Televisiones católicas de todo el mundo abordan el desafío de tejer redes entre sí

Propuesta de Leticia Soberón, del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales

Share this Entry

MADRID, jueves, 12 octubre 2006 (ZENIT.org).- «A pesar de las facilidades de la tecnología, las redes no se tejen solas»: es el desafío que ha abordado el I Congreso Mundial de las Televisiones Católicas (Madrid, 10-12 octubre).

Se encargó de lanzarlo en la mañana de este jueves Leticia Soberón, oficial del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, brindando a los más de 250 participantes de los cinco continentes la experiencia pionera de la Red Informática de la Iglesia en América Latina (http://www.riial.org/), que ella misma coordina.

Y es que la RIIAL es una «mesa común»: un «espacio cooperativo y de comunión», un «modo de uso de la informática como medio de comunicación basado en un espíritu de colaboración y de comunión eclesial» en el que «cada uno participa según su identidad eclesial y ofrece sus hallazgos de forma gratuita para los demás miembros», dinámica que «genera una conciencia de Red», explicó.

Un concepto «central de la RIIAL es la “capilaridad”» traducido en un «esfuerzo sistemático por llegar lo más lejos posible» -también en términos de evangelización- a fin de lograr la «integración digital», añadió.

Y esta experiencia de la RIIAL puede ser inspiradora para el Congreso Mundial de las Televisiones Católicas, por lo que Soberón trazó los rasgos que la inspiran, como el hecho de que tal Red informática «se teje a través de la ecuación “necesidad-servicio”».

«Cada miembro de la red conserva su identidad [eclesial] y carismas» -prosiguió-, se da prioridad a la «formación de agentes» y se preserva una «profunda espiritualidad», pues «en una red católica existen unas raíces muy hondas en la experiencia de fe compartida».

De lo anterior, sintetizó a los representantes de las televisiones católicas de numerosos países: «A pesar de las facilidades de la tecnología, las redes no se tejen solas. Son necesarias personas que dediquen su tiempo y esfuerzos a abrir espacios comunes de colaboración con otros individuos y entidades».

Y ello «para que los esfuerzos de cada uno se articulen entre sí, configurando áreas más amplias de comunión y participación, incluso de una forma interdisciplinaria que atraviese las fronteras de la propia área de acción», añade en su ponencia.

«Aunar voluntades conduce a la red a actuar, casi sin proponérselo, como “agencia de sentido” en medio de un panorama que de otro modo podría ser caótico», reconoció.

De ahí que el Congreso Mundial de las Televisiones Católicas «puede ser el inicio de un nuevo tejido de redes», haciendo de «caja de resonancia» «del mensaje de Cristo y de los valores del Evangelio», subrayó.

Es la forma de contribuir, advierte Leticia Soberón, «a que la Sociedad de la Información no sea mera sociedad de datos, sino que se convierta en Sociedad del Conocimiento, ese conocimiento que sustenta una vida más humana, solidaria y cristiana».

La cifra actual de televisiones católicas en el mundo se estima en los dos millares.

El congreso se puede seguir en directo on-line desde el enlace
http://www.congresomundialtv.com.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")