El Papa en Turquía: Un viaje pastoral, ecuménico y de diálogo con el mundo islámico

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 27 noviembre 2006 (ZENIT.org).- El quinto viaje apostólico de Benedicto XVI a Turquía tiene tres objetivos: se trata de una visita de carácter pastoral, ecuménico, y de promoción del diálogo con el Islam.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Visita pastoral
Ante todo, como sucede en todas sus visitas, viene como obispo de Roma para confirmar en la fe a la pequeña comunidad católica, presente con sus diferentes ritos (latino, armenio católico, sirio católico, y caldeo).

Según el Anuario Estadístico de la Santa Sede, en este país de más de 72 millones de habitantes, de los que el 99 por ciento son musulmanes, los católicos son unos 32.000, es decir el 0,04%. Cuentan con 47 parroquias.

Son asistidos por seis obispos, por 13 sacerdotes diocesanos, 55 sacerdotes religiosos, 4 diáconos permanentes, 12 religiosos no sacerdotes, 86 religiosas, 8 misioneros laicos y 28 catequistas.

En este país, la Iglesia católica no cuenta con reconocimiento jurídico, ni con auténtica libertad religiosa

El Papa presidirá dos celebraciones eucarísticas con los fieles católicos en el país. La primera tendrá lugar el 29 de noviembre en el santuario mariano nacional de Meyem Ana Evi, es decir, la Casa de la madre Maria, en Éfeso, ciudad en la que el concilio del 431 proclamó su divina maternidad.

La segunda celebración eucarística tendrá lugar el 1 de diciembre, último día de viaje, en Estambul, en la Iglesia catedral del Espíritu Santo.

Visita ecuménica
El Papa viene a Estambul para responder a la invitación del patriarca Ecuménico de Constantinopla, Su Santidad Bartolomé I, presentada al inicio mismo de su pontificado. El pontífice, de este modo, confirma que la búsqueda de la unidad plena entre los cristianos es una de sus prioridades, según ya declaró el 20 de abril de 2005, en su homilía pronunciada en la Capilla Sixtina, un día después de su elección.

El 29 de noviembre, el Papa participará en un encuentro de oración y de diálogo con el patriarca ecuménico.

El punto central de la visita al patriarca ecuménico será el 30 de noviembre, día de la memoria litúrgica del apóstol Andrés, hermano se san Pedro. La participación del Papa en la Divina Liturgia seguida de una breve oración común y de la presentación de una lápida en memoria de los últimos tres pontífices que han visitado el patriarcado [Juan XXIII como delegado apostólico y Pablo VI y Juan Pablo II como Papas], concluirá con la lectura y la firma de una declaración conjunta entre el Santo Padre y el Patriarca Bartolomé I.

Ese mismo día Benedicto XVI visitará a su Beatitud, el Patriarca Mesrob II Mutafyan, en la sede del Patriarcado Armenio Apostólico, que no se encuentra en comunión plena con Roma, aunque en las últimas décadas ha dado importantes pasos de acercamiento.

Con este mismo espíritu de fraterna comunión con Cristo, el Santo Padre recibirá, en la sede de la Representación Pontificia de Estambul, al arzobispo sirio ortodoxo y a algunos líderes de las comunidades protestantes.

Diálogo interreligioso
Por último este viaje a un país laico, pero de mayoría islámica, busca el diálogo interreligioso. En este sentido tendrá una importancia decisiva la visita que realizará el martes, 28 de noviembre, al Mausoleo de Mustafa Kemal Atatürk (1881-1938), fundador y primer presidente de la moderna República de Turquía.

A continuación, tras encontrarse con el presidente de la República y con el viceprimer ministro, pronunciará un esperado discurso ante el presidente para los Asuntos religiosos del país, donde podría afrontar cuestiones ligadas al diálogo y convivencia entre musulmanes y cristianos.

Para mostrar su aprecio a los seguidores del islam, el Papa ha pedido visitar en la tarde del 30 de noviembre la Mezquita Azul, la más grande de Estambul.

La importancia al diálogo interreligioso será subrayada por el Papa al visitar ese mismo día, poco después, al Gran Rabino de Turquía.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación