El Papa felicita a los rusos en su Navidad: ¿deshielo con el patriarcado?

Un coro moscovita canta para el Papa con la aprobación de Alejo II

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 6 enero 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II felicitó este domingo a las Iglesias ortodoxas y orientales que en la noche entre el 6 y el 7 de enero celebran la Navidad. En particular, dirigió su felicitación a la Iglesia ortodoxa con el mayor número de fieles, la rusa.

«Que la celebración de la venida del Verbo de Dios entre los hombres sea fuente de nuevo vigor espiritual, de nuevo fortalecimiento en él, y de comunión entre todos nosotros, que le reconocemos como Señor y Salvador –deseó el Papa–. Que sea manantial de alegría al anunciarlo a todos los pueblos de nuestro tiempo».

La Iglesia ortodoxa, así como otras Iglesias orientales (copta, etíope, y armenia, fueron las que mencionó el sucesor de Pedro) celebran el día de Navidad en estas fechas siguiendo un antiguo calendario litúrgico.

Fue significativo que al saludar a la Ortodoxia, el pontífice mencionara particularmente a la Iglesia rusa. Ante el renacimiento de las comunidades católicas tras el comunismo en Europa del Este y la Federación Rusa, el patriarca Alejo II ha sido sumamente crítico con Roma. Esto ha impedido hasta ahora la visita del Santo Padre a la capital rusa, a pesar de que Mijaíl Gorbachov y Boris Yeltsin presentaron en el pasado su invitación oficial.

Un paso en el deshielo entre Roma y Moscú pareció darse en la tarde del pasado 1 de enero, cuando el coro Iubileum, formado por 35 jóvenes rusas, con la aprobación del patriarca moscovita, ofreció al Papa Wojtyla en su capilla privada un concierto de cantos litúrgicos ortodoxos rusos. Nunca antes había sucedido algo así.

Al final, dirigiéndose a las muchachas, el obispo de Roma no dejó de subrayar este hecho: «Estoy feliz de que hayáis venido a Moscú con la bendición del patriarca Alejo II. Aprovecho esta oportunidad para enviarle, por vuestra mediación, un saludo fraterno y muchas felicidades por la Navidad de Nuestro Señor Jesucristo».

El Papa dio las gracias director del coro, el maestro Alexander Nevzorov, y confesó: «Aprecio mucho el canto litúrgico ruso y me siento sumamente cerca de vuestra cultura, especialmente de la religiosa. La cultura rusa, el arte, la literatura, el canto son realidades impregnadas por una intensa espiritualidad que eleva la mente y el corazón a Dios y les llena de benevolencia y compasión hacia el prójimo».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")