El Papa lanza la segunda fase de diálogo con antiguas Iglesias de Oriente

CIUDAD DEL VATICANO, 28 enero 2003 (ZENIT.org).- Juan Pablo II lanzó este martes oficialmente una segunda fase de diálogo entre la Iglesia católica y antiguas Iglesias de Oriente, que se separaron de Roma en el año 451 con el objetivo promover la unidad plena.

Share this Entry

Estas Iglesias rechazaron las conclusiones del Concilio de Calcedonia en el que se profesó la naturaleza divina y humana de Jesús.

El diálogo ecuménico surgido tras el Concilio Vaticano II ha permitido constatar en las últimas décadas que se trataba más bien de «diferencias en la terminología y en la cultura», dependientes de las expresiones adoptadas por «las diferentes escuelas teológicas para expresar el mismo argumento», como reconoce la Declaración común de 1984, firmada por Juan Pablo II y el jefe de la Iglesia sirio-orotodoxa, el patriarca de Antioquía Mar Ignatius Zakka I Iwas.

En la audiencia celebrada en el Vaticano esta mañana participaron representantes de la Iglesia Apostólica Armenia, del Patriarcado copto ortodoxo de Egipto, del Patriarcado siro-ortodoxo de Antioquía, de la Iglesia ortodoxa de Etiopía, de la Iglesia ortodoxa de Eritrea, y de la Iglesia ortodoxa siria de Malankar.

«Un progreso ecuménico substancial ya ha sido alcanzado entre la Iglesia católica y diferentes Iglesias ortodoxas de Oriente», reconoció con satisfacción el Papa al recibir a los miembros del nuevo Comité de diálogo formado por representantes católicos y miembros de esas Iglesias.

«Clarificaciones esenciales se han alcanzado en relación a las tradicionales controversias sobre Cristología, y esto nos ha permitido profesar juntos la fe que tenemos en común. Este progreso es sumamente alentador, pues nos muestra que el camino seguido es el adecuado y que podemos razonablemente esperar en descubrir juntos la solución a otras cuestiones de disputa», añadió.

«Que vuestros esfuerzos para establecer una Comisión para el Diálogo Teológico experimenten un nuevo pasó hacia la plena comunión en la verdad y la caridad», deseó.

Dado que buena parte de los que escuchaban al Papa proceden de países del Oriente Medio o de sus alrededores, invitó a todos a «rezar juntos para que esta región sea preservada de la amenaza de la guerra y de ulterior violencia».

«Que nuestro compromiso ecuménico esté siempre orientado hacia la construcción de una «civilización del amor», fundada en la justicia, la reconciliación y la paz», concluyó.

La Comisión de diálogo comenzó su reunión este lunes en la sede del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos.

El encuentro, que concluirá este miércoles, ha estudiado los temas y los métodos de la segunda fase de diálogo. Hasta ahora, los acuerdos teológicos se habían alcanzado entre cada una de las Iglesias y la Iglesia católica. Esta segunda fase quiere impulsar el diálogo conjunto entre la Iglesia católica y las antiguas Iglesias orientales, representadas en una comisión única.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")