El dinamismo evangelizador de los católicos, vacuna ante el avance de las sectas

Experiencia de una archidiócesis brasileña

Share this Entry

KÖNIGSTEIN, lunes, 9 octubre 2006 (ZENIT.org).- El dinamismo evangelizador de los católicos es la mejor vacuna para detener el avance de las sectas, ha constatado la archidiócesis de Palmas en el Estado de Tocantins (norte de Brasil).

«Gracias al crecimiento de las comunidades católicas y la infraestructura eclesial, así como al compromiso social de la Iglesia, hemos sido capaces de contener, al menos un poco, la influencia de las sectas evangélicas», reconoció el padre Philip Dickmans, sacerdote que trabaja esa archidiócesis, en una reciente visita a Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).

El misionero belga añadió: «No obstante, las sectas construyen casi a diario nuevos templos, por lo que hay hasta diez por cada capilla católica».

El sacerdote considera que es decisiva la formación de los futuros sacerdotes de la archidiócesis.

«Contamos con la ordenación de siete candidatos el año que viene», afirma.

Actualmente, la Archidiócesis de Palmas, erigida hace diez años, cuenta con unos 180.000 habitantes, entre los cuales hay 140.000 católicos. En estos momentos, 40 sacerdotes diocesanos y regulares asisten a los creyentes, y 22 seminaristas mayores se preparan para el sacerdocio.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")