Dolor de Juan Pablo II por la tragedia del Concorde en París

Print Friendly, PDF & Email

Al conocer la noticia, envía un mensaje de pésame a las familias afectadas

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, 26 julio (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha expresado su profundo dolor al recibir la noticia del desastre aéreo que tuvo lugar ayer en París, dirigiendo un telegrama al arzobispo Louis-Marie Billé, presidente de la Conferencia Episcopal Francesa.

En el mensaje, que lleva la firma del cardenal secretario de Estado, Angelo Sodano, el Santo Padre quiere manifestar su cercanía a todas las personas que están viviendo con dolor el drama.

«El Santo Padre se asocia con la oración al dolor de los familiares –comunica en el telegrama– principalmente franceses y alemanes que han perdido a un ser querido. Les expresa su sentido pésame y asegura su profunda participación y su cercanía a todos aquellos que han sido tocados por este drama, en particular, los familiares y los amigos de las personas fallecidas y los miembros del personal de la compañía aérea y a todos los socorristas. Encomienda los difuntos a la misericordia de Dios para que gocen del descanso eterno en la paz de su reino».

«Reza por los familiares de los desaparecidos –continúa diciendo el telegrama– para que tengan valor y encuentren el apoyo y la asistencia que necesitan para superar esta dolorosa prueba». Juan Pablo II envía de corazón su bendición apostólica a todas las personas golpeadas por la tragedia.

Se han encontrado las cajas negras del Concorde de la Air France que ayer por la tarde precipitó dos minutos después de haber despegado del aeropuerto Charles De Gaulle de París. Ahora las grabaciones servirán para establecer las causas de la tragedia que ha provocado la muerte de 113 personas: 96 pasajeros alemanes, dos daneses, un estadounidense, un austríaco y otras cuatro personas que estaban en tierra y que murieron al caer el avión.

El gobierno federal alemán, presidido por el canciller Gerhard Schröder, se reunió esta mañana para recordar a las víctimas de la catástrofe con una función religiosa celebrada por el obispo católico de Hildesheim, Josef Homeyer.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }