El patriarca de Constantinopla aplaude el viaje papal a Grecia

Print Friendly, PDF & Email

Considera que puede ser un paso hacia la unidad de las Iglesias

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

REGGIO CALABRIA (ITALIA), 23 mar 2001 (ZENIT.org).- El patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, ha querido manifestar públicamente su satisfacción por la visita que realizará Juan Pablo II a Atenas y que en Grecia ha generado la oposición de algunos sectores ortodoxos nacionalistas.
Avvenire: «Saludo con gran alegría la inminente visita de nuestro hermano Juan Pablo II a Grecia y deseo que dé una contribución al diálogo y al espíritu de fraternidad entre nuestras Iglesias».

La visita del pontífice a Grecia, siguiendo las huellas de san Pablo, debería tener lugar entre el 4 y el 5 de mayo, según ha confirmado desde Atenas el arzobispo Paul Fouad Tabet, nuncio apostólico en Grecia. Ha provocado muchas protestas de algunos sectores de la Iglesia ortodoxa griega, que consideran que el obispo de Roma no debería pisar tierras ortodoxas.

Interrogado sobre estas reacciones, el patriarca Bartolomé I responde con diplomacia: «Lo que tenía que suceder, sucederá. Estoy muy contento por el hecho de que la visita pueda realizarse».

El líder cristiano oriental evita toda polémica en relación con la Iglesia ortodoxa griega. De hecho, entre el arzobispado de Atenas, jefe de la Iglesia autónoma de Grecia y el patriarca de Constantinopla es «primus inter pares», pero no tiene autoridad efectiva sobre las demás Iglesias ortodoxas.

Históricos contrastes con el arzobispado de Atenas hacen que el patriarca de Constantinopla no pueda dar la bienvenida a Juan Pablo II en Atenas. Lo confirma él mismo: «No podré, en esos mismos días, el 3 y el 4 de mayo, estaré de visita pastoral en el norte de Grecia» (región que pertenece a la jurisdicción de Constantinopla).

Las declaraciones del patriarca Bartolomé I concluyen con un auspicio: «Que este tercer milenio de cristianismo se asemeje al primero, cuando Oriente y Occidente estaban unidos, y no al segundo, caracterizado por la división».

En la noche de hoy, el patriarca ortodoxo debía participar en un encuentro ecuménico de oración con la Iglesia católica en Sicilia, en el que estaba prevista también la presencia del cardenal australiano Edward I. Cassidy, presidente emérito del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }