Treinta y tres misioneros asesinados en 2001

Lista elaborada por la agencia Fides

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 1 enero 2002 (ZENIT.org).- Treinta y tres misioneros católicos fueron asesinados en el mundo en el año 2001, informa la agencia misionera de la Santa Sede Fides.

La mayor parte murieron a causa del fundamentalismo religioso o étnico, reconoce el padre Bernardo Cervellera, director de «Fides». Esta fue la causa que llevó a la muerte a ocho católicos asesinados en India a causa del fundamentalismo hindú. Motivos relacionados con la limpieza étnica o «religiosa» acabaron también con la vida de un misionero en Filipinas, y tres en África (Burundi, Uganda, Senegal).

Los demás, murieron víctimas de la delincuencia común. Ahora bien, según explica Cervellera, «con frecuencia, la apariencia esconde motivos más profundos». Algunos murieron, de hecho, por motivos que aún no han sido esclarecidos.

Sor Barbara Ann Ford, por ejemplo, estadounidense, trabajaba en la promoción integral de poblaciones indígenas y había colaborado de cerca con el heraldo de los derechos humanos, monseñor Juan Gerardi, obispo guatemalteco asesinado hace tres años.

El padre Ettore Cunial, italiano, desarrollaba su ministerio tratando de liberar a los jóvenes de la mafia albanesa, del tráfico de drogas y de órganos humanos.

«El fundamentalismo religioso y el fundamentalismo de la posesión son las causas profundas del martirologio de este año», reconoce Cervellera.

«Hasta hace diez o quince años –constata–, los misioneros y las misioneras eran respetados y amados por ser representantes de valores espirituales. Hoy son vistos sólo como víctimas inermes, fáciles de atacar porque los misioneros no llevan armas y no responden con la venganza».

«A diferencia de la muerte de un periodista, de un jefe de Estado o de un terrorista, el asesinato de estros mártires no suscita clamor –concluye el director de Fides–. Pero son como el humus de la tierra: no se nota, pero hace fecundo el campo para nuevas siembras y cosechas».

En su gran mayoría, se trata de sacerdotes, aunque la lista de los misioneros «caídos» incluye también a tres religiosas, un seminarista, una laica consagrada y un voluntario católico. Diez han muerto en Asia, diez en el continente americano, nueve en África, dos en Oceanía y dos en Europa.

La agencia misionera advierte que la compilación no es completa. Menciona, por ejemplo, la ausencia de los dieciséis cristianos protestantes asesinados en una iglesia católica de Bahawalpur (Pakistán), los centenares asesinados en Jos y en Kano (Nigeria), o los masacrados en las islas indonesias de las Molucas y de las Célebes (Sulawesi).

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación