Juan Pablo II pide perdón y fuerza al concluir el año

Deja en manos de Dios su «compromiso apostólico»

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 1 enero 2002 (ZENIT.org).- Al concluir el año 2001, Juan Pablo II pidió perdón a Dios por sus «faltas» y «omisiones» y puso en las manos divinas su «compromiso apostólico».

Las emocionadas palabras del pontífice resonaron en la tarde del 31 de diciembre en la Basílica vaticana de San Pedro, durante el tradicional «Te Deum» de acción de gracias.

Al concluir el año, reconoció ante unos ocho mil peregrinos: «es un deber particular tomar conciencia también de las propias fragilidades y de los momentos en los que no hemos sido plenamente fieles al amor de Dios».

«Por nuestras faltas y omisiones pedimos perdón al Señor». Y añadió: «Sigamos abandonándonos con confianza en la bondad del Señor. No dejará de ofrecernos su misericordia y de ayudarnos a seguir en nuestro compromiso apostólico».

El obispo de Roma terminó con palabras dirigidas a Dios: «Al concluir el año, la mirada se proyecta ya en el que viene, y el corazón se abandona con confianza en tus misteriosos designios de salvación».

El Papa Wojtyla pasó la Nochevieja rezando en su capilla privada para que el 2002 sea un año de «amor y de paz».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")