La catástrofe humanitaria en Liberia, país arrasado por la guerra, reclama atención

Advierte el episcopado irlandés

Share this Entry

MAYNOOTH, jueves, 5 octubre 2006 (ZENIT.org).- La grave crisis humanitaria que padece Liberia ha movido al episcopado irlandés a dar la voz de alarma y a pedir al gobierno de Irlanda un apoyo continuo y en aumento por el país africano

Y es que la exitosa misión de paz en Liberia también ha evidenciado la crisis en la que ha quedado sumido el país.

Así lo ha advertido la Comisión Episcopal para la Justicia y los Asuntos Sociales (ICJSA, en sus siglas en inglés) en un comunicado difundido el primer día de la asamblea plenaria que celebra la Conferencia Episcopal de Irlanda.

En cinco puntos, el texto subraya la preponderancia actual de la situación humanitaria crítica en Liberia, la necesidad de que el gobierno irlandés dé prioridad en la ayuda a ese país arrasado, la responsabilidad del gobierno de esforzarse para que la ayuda irlandesa a Liberia se distribuya con criterios de buen gobierno, la importancia de un apoyo continuo del gobierno irlandés para que se mantenga una fuerte presencia de la ONU en el país africano y los peligros de cualquier retirada precipitada de las tropas irlandesas de ese territorio.

El pequeño país de la costa occidental de África ha padecido una sangrienta guerra civil a cuyo paso han quedado cifras elevadísimas de víctimas civiles y un millón de refugiados de un total poblacional de poco más de tres millones de personas.

Hace tres años las primeras tropas de la ONU llegaron al país; 450 miembros de las fuerzas de defensa irlandesas estuvieron a la vanguardia de la operación de las Naciones Unidas que en este período ha llevado la calma y una estabilidad relativa a la nación.

Es encomiable, según el obispo Raymond Field –presidente de ICJS- la contribución de las fuerzas irlandesas para llevar paz a Liberia, y especialmente el número de proyectos que en ese país actualmente son asistidos por agencias de ayuda irlandesa, como «Trócaire» y «Concern».

En cualquier caso «cuesta hacerse a la idea del nivel de crisis humanitaria que existe en Liberia como resultado de más de 15 años de conflicto casi interrumpido», alerta el prelado en la declaración de ICJSA del pasado martes.

«Toda la infraestructura está en un estado de derrumbe parcial o total», «prácticamente no hay red eléctrica en funcionamiento» pues la guerra también destruyó estas infraestructuras, «su red telefónica es extremadamente primitiva y limitada a zonas de Monrovia» y «sus carreteras y vías férreas prácticamente son inexistentes», apunta.

Con todo, estos datos «no revelan la extensión de la crisis humanitaria en Liberia», cuyos aspectos de máxima urgencia son la sanidad y la educación.

El país ocupa actualmente la quinta posición en los niveles más elevados de mortalidad infantil –niños de edad inferior a cinco años- y materna, «exacerbada por niveles sanitarios de extrema pobreza tanto en zonas rurales como en centros urbanos», describe el obispo Raymond Field.

La consecuencia de la guerra civil también se traduce en la falta de instalaciones de atención sanitaria. Y de las que existen, el 90% dependen del apoyo de agencias no gubernamentales externas.

El aspecto educativo está igualmente en un punto crítico; la proporción de analfabetos entre los adultos se estima entre el 65% y el 75%. Y el curso de la guerra civil dañó gravemente las tres cuartas partes de las escuelas, sin contar con que muchos maestros dejaron el país.

El prelado estima que ello ha privado de una oportunidad de escolarización al menos a medio millón de niños.

«Sensible a la realidad de que la estabilidad en Liberia es críticamente dependiente de la exitosa implementación de medidas que promuevan un mínimo de crecimiento social y económico, el gobierno ahora tiene que dar prioridad en sus presupuestos de ayuda», concluye.

La función de ICJSA es apoyar a la Conferencia Episcopal Irlandesa en la promoción de la Doctrina Social de la Iglesia y alertar de asuntos de preocupación social, ya sea nacional o internacional.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")