para la declaración de bancarrota en California, Texas, West Virginia, Pennsylvania y Washington, según el abogado de ISKCON, en un intento de frustrar un proceso que «amenaza con acabar con una religión entera».

console.log("Prueba")