Vladimir Putin dispuesto a invitar al Papa a Moscú «en todo momento»

Print Friendly, PDF & Email

Hasta ahora no había dado este paso para no herir al patriarcado ortodoxo

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

VARSOVIA, 15 enero 2002 (ZENIT.org).- El presidente ruso Vladimir Putin se declara dispuesto a invitar a Juan Pablo II a visitar Moscú «en todo momento» y a alentar a las Iglesias católica y ortodoxa rusa a «entablar plenas relaciones» en una entrevista publicada este martes por el diario polaco «Gazeta Wyborcza».

«No hay ningún problema en las relaciones entre Rusia y el Vaticano. Estoy dispuesto a invitar al Papa en cualquier momento», declara Putin en la entrevista, cuya versión completa será publicada el miércoles, primer día de la visita oficial del jefe de Estado ruso a Varsovia.

Putin aclara que Juan Pablo II «quiere que esta visita sea un acontecimiento de importancia, lo que significa reanudar las plenas relaciones con la Iglesia ortodoxa rusa. Y esto, por desgracia, no depende de mi», lamenta el mandatario.

Michail Gorbachov y Boris Yeltsin habían invitado al pontífice a visitar su país en sus encuentros con el obispo de Roma en el Vaticano. Putin no renovó oficialmente la invitación cuando fue recibido en audiencia por el pontífice en Roma el 5 de junio de 2000 para no despertar rencores en el patriarca ortodoxo de Moscú, Alejo II.

«Yo trabajo en esta dirección –confiesa el antiguo espía soviético aludiendo a su deseo de recibir al Papa en Moscú–, pero es una de esas situaciones en las que hay que trabajar sin hablar demasiado. Hace falta tacto y paciencia».

Putin siempre mide sus palabras y mucho más en el caso de una entrevista escrita. Algo se está moviendo, por tanto, en las relaciones entre Roma y Moscú. El 1 de enero tuvo lugar un hecho sin precedentes: un coro que anima las liturgias del patriarca ofreció un concierto en el Vaticano para el mismo Papa con el permiso de Alejo II.

Tras la caída del comunismo, las relaciones entre la Iglesia ortodoxa rusa y la Santa Sede se enfriaron, pues el patriarcado de Moscú ve con recelo el renacimiento de las comunidades católicas, especialmente las de rito oriental, en el territorio «canónico» ruso que considera como exclusivo de la Ortodoxia.

«Puede parecer extraño, pero nosotros también (los rusos) estamos orgullosos de que un representante de los pueblos eslavos, un polaco, se haya convertido en Papa. Para nosotros es algo particularmente positivo», indica por último Putin, en una declaración histórica en boca de un presidente ruso.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }