Llamado a la concordia del enviado del Papa a Chiapas

Visita del cardenal Roger Etchegaray

Share this Entry

SAN JUAN CHAMULA, 13 enero 2002 (ZENIT.org).- El enviado especial de Juan Pablo II al estado de Chiapas en México recordó el respeto de la Santa Sede por las culturas indígenas y exhortó a los habitantes a fortalecer y purificar sus tradiciones mi lenarias.

Durante su visita a este municipio indígena, entre velas, hojas de pino, posh –bebida alcohólica tradicional– e incienso, el cardenal Roger Etchegaray, ex presidente del Consejo Pontificio Justicia y Paz, convivió este sábado con los habitantes y posteriormente se trasladó a Zinacantán.

«Una comunidad como ésta vive en la alegría cuando vive en la comunión y la reconciliación», dijo el cardenal vasco-francés dirigiéndose a indios tzoziles reunidos en una pobre iglesia llena de santos adornados con brillantes cintas.

En esta comunidad de campesinos y tejedoras, ubicada en las afueras de la ciudad colonial de San Cristóbal de las Casas, el cardenal fue testigo de los signos del creciente conflicto político cuando al ver las barricadas presentes en los caminos colocadas por grupos indígenas opositores a los actuales líderes.

Si bien no hubo incidentes, en su visita al poblado de San Juan Chamula, una ruidosa multitud interrumpió uno de los encuentros de Etchegaray con los fieles católicos en un templo.

Esta pobre comunidad tzotzil ha sido controlada durante mucho tiempo por jefes locales, o caciques, que han fundido las costumbres indígenas y católicas en sus cultos y rechazan el mundo exterior, incluso en ocasiones la jerarquía católica.

El obispo de la diócesis de San Cristóbal, monseñor Felipe Arizmendi, que ha acompañado durante la visita al cardenal, tenía prohibido hasta el año pasado visitar el poblado, y la misa dominical se empezó a celebrar regularmente hasta hace pocos años.

Pero la visita de Etchegaray y de monseñor Arizmendi, mostró que las cosas han cambiado, explica el sacerdote local, José Carmelo Jiménez.

En San Juan Chamula se han detenido las expulsiones de personas y el pueblo está más abierto a la jerarquía de la Iglesia católica.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")