La asamblea de obispos europeos crea lazos con la Iglesia ortodoxa rusa

Termina la asamblea del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa

Share this Entry

MOSCÚ, martes, 10 octubre 2006 (ZENIT.org).- La asamblea plenaria del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE) concluyó sus trabajos este domingo con un claro acercamiento y mejoramiento de las relaciones entre la Iglesia católica y la Iglesia rusa ortodoxa.

Tal y como lo expresaron los presidentes de las 34 Conferencias Episcopales católicas europeas, reunidos en San Petersburgo en una carta dirigida al Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Alejo II, estaban «complacidos en coincidir con él, en que el trabajo fructífero entre ambas partes no sería posible sin la confianza en Rusia y en su Iglesia ortodoxa».

«Hemos sido alentados para encontrar la forma de avanzar (en las relaciones), en lugar de caer en la tentación de prevalecer en los problemas del pasado», manifestaron los presidentes episcopales.

«Nuestra estancia en Rusia nos ha dejado claro que no debemos trabajar separados cuando podemos hacerlo juntos», en alusión a la necesidad que han sentido entre hombres y mujeres del continente europeo de escuchar el evangelio de Jesucristo.

La reunión del Consejo en esta ciudad «ha sido como dejar abierta una ventana a una parte de Europa para afrontar el reto de conocer a nuestros hermanos y hermanas ortodoxas; aunque también hemos visto la variedad de la Iglesia católica y de otras cristianas en la Federación Rusa», afirmaron en el documento.

Durante los cuatro días de trabajo, el CCEE eligió a su nuevo presidente, el cardenal Peter Erdo, arzobispo de arzobispo de Esztergom-Budapest (Hungría), quien estará al frente del Consejo hasta el 2011.

El cardenal Erdo es actualmente el purpurado más joven del Colegio Cardenalicio y fue uno de los participantes en el cónclave para elegir al sucesor de Juan Pablo II. Entre los numerosos idiomas que habla, se encuentra el ruso.

Por otra parte, tal y como le informó el Consejo al Papa Benedicto XVI, la asamblea fue foro de reflexión sobre cómo «profundizar, en el futuro, el servicio del CCEE, en colaboración con la COMECE (Comisión de los Episcopados de la Unión Europea), para la evangelización, el diálogo interreligioso, el ecumenismo y el proceso de unificación europea».

«Compartimos –escriben los presidentes en la misiva enviada a su Santidad–, su profunda preocupación y dolor por el hecho de que con las grandes movilizaciones en curso de gente y cultura se corra el riesgo de utilizar a la religión para justificar actos irracionales y de violencia».

«Le aseguramos nuestro esfuerzo para promover el diálogo verdadero y la lógica del amor que se nos ha indicado en la encíclica “Deus Caritas est”».

Asimismo y con motivo del 50 aniversario del Tratado de Roma que dio origen a la Unión Europea, los presidentes del CCEE acordaron celebrar en junio de 2007, en Roma, un encuentro entre profesores de universidades europeas para ahondar en la relación entre la fe y la razón que el Papa ha promovido.

También se decidió realizar en septiembre del 2007, en Sibiu, Rumania, la tercera Asamblea Ecuménica Europea con la participación de 2 mil 500 delegados de las Iglesias y comunidades cristianas de todos los países de este continente.

La asamblea, que tuvo lugar del 4 al 8 de octubre en el Seminario Mayor de San Petersburgo «María Reina de los Apóstoles». A decir del arzobispo de la Madre de Dios en Moscú, monseñor Tadeusz Kondrusiewicz, ayudó a sus participantes a «entender mejor la situación religiosa que se vive en Rusia y a desarrollar, sin lugar a dudas, la relación entre diferentes confesiones; entre la Iglesia y la sociedad».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")