Organizaciones católicas de ayuda piden al G8 cumplir promesas

Print Friendly, PDF & Email

Caritas Internacional pide que recupere el liderazgo en la lucha contra la pobreza

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

ROMA, lunes, 6 julio 2009 (ZENIT.org).- Caritas Internacional y el CIDSE (red internacional de agencias de desarrollo católicas) han afirmado que los países del G8 que se reunirán en Italia deben dejar atrás años de promesas rotas si quieren recuperar autoridad en el liderazgo de lucha contra la pobreza.

Líderes de Francia, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Italia, Canadá, Japón y Rusia mantendrán una reunión del 8 al 10 de julio en la ciudad italiana de L’Aquila.

En un comunicado hecho público este lunes, Caritas Internacional afirma que «la cumbre se produce en un año crítico para el desarrollo internacional».

«La crisis económica global –añade– amenaza los logros hechos en reducir la pobreza en los últimos diez años. Unos cien millones más de personas permanecerán en la pobreza o se harán más pobres como resultado de la crisis».

Así mismo advierte la organización humanitaria de la Iglesia que «las negociaciones sobre el cambio climático no han hecho el progreso que se necesita para lograr un adecuado acuerdo a ser firmado en Copenhague en diciembre».

Para Caritas Internacional, «el G8 debe reafirmar sus compromisos para acordar objetivos de ayuda y comprometerse a establecer calendarios que muestren cómo harán para alcanzar sus objetivos». Pero reconoce que «la esperanza no es alta».

En su opinión, «los países del G8 han dado marcha atrás en sus compromisos de ayuda, especialmente Italia y Francia, citando la crisis como una excusa».

Sin embargo, recalca la entidad humanitaria, «el gasto militar mundial se ha elevado a un nuevo récord de 1,4 billones de dólares en 2008 mientras que 8,7 billones de dólares se dedicaron a la financiación estatal de los bancos.

La secretaria internacional de Caritas Internacional Lesley Anne Knight dijo: «Si el G8 debe tener alguna credibilidad tras esta cumbre, debe cumplir las promesas rotas del pasado. Esto significa comprometerse a firmar un calendario para cumplir sus previos acuerdos de objetivos de ayuda. Recortar los presupuestos de ayuda mientras que se destinan miles de millones a un sistema bancario en bancarrota es como robar a los pobres para alimentar a los ricos. El G8 tiene una oportunidad este mes para mostrar un liderazgo real en la lucha contra la pobreza global. Si fracasa, se mostrará a sí mismo como irrelevante».

Por su parte, el secretario general del CIDSE Bernd Nilles dijo: «Los países del G8 han fracasado mucho en comprometerse a los necesarios recortes en los gases de efecto invernadero para evitar el dañino cambio climático. También han fracasado en comprometerse a proporcionar a los países en desarrollo el apoyo que necesitan para facilitarles la adaptación al impacto del cambio climático y seguir vías de desarrollo sostenible».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }