El presidente electo de México promete libertad religiosa en su mandato

LAGO DE GUADALUPE, viernes, 17, noviembre 2006 (ZENIT.orgEl Observador).- En lo que fue la primera visita de un presidente electo a los obispos mexicanos durante la 82 Asamblea de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), este viernes Felipe Calderón Hinojosa garantizó que durante su mandato (2006-2012) se respetará la libertad religiosa para todos.

Share this Entry

Calderón Hinojosa, católico e hijo de uno de los líderes del catolicismo social de México en el siglo XX, Luis Calderón Vega, estuvo en el día final de los trabajos de la Asamblea de la CEM. Ahí, ante 110 prelados mexicanos, Calderón Hinojosa reiteró que durante su sexenio se respetará este derecho humano fundamental y habrá libertad de culto.

México sufrió una persecución silenciosa desde que en 1929 concluyó la guerra «Cristera». La constitución, modificada hace 14 años, no tiene pleno reconocimiento a la libertad religiosa en algunos de sus artículos, por lo que el anuncio del presidente electo –abogado de profesión– ha caído muy bien en los ámbitos eclesiásticos del país.

El próximo presidente de México –quien tomará posesión el 1 de diciembre– subrayó ante los obispos que su lucha estará también enfocada contra la delincuencia organizada y contra la pobreza que se abate sobre grandes capas de la población de un país como México, que ocupa el décimo lugar entre los países del mundo en Producto Interno Bruto.

Felipe Calderón aprovechó el encuentro para agradecer el trabajo al frente de la CEM de monseñor José Guadalupe Martín Rábago, presidente saliente, y dio la bienvenida al nuevo presidente, monseñor Carlos Aguiar Retes.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación