Inaugurado el I Festival de la Biblia en México

Una semana de actividades en torno a la Palabra de Dios

Share this Entry

SAN VICENTE CHICOLOAPAN, martes, 28 julio 2009 (ZENIT.org-El Observador).- El pasado 26 de julio año se llevó a cabo la inauguración del primer festival de la Biblia en México, organizado por los Misioneros Servidores de la Palabra. Con este  evento se quiere promover la lectura, profundización, meditación y vivencia de la Palabra de Dios.
 
Este festival de la Biblia, que se celebra en San Vicente Chicoapan, dio inicio en medio de un ambiente comunitario «ya que muchos se congregaron  llenos de gozo y esperanza para celebrar la Eucaristía y así participar activamente de este gran milagro de amor», informa a ZENIT el sacerdote Modesto Lule msp.
 
El padre Luis Butera, fundador y superior general de los Misioneros Servidores de la Palabra, cortó el listón de apertura a las salas de exposición.
 
Sorprendente resultó el recorrido por los distintos pabellones por la riqueza de contenido y las formas artísticas e interactivas  de la exposición bíblica.
 
Acto seguido inició la santa misa. En la homilía el padre Butera señaló que el origen de la actual crisis que radica en la falta de fe: los hombres absorbidos por las corrientes consumistas se dejan  llevar por lo superficial y por tanto no encuentran el sentido original de vivir.
 
El remedio ante esta situación –dijo– es vivir con austeridad, trabajo y confianza en Dios, ya que Él nos da los medios necesarios para poder superar cualquier tipo de crisis. Ante esta iniciativa de promover la meditación de la Biblia, los católicos deben sentir la responsabilidad de dar testimonio del Evangelio, hacerlo vida en la sociedad y así transformarla.
 
Después de la celebración eucarística, tuvo inicio el concierto musical.
 
El Festival continúa toda la semana con conferencias, representaciones teatrales, talleres, video-proyecciones y concursos.
 
Para más información: http://www.metroflog.com/seminariomsp
 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación