El Parlamento francés rechaza el «derecho a no nacer»

Print Friendly, PDF & Email

Después de tres sentencias contra médicos

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

PARIS, 11 enero 2002 (ZENIT.org).- El Parlamento francés voto este jueves en contra de una controvertida ley que establecía el «derecho a no nacer».

El proyecto de ley, que entró con el apoyo del Gobierno, sigue a tres casos en los que los jueces sentenciaron que las familias cuyos hijos nacieron con defectos congénitos podían querellarse contra los doctores que no indicaron los problemas durante los análisis prenatales.

El texto legislativo afirma que «nadie puede reclamar haber sido dañado simplemente por haber sido dado a luz».

Las sentencias ofendieron a los grupos de minusválidos franceses y médicos. Los especialistas que realizan los análisis estuvieron en huelga durante una semana.

Aprobando la ley, el Gobierno esperaba poner fin a un año de controversia legal y moral.
En noviembre de 2000, el tribunal supremo de Francia decidió indemnizar por daños a Nicolas Perruche, un adolescente nacido con minusvalías severas mentales y físicas.

Su madre contrajo la rubéola durante el embarazo y ella argumenta que, si los médicos hubieran diagnosticado correctamente la enfermedad, habría abortado.

De hecho, el adolescente se querelló contra los doctores por haber sido dado a luz.

Dos recientes sentencias similares implicando a niños con síndrome de Down han reencendido el disgusto entre la comunidad de minusválidos de Francia, que ve en las decisiones una devaluación de las vidas de quienes han nacido con minusvalías.

«Mire a mi hijo y dígame si debería haber sido abortado», dijo Martha Lebihan, junto a su hijo de 15 años, Morgan, que es autista, dirigiéndose a los periodistas el miércoles. «Es un chico maravilloso y extraordinario que nos da mucha felicidad», dijo.

Había también una creciente preocupación en la comunidad médica. Los doctores, que dijeron que con el escáner ultrasónico no se puede detectar el 100% de los casos, están bajo presión para que aconsejen abortos incluso cuando la preocupación es mínima.

Los especialistas prenatales han visto elevarse diez veces el importe de sus pólizas de seguros desde la sentencia Perruche.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }