Llamamiento de Caritas ante la crisis humanitaria en el Congo

Denunciados miles de muertos y violaciones en el este del país

Share this Entry

KINSHASA, jueves 9 de julio de 2009 (ZENIT.org).- Caritas ha lanzado un llamamiento para ayudar a 400.000 personas a cubrir sus necesidades fundamentales en la República Democrática del Congo. 

En agosto de 2008, la zona oriental del país sufrió enfrentamientos entre grupos rebeldes y tropas gubernamentales que han provocado una crisis humanitaria. 

A finales de ese año, se abrió una grieta de paz con el arresto del líder rebelde Laurent Nkunda y las operaciones militares con el apoyo de los países vecinos que obligaron a las milicias a salir de la ciudad. 

Pero la esperanza se desvaneció  en enero con la escalada de los combates que ha dejado más de 1,3 millones de personas sin casa y con extrema necesidad de alimento, alojamiento, protección y asistencia médica y psicológica. 

La violencia está provocada por las milicias de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) en el Norte y en el Sur Kivu, y por los rebeldes ugandeses del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) en la Provincia Oriental, así como por la falta de disciplina del ejército nacional congoleño. 

El director de Caritas Congo, Bruno Miteyo, afirmó que «la guerra está lejos de acabarse en Congo, como la miseria de la gente». 

«Centenares de miles de personas han sido obligadas a abandonar sus hogares a causa de los enfrentamientos entre las milicias y las fuerzas gubernamentales», lamentó. 

La mortalidad infantil es muy elevada en el Congo. Más del 14% muere antes de cumplir los 5 años y 1,3 millones de niños sufren malnutrición en el país. 

Un informe de la organización humanitaria internacional Human Rights Watch (HRW) publicado el pasado 2 de julio denuncia que los rebeldes hutu ruandeses de las FDLR, los ugandeses del LRA y los soldados de las fuerzas armadas del Congo han asesinado a 1.500 civiles y violado a miles de mujeres y jóvenes desde el pasado mes de enero. 

HRW ha criticado el modo como han sido conducidas las operaciones militares en el área, «habiendo dado poca protección a los civiles contra los ataques deliberados y brutales de los rebeldes».  

El obispo de Butembo-Beni, monseñor Melchisédech Sikuli Paluku, ha confirmado la gravedad de la situación y ha pedido a los fieles de la diócesis solidaridad con los propietarios de las 800 casas quemadas en el último mes en varias localidades de Kivu del norte. 

En un mensaje publicado el 26 de junio, monseñor Sikuli Paluku invitó a los fieles «a sufrir con quienes sufren», según informó la agencia Fides. 

La llamada del obispo ha sido acogida por los fieles, que ven en esta iniciativa, no solamente un gesto de solidaridad para quienes son víctimas de la violencia, sino también una forma de resistencia pacífica de las FDLR a los interese económicos que financian estos grupos. 

Estos grupos intentan obligar a fugarse a las poblaciones locales para tener así espacio libre para explotar las inmensas riquezas de esta martirizada región.  

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación