Nuncio en España: La ciencia sirve al hombre si se une a la conciencia

Monseñor Monteiro de Castro en la inauguración del VIII Congreso Católicos y Vida Pública

Share this Entry

MADRID, viernes, 17, noviembre 2006 (ZENIT.org).- Conservar el sentido de trascendencia permite al hombre de ciencia ayudar verdaderamente a la humanidad, advierte el representante papal en España.

En la inauguración este viernes, en Madrid, del VIII Congreso Católicos y Vida Pública, el arzobispo Manuel Monteiro de Castro hizo hincapié en la necesidad de una ciencia con conciencia.

«Encuentros de esta índole son de gran importancia para estudiar y valorar los distintos elementos éticos, científicos y también de carácter político relacionados con el ser humano», reconoció.

Y es que «hay valores que son irrenunciables, como la dignidad intrínseca de cada hombre, como la vida humana como valor fundamental, el valor de la identidad singular de todo ser humano. La ciencia y la tecnología actual a veces olvida esos puntos fundamentales», lamentó.

El representante papal recordó ante un millar de congresistas que «la Iglesia tiene una actitud positiva, abierta, esperanzada hacia la investigación científica y sus aplicaciones tecnológicas».

De hecho -recordó- «ha sido a través de los tiempos una protagonista activa en la conservación y expansión del servir, ha enseñado a los hombres a amarla, a amarla sin miedo, pues no puede haber contradicción entre fe y razón».

Igualmente «proclama la libertad de investigación», pero también de «seguir con igual fuerza la llamada a la responsabilidad en la política científica», puntualizó monseñor Monteiro de Castro.

Consciente de que «las ciencias y sus aplicaciones en las tecnologías tienen como nunca un lugar predominante en la vida y en la cultura del hombre contemporáneo», y de que nos encontramos actualmente en una realidad «incomparablemente más dinámica y evolutiva que la de antaño», alertó sin embargo de que «la causa del hombre se servirá si la ciencia se une a la conciencia».

«El hombre de ciencia ayuda verdaderamente a la humanidad si conserva el sentido de trascendencia del hombre sobre el mundo, y de Dios sobre el hombre», recalcó.

Al respecto aludió a palabras que pronunció hace unos meses Benedicto XIV, quien sintetizó que «la cuestión fundamental hoy, como ayer, sigue siendo antropológica: ¿Qué es el hombre? ¿De dónde viene? ¿Adónde va? ¿Cómo debe ir?».

«Es decir –siguió el prelado-, se trata de aclarar cuál es la concepción del hombre que está en la base de los nuevos proyectos»: «¿de una persona enrocada en la defensa de sus intereses? ¿Sólo en la perspectiva de intereses? ¿Una perspectiva materialista? ¿O de una persona abierta a la solidaridad con los demás en busca del verdadero sentido de la existencia, que debe ser un sentido común que trasciende a la persona?».

«Es preciso decir con fuerza que el ser humano no puede, no debe ser sacrificado jamás a los éxitos de la ciencia o de la técnica», manifestó el nuncio apostólico.

«Precisamente por eso cobra gran importancia la así llamada cuestión antropológica que nosotros, herederos de una tradición humanística fundada en los valores cristianos, debemos afrontar a la luz de los principios inspiradores de nuestra civilización -indicó-, que han encontrado en las universidades europeas auténticos laboratorios de investigación y de profundización».

«El desafío de ser hombre» -lema del Congreso- «y de actuar en la vida privada y en la vida pública como criatura creada a imagen y semejanza de Dios exige coraje, y sobre todo una gran confianza, una gran confianza en el Señor», reconoció.

Y se trata de un tema de gran actualidad el del Congreso, cuyas ponencias marco sobre la dignidad humana, la ciencia al servicio del hombre, la caridad, las condiciones dignas de la familia humana y la política como servicio «manifiestan de inmediato el ser humano dotado de una dignidad intrínseca que no depende del voto de una mayoría», observó.

El VIII Congreso Católicos y Vida Pública se puede seguir también «on line» desde el enlace http://www.ceu.es/congreso.

Se celebra en Madrid (España) del 17 al 19 de noviembre por iniciativa de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP, http://www.acdp.es/) y de la Fundación Universitaria San Pablo-CEU (http://www.ceu.es/).

En la inauguración de los trabajos, Alfredo Dagnino, presidente de ambas realidades, recordó las palabras de Benedicto XVI en su reciente visita a España, por el V Encuentro Mundial de las Familias: «Seguid pues proclamando sin desánimo que prescindir de Dios, actuar como si no existiera o relegar la fe al ámbito meramente privado socava la verdad, hipoteca el futuro de la cultura y de la sociedad».

«Pues bien –sintetizó Dagnino-, éste es le mensaje que desde hace ocho años viene difundiendo el Congreso Católicos y Vida Pública».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación